Neo Club Press Miami FL

Maduro, Padrino y la delincuencia armada en Venezuela

 Lo último
  • ¿Quién está seguro de no ser manipulable?   Entre los más famosos experimentos de la psicología social está considerado aquel que en los años sesenta, del siglo XX, llevó a cabo Stanley Milgram, en la Universidad de...
  • Europa, Trump y otras mentiras del montón   Donald Trump es considerado en Europa un populista paradigmático y la encarnación de lo políticamente incorrecto. Se ha atrevido a celebrar el Brexit y a poner en entredicho la...
  • La revolución de la honradez   Parece que el siglo XXI no será el de otro socialismo trasnochado, como pretendían algunos descerebrados empedernidos, sino el de la honradez, compañera imprescindible de la democracia liberal. Me...
  • La infección del fidelismo   Es para sonreír el último dictado que lanzó Fidel Castro, prohibiendo el uso de su nombre en lugares o programas o anuncios públicos, con el supuesto objetivo de evitar...
  • Trump y Cuba: ¿Periodo Especial dinástico o guerra civil?   Vamos a abstraernos un poco. Supongamos, y puede suceder perfectamente, que tras el 20 de enero de 2017 la nueva administración estadounidense, con Donald Trump a la cabeza y...

Maduro, Padrino y la delincuencia armada en Venezuela

El general Padrino

Maduro, Padrino y la delincuencia armada en Venezuela
julio 14
03:03 2016

 

¿La oposición tiene miedo en Venezuela? Seguro. Y además es humano y entendible. El castrochavismo no solo controla todas las instituciones del Estado además del ejército y la policía, ahora con el general Vladimir Padrino como presidente de facto, sino que se beneficia directamente de su alianza con la delincuencia armada para impedir que la ciudadanía reclame sus derechos en la calle. Una alianza decisiva en el apuntalamiento de un régimen cuya incapacidad resulta clamorosa.

Lo que ha decidido Nicolás Maduro –sus jefes en La Habana– es darse un autogolpe pacífico nombrando al jefe del ejército, el general castrochavista Padrino López, al frente de Venezuela. Una especie de gobierno paralelo de facto. La lógica pasa por que los militares asuman el poder y con ello la responsabilidad que conlleva, alejando no solo el viejo fantasma de un golpe de estado cívico sino también el referendo al que apuesta la oposición para este año. Referendo para qué, si ya el ejército está al mando y meterá todo en cintura. Una jugada bastante inteligente desde el punto de vista represivo.

Del lado de la oposición, nadie quiere que lo maten.  Lo han anunciado ya las Fuerzas Bolivarianas de Liberación (FBL), que preparan ”una ofensiva contra los intereses de la burguesía y las compañías trasnacionales que promuevan y apoyen la injerencia e intervención extranjera”, con lo cual “todos sus voceros, representantes y personeros son objetivos militares”.

A las FBL, delincuentes armados que operan desde 1992 como una guerrilla –ahora tolerados por militares como el general Padrino–, se les atribuyen distintos atentados. Reaparecieron públicamente en 2002 para anunciar que, por intereses comunes con la “revolución bolivariana”, apoyaban el gobierno de Hugo Chávez.

En cualquier caso, solo los estudiantes han dado el pecho por la democracia en un país donde, por desgracia, con los últimos asaltos a la prensa alternativa solo aguanta Internet como canal informativo independiente. Pero no alcanza. Frente al secuestro de la democracia funcional que hasta hace poco sobrevivía a duras penas en Venezuela, la calle es ya el último recurso.

En estas circunstancias, lamentablemente, y visto el flaco apoyo de la comunidad internacional, a la oposición venezolana solo le queda ese camino si no quiere esperar décadas (lo que ha confesado el castrochavismo que piensa permanecer en el poder) para liberar al país de esa dictadura improductiva. Pero, otra vez, nadie quiere morirse. Lo saben los delincuentes y lo sabe Padrino. Él no es más que uno de ellos.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Baja estatura

Jorge Olivera Castillo

                  Caer de bruces es un desastre. De espaldas una vergüenza que duele tanto como el golpe. Todo eso se sabe porque

0 comentario Leer más
  Ángel Cuadra

Autoanálisis

Ángel Cuadra

                  Al final va llegándome el sosiego de resignarme a lo que solo he sido; aceptar que morí en lo no vivido

0 comentario Leer más
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami