Neo Club Press Miami FL

Manuel

 Lo último
  • Oración a la rosa                   No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales...
  • Palabras escritas en la arena por un inocente                   Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No...
  • Desintegración de la fe para Ángel Santiesteban, en El Vedado                 Es cruel se sabe salir del cerco con todas las estaciones intactas Salir semejando al asesinato...
  • Café con leche                   Es posible que no sepas todavía que los que se quedaron viajan en los mismos trenes tras los mismos barrotes en...
  • Soneto del robot                   Robot que en largas tardes he crecido a la sombra del árbol de la urgencia, que vuelve todo fuga e inconsciencia...

Manuel

Manuel
septiembre 09
13:07 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

A ti te llevaron dulcemente de un lado a otro de la vida.
(La vida era para ti, Manuel, una ciudad
desnuda y reluciente como una mujer desnuda.)
A ti te dijeron los más viejos,
durante aquellos lentos viajes,
sus torpes palabras de otros tiempos,
sus erráticas palabras,
sonoras y sinceras igual que su ignorancia.
Justo es decir que a ti te concedieron
las gracias que tenían mientras te paseaban
por las habitaciones de sus accesorias
y te mostraban sus pobrísimas reliquias,
su humildad.
Todo lo de ellos era pobre pero armonioso,
y llorabas de alegría
porque tus ojos,
nuevos, ávidos, ligeros,
sorprendían una belleza inmensa en esas breves maravillas.
Pero ellos te dejaron, Manuel, nada más que la ternura,
te dejaron ardiendo solo en tu propio corazón
en tanto que la gran ciudad
-esa mujer desnuda-
afilaba sus garras y sus dientes y vomitaba fuego.
Qué desaforadamente ingenua fue toda tu niñez.
Ganarás el pan con el sudor de tu frente
-con su ejemplo te decían-,
pero, durante aquellos lentos viajes,
nadie te dijo nunca que en ese sudor había lágrimas y sangre.
Amarás al prójimo como a ti mismo
-te dijeron-,
pero nadie te enseñó a distinguir al prójimo que se te parecía.
Manuel, la enseñanza que te dieron fue, sin duda, hermosa,
pero no fue sabia.
Te querían ciego porque así concebían el amor.

De Mientras traza su curva el pez de fuego (1984)

Sobre el autor

Manuel Díaz Martínez

Manuel Díaz Martínez

Manuel Díaz Martínez (Santa Clara, Cuba, 1936). Poeta y periodista. Fue primer secretario y consejero cultural de la embajada cubana en Bulgaria, investigador de la Academia de Ciencias de Cuba, redactor jefe del suplemento cultural Hoy Domingo (del diario habanero Noticias de Hoy) y de La Gaceta de Cuba. Fue director de la revista Encuentro de la Cultura Cubana y pertenece al consejo editorial de la Revista Hispano Cubana, editada en Madrid. Ha publicado catorce libros de poemas, el último de los cuales es “Paso a nivel” (Editorial Verbum, 2005). Ha obtenido el Premio de Poesía “Julián del Casal”, el Premio “Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria” y la medalla “La Avellaneda”. Reside actualmente en Canarias.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami