Neo Club Press Miami FL

María Elena Cruz Varela, historia y poesía

María Elena Cruz Varela, historia y poesía

María Elena Cruz Varela, historia y poesía
febrero 01
18:30 2014

No olvido mi descubrimiento de la poesía de María Elena Cruz Varela en Cuba. Uno de mis amigos leía rodeado de oyentes boquiabiertos el mejor poema de su vida, a principios de la década de los noventa, cuando inmediatamente a continuación, tras los aplausos de los presentes –que lo felicitaron calurosamente por haber alcanzado aquellas cotas de maestría e inspiración–, confesó que el texto en realidad no era suyo, sino de la poeta nacida en Colón, Matanzas. Fue un acto de valentía, pues nos encontrábamos en un edificio público y por aquellos días Cruz Varela acababa de encabezar la célebre Carta de los Diez: si no había sido ya golpeada y encarcelada, estaba a punto de serlo. El poema en cuestión: “Balada por la sangre sin pretexto”.

Desde entonces recurro cada cierto tiempo, sin dejar de sorprenderme nunca, a la lectura de sus poemas, sobre todo a través de Internet. De manera que la aparición del libro María Elena Cruz Varela (Ahura Mazda Ediciones, Miami) no solo constituye un acontecimiento editorial, sino que va a ahorrarme las consecuentes búsquedas vía Google, etcétera.

María Elena Cruz Varela, Juan Benemelis, Antonio Correa Iglesias y Armando Añel en una imagen de archivo

María Elena Cruz Varela, Juan Benemelis, Antonio Correa Iglesias y Armando Añel en una imagen de archivo

Este volumen contiene los poemarios Afuera está lloviendo, El ángel agotado y La voz de Adán y yo. Sobresale por el acabado de una literatura drástica, inclemente, que no se anda por las ramas para auscultar tanto la rebeldía deslumbrante de la vida como los abismos de la miseria humana. En esta mirada tenaz, en la que el dolor y la belleza confluyen armoniosamente –o se contemplan inquisitivos desde los extremos del lago en que se bañan–, probablemente radique el secreto creativo de Cruz Varela, para quien “no existe el tiempo detenido”.

La presentación del libro “María Elena Cruz Varela” tendrá lugar este viernes 7 de febrero, a partir de las siete de la noche, en La Otra Esquina de las Palabras (300 Alhambra Circle, Coral Gables).

Luego, más allá de lo estrictamente literario, este libro trae a colación una historia que no por conocida debe ser archivada. La galería de fotos, la inteligente introducción de Juan Benemelis y el contraste mismo entre poesía y gráfica nos devuelven a los días en que la autora padeció el horror y la impunidad de un régimen que suele abusar de las mujeres en la cara de la comunidad internacional, recibiendo, a cambio, créditos, cargos y hasta congratulaciones. El victimario ha representado por tanto tiempo el papel de víctima, y se ha rodeado tan minuciosamente de incapaces, que sus crímenes, cometidos a la luz pública, ya ni siquiera son considerados. Por eso, en el marco de una cultura en la que, como apunta Benemelis, “el intelectual fue imaginado para su propia prostitución”, no queda otra –nos recuerda la propia María Elena— que “tener la solidez de las estatuas”. Eso tuvo, y tiene, la autora de La voz de Adán y yo.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más