Neo Club Press Miami FL

Los otomanos y la decadencia del mundo árabe

Los otomanos y la decadencia del mundo árabe

abril 10
19:40 2011

1-otomanosTras la Edad Media, bajo el Imperio Otomano, el mundo árabe –con excepción de Siria, que fue relativamente favorecida al comienzo a causa de su proximidad a la capital del Imperio– continuó hundiéndose en la decadencia y el aislamiento.

A pesar de la apariencia de unidad y de estabilidad y de una administración eficaz y una justicia relativamente rápida, a principios del poder otomano la región árabe, al igual que el resto del Imperio, es sometida a un régimen político, económico e ideológico tan conservador como esterilizante. Pero el golpe más demoledor que recibe la economía árabe es el del traslado de los artesanos y jefes de gremios de los centros de producción árabes a Estambul, por orden del sultán Selim, el Terrible, en 1517. La situación económica de los árabes se agrava aún más a causa de la pérdida total de su control sobre el comercio a distancia y el comercio marítimo en provecho de las nuevas naciones europeas y a causa de la marginación de la región árabe con relación a las grandes corrientes innovadoras de la economía mundial.

Paulatinamente, en el transcurso del siglo XVII, el ocaso político y económico sucede al ocaso militar y alcanza al conjunto del imperio musulmán. La instalación de los europeos en las Indias, el desvío de las grandes rutas comerciales, los sucesivos reveses militares, la degeneración de los jenízaros, la corrupción de la administración y el contragolpe de la crisis económica europea –vinculada a la afluencia de los metales preciosos americanos– contribuyen a socavar al Estado, convirtiendo a las ciudades y campiñas en vastos campos de desolación y devastación. En realidad, el Imperio Otomano fue un imperio militar que extrajo su fuerza de sus conquistas. A partir del momento en que comienza a replegarse, su maquinaria bélica e impositiva se vuelve hacia la sociedad y agota rápidamente sus recursos.

El tema de la secularización en el mundo árabe está relacionado históricamente a la problemática de la autenticidad y modernización, que ha ocupado un lugar central en su cultura desde los inicios del siglo XX y lo continúa hasta hoy. La ausencia de secularización en la cultura árabe ha estado relacionada con su postura hacia la modernización. El tema fue ampliamente tratado en el libro de Taha Hussein, Pre-Islamic Poetry, publicado en 1925. Asimismo, en Averroes and his Philosophy (Cairo, 1903), el pensador cristiano-libanés, Farah Antun, destacado ensayista que vivió en Egipto a principios del siglo XX, defendió vehementemente la secularización y la separación del Estado de la religión.

A diferencia de Occidente, la identidad cultural islámica está colocada en un contexto del pasado y no del futuro, y la única solución de tal contradicción sería una revolución religiosa, como sucedió en Europa en el siglo XVI, en la cual se legitimó la interpretación de las “sagradas escrituras” por las hermenéuticas, lo que constituyó la fundación intelectual y cultural de la secularización e influyó en la separación del Estado de la Iglesia. Esto podría ser un paso histórico capaz de llevar a la civilización islámica a sustentar su soberanía en la razón. De tal manera que la secularización represente el espíritu de la modernización.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami