Neo Club Press Miami FL

Los Papirófagos

Los Papirófagos

Los Papirófagos
mayo 23
03:11 2014

Es muy probable que la deforestación masiva de las selvas tropicales y de los bosques frondosos del hemisferio norte, así como el desarrollo de la inteligencia artificial, hayan sido los factores decisivos en la desaparición de una de las profesiones más impopulares desde su aparición. Me refiero a la profesión de abogado.

Los abogados y magistrados de las cortes fueron ávidos consumidores de papiro, pergamino y luego de papel. Se les debe la creación de toda una jerga esotérica que, por mucho que haya enriquecido el vocabulario, sólo tenía por propósito complicar las relaciones humanas entre vecinos, parejas, parientes y sociedades. Cualquier problema que se hubiera podido resolver solamente hablando como personas adultas era mal negocio para estos profesionales y por lo tanto debían añadir algún veneno y sumar complicaciones para justificar su existencia. Se debe reconocer también que es más elegante que otros peleen de manera civil en vez de elevar la voz, de proferir insultos y de intercambiar puñetazos, y aquel era el papel de los abogados.

También eran expertos en cobrar exorbitantes honorarios muchas veces proporcionales a su conocimiento de las leyes y de los métodos que se podían usar para burlarlas. Hecha la ley, hecha la trampa era un dicho común desde la Edad Media. Jean Racine, famoso  dramaturgo francés del siglo XVII, sucumbió al desdén suscitado por los abogados cuando escribió la comedia Les Plaideurs (Los Litigantes), la única en toda su obra. Y desde entonces los abogados quedaron para siempre expuestos al escarnio público y a los consabidos chistes. En su apogeo lograron dominar el escenario público, monopolizando los cargos de diputados y senadores, redactando las leyes y todos sus vericuetos, aplicando todo su ingenio para oscurecer en vez de esclarecer y hacer de la política su dominio privado.

Su contribución al calentamiento global del planeta ha sido el tema de muchos estudios y tesis. Durante los siglos XX y XXI, el crecimiento exponencial de todos los aspectos legales en el mundo entero no sólo hizo que se disparara la producción de papel, sino que también perjudicó la Selva Amazónica, que hasta entonces había sido preservada como pulmón del planeta. ¡Qué ironía que aquellos cuya profesión consistía en enfriar relaciones fueran responsables del calentamiento global!

Cuando empezaron a usar computadores para almacenar toda clase de documentos y las minutas de los juicios, no imaginaban la sorpresa que les tenía preparada la era digital. La inteligencia artificial, que se fundamenta en la aplicación de la lógica para resolver problemas, permitió crear Sistemas Expertos capaces de analizar situaciones complejas y de ofrecer soluciones prácticas.  Así, con el conocimiento de todos los casos juzgados en el mundo, estos sistemas aprendieron a emitir juicios y a dictar sentencias. De este modo, ya no fueron necesarios ni abogados, ni jueces, ni jurados, y también desapareció la corrupción que había frecuentado los palacios de justicia durante tantos siglos.

Hoy en día, ya no sabemos lo que es el papel. Nuestra dependencia es ahora con el silicio, el material predilecto de la electrónica. El dolor nunca está ausente de la creación. Los Sistemas Expertos en materia judicial necesitan cada vez más memoria, más discos duros y más servidores, por lo que se pronostica que, después de la desaparición de los desiertos, las playas, también ricas en silicio, tendrán que ser sacrificadas. Pero cuando ya no podamos procesar más silicio, siempre nos quedará el papel que podremos sacar de los ahora frondosos bosques del hemisferio norte y de la Selva Amazónica.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Luis Borja

José Luis Borja

José Luis Borja nació en Francia de padres españoles refugiados de la guerra civil. Estudió ingeniería electrónica en Toulouse. Por el texto “Dulce Venecia” recibió el Segundo Premio del IIº Certamen Internacional de Cuentos “Jorge Luis Borges-2008”, de la revista SESAM (Buenos Aires, Argentina). Suya es la novela histórica “Aroma de caña fresca”. Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami