Neo Club Press Miami FL

Manual para un espíritu del juego

Manual para un espíritu del juego

Manual para un espíritu del juego
diciembre 15
20:29 2013

Asumir la realidad sin el inexorable peso que le es inherente conlleva a una actitud, a un espíritu ante la vida que nos permita entenderla no como bálsamo para salir ilesos de sus avatares, sino como una filosofía para su disfrute. En Juegos de rol (Neo Club Ediciones, 2013), poemario de Armando Añel, el peso de la realidad, con su consiguiente influjo histórico, trasvierte el drama en juego, el llanto y la queja en risa y burla. El autor erige una fortaleza sobre ruinas por medio de su cosmovisión de la existencia, la cual encara la vida con un sentido lúdico, como proponía Nietzsche: actuando con la misma seriedad que el niño en sus juegos, es decir, considerar las cosas serias como un juego. Dicha cosmovisión también linda con una sabiduría legada por los estoicos, los hedonistas y hasta el budismo zen.

Estos poemas resumen con lucidez e inteligencia lo que hemos ya advertido en la obra de Añel, a través de sus cuentos, novelas, ensayos y artículos. Ahora nos obsequia un libro que reúne poemas escritos en el transcurso de veinte años, por cuya irregularidad escritural el autor no quiere que lo nombren poeta. Sin embargo, nada mejor para atrapar con inmediatez el pensamiento de un escritor que la poesía, cuya precisión le ha servido a Añel para mostrarnos la sabiduría de un hombre afincado en su tiempo y que, a diferencia de Manrique, preconiza: “todo tiempo presente siempre fue mejor”. Que con ojos avispados mira hacia el futuro aun cuando el presente sea una torre en ruinas, tal como expresa en su poema In memoriam: “Sitial donde no está la isla / donde el naufragio es el advenimiento”.

Palabras de presentación del libro en La Otra Esquina de las Palabras (Miami, 13/12/13)

Juegos de rol constituye una poética de la celebración, un canto al privilegio de vivir, aun cuando en sus páginas están presentes los goznes de la muerte y de la catástrofe de la historia. Si Whitman celebra en su poesía el nacimiento de una era, de una nación fundada en principios democráticos, Añel celebra su evolución y el rol que juega el individuo en el tiempo que le toca. Y cuando hablamos de individuo, hablamos también del precio que éste debe pagar para cumplir su anhelo de libertad. De seguro, Erich Fromm recomendaría este poemario a todo aquel que aún no ha logrado entender el precio de ser libre o, al decir de Añel, “la libertad de jugar su rol”.

Armando Añel y Joaquín Gálvez durante la presentación del poemario

Armando Añel y Joaquín Gálvez durante la presentación del poemario

Los invito pues a que lean este libro, en el que podemos aprender el rol que hemos de jugar en este tablero de la vida, ya sea a la hora de un barbecue o de la copula tras una comelata de mariscos; o en la soledad con que alguna vez manejamos en el kilómetro cero y por la que llegamos a la I-95 “para ejercer la libertad en su variante más vertiginosa y terminante”. Los invito a jugar a ser patriotas a la manera de Añel: “creciendo en pleno salto, cuando usted se mee de risa sobre lo cubano para llegar a ser El Individuo”.

Sobre el autor

Joaquín Gálvez

Joaquín Gálvez

Joaquín Gálvez (La Habana, 1965). Poeta, ensayista y periodista. Se licenció en Humanidades en la Universidad Barry y obtuvo una Maestría en Bibliotecología y Ciencias de la Información en la Universidad del Sur de la Florida. Ha publicado los poemarios "Alguien canta en la resaca", "El viaje de los elegidos", "Trilogía del paria" y "Hábitat", este último con Neo Club Ediciones. Coordina el blog y la tertulia La Otra Esquina de las Palabras. Reside en los Estados Unidos desde 1989.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más

Lo más reciente: