Neo Club Press Miami FL

Los sangrados logros

 Lo último
  • La reina rota (II)                   qué pudiéramos darle a su llegada un caramelo y un columpio limpio desmedido por la diestra una señal una guía tirarle...
  • No creo en la vía pacífica                     No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo...
  • Sangra tu mirada bajo el caballo a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing...
  • La reina rota (I)                   tengamos compasión que la reina está rota pocos saben es decir se demoran comprender compartir cercenar es difícil caer como caen...
  • Del absurdo                     Mi oficio es triste. Yo le doy de comer a los fantasmas. Húmedas, mudas hebras me acompañan. Ellos danzan sin...

Los sangrados logros

Los sangrados logros
Noviembre 14
10:33 2015

 

a Carlos Alberto Ramos

No sangres viejo animal, la neurosis nos persigue, esa que impide morder los pezones mojados de la memoria. No sangres por nada, entierra la ternura, y disimula la soberbia con que te lavas la cara. Por la que sobrevives. No sangres por nadie. Ni por dadivas dionisiacas, róbatelas. Te arrebatarán lo que te dejes arrebatar. Te matarán lo que te dejes matar. No es sutil encogerse de hombros y romper la espada

No derrames una lágrima de sal, mística rabia es llorar por dentro. Anda viejo animal, pégame, siente alivio de culpar a los demás, puedo tragarme tu mierda, la de los otros y florecer después de muerto. No pares de bufar viejo animal. La historia no me absolverá ni a nadie, la otra historia nos condena

Aléjate de los ególatras que andan sueltos, como moscas dentro de mi esófago, insisto, el sosiego entra y sale por el útero. En fila india caemos. Miénteme viejo animal. Escóndete suburbio adentro, latido de los dioses borrachos. Alfil entre reyes mariconeando detrás de las damas de hierro. Tenías que ser tú. Envejeciendo en el gerundio. Enfermo entre papeles y despidos. No dejes estos desvaríos. Nos vamos de prisa, sin escribir un verso más, sin recoger la camisa tirada en la silla

Anda viejísimo bajo las sombras. No soy de metáforas domingueras para atrapar a los pobres de corazón, ¡Ah! Piadosa mía, soy encallao, loco de remate, de lunas mordidas por los bordes. Y no me importa que el viento arrase con mis versos si yo me quedo aquí contigo

Animal abandonado ¿Qué no sabías? Más que una coartada es quedarse hablando solo, y escupí adentro por no escupir pa’ arriba. ¿Has pateado ese amor castizo sin saber que también lucha para sobrevivir? El sentido está en el por qué perdonas o no perdonas, en los retazos de familia después de la guerra, y en la inmortal epifanía. El sueño muere cuando abres los ojos

Un escalón más y otra vez Shakespeare, meando mis versos estrujados. Déjame solito viejo animal, finge dejarme, como esa fuga de miel que no se levanta de la cama, mientras escribo este electroshock, erecto por gusto, hominización perdida

Ando sin camisa comiéndome las uñas, al carajo esos trofeos goteando, y la mirada más allá de los acantilados, que ya no podemos alcanzar.

Sobre el autor

Ernesto Olivera Castro

Ernesto Olivera Castro

Ernesto Olivera Castro (La Habana 1962), escritor, editor, académico y promotor cultural, es también ingeniero forestal y diseñador. Ha recibido el Premio Nacional de Poesía Paula de Allende, de la Universidad de Querétaro, en 1991, entre otros premios y reconocimientos, y su poesía ha aparecido en antologías de México, Cuba, España y Estados Unidos. Ha publicado, entre otros poemarios, “Habitante provisional” (1994), “Cuarto menguante” (1998) y “Largo aliento” (2013). Recientemente, Neo Club Ediciones publicó su novela "Donde crece el vacío". Reside en Miami.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Anónimo
    Anónimo Noviembre 20, 22:48

    Y bah

    Reply to this comment
  2. atronador
    atronador Noviembre 21, 13:28

    despiadado, gran poema amigo

    Reply to this comment
  3. Ernesto
    Ernesto Noviembre 24, 06:08

    Gracias Anónimo, así es, ¡Bah! es un libro de poemas importante en mi vida. Gracias atronador, casi siempre de las heridas abiertas es cuando expulsamos la luz.

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami