Neo Club Press Miami FL

María Teresa Fernández de la Vega, un retiro escandaloso

María Teresa Fernández de la Vega, un retiro escandaloso

mayo 13
12:51 2011

1-Fernndez-de-la-VegaEspaña es un país extraño. Las leyes legisladas están pero a veces parece que son decorativas. De pronto los terroristas de ETA –protegidos por Castro, con quien tiene tan buenas relaciones el gobierno actual–, la organización que no ha dejado de matar, con varios asesinatos en su haber, salen a la calle con permiso y hasta desaparecen.

Delincuentes con decenas de denuncias están en la calle. En su último poemario, Roberto Cazorla (“Le puse alas al mar para que viniera a verme”, Ed. Betania, España, 2010) escribe un poema –Madrid 2009– que en un principio parece truculento por la imagen que da de esta ciudad, pero que quienes vivimos en ella vemos razonable. Y pongo ejemplos notorios:  

El masónico y elegante gallego Mario Conde era el prototipo del “triunfador”. A los 39 años cobró celebridad al ser el director más joven del Banco Español de Crédito (Banesto). Pues bien, siendo gobernador del Banco de España, Luis Ángel Rojo le destituyó como presidente por hallar un agujero patrimonial de alrededor de 450.000 millones de pesetas (2.704 millones de euros). El 31 de marzo de 2001 la Audiencia Nacional le condenó a 14 años por los delitos de estafa y apropiación indebida, y se le obliga a devolver 7.200 millones de pesetas a Banesto. Sus abogados defensores recurrieron al Supremo y entonces evitó la cárcel con una fianza de 500 millones de pesetas. Después de condenas y algunos años en cárceles, en julio de 2008 obtuvo libertad condicional. La prisión le sirvió para profundizar en uno de sus temas preferidos, aunque al parecer no en contradicción con su devoción por las finanzas: el misticismo. El retiro carcelario le sirvió para escribir “La palabra y el Tao” y “Cosas del camino”. Un periódico publicó una larga entrevista cuyo titular fue “Mario Conde. El profeta de la Nueva Era”. Ya libre, desde 2009 es tertuliano político del programa “El gato al agua”, de Intereconomía Televisión. Pero ahí están “El farol: la primera condena de Mario Conde” y “Banqueros de rapiña”, del periodista argentino radicado en España Ernesto Ekáiser.  

En 2000 la famosa presentadora de televisión Ana Rosa Quintana encargó a su ex cuñado, el escritor David Rojo, que escribiera una novela que ella firmaría y éste, descaradamente –o más bien a propósito– plagió a la millonaria escritora norteamericana Danielle Stell y a la mexicana Ángeles Mastreta. Hizo presentaciones de postín donde firmó ejemplares. Al saberse lo sucedido por el diario El Mundo, en un comunicado de prensa dijo sentirse “no culpable”, aunque se reconoció “responsable y víctima”. ¿Cómo se entiende esto? Con 100 000 ejemplares vendidos en pocas semanas, la Editorial Planeta decidió retirarla del mercado. Su título: “Sabor a hiel”. Hay algunos que son premonitorios. La Stell ni quiso darse por enterada y la Mastreta, con sentido del humor, declaró: “Estoy tratando de sentirme molesta, pero no puedo. Me divierte verme parafraseada en un libro de tanto éxito, aunque sí, lo ideal es que te citen”. En 2001, con su hermano Enrique Quintana, Ana Rosa creó su propia productora. Cuarzo Producciones. Y funda una revista “AR: La revista de Ana Rosa”, donde ella siempre está siempre en la foto de la portada. Y hasta crea un premio con esas siglas.

La periodista de la prensa rosa Lydia Lozano, de quien la Comisión de Quejas y Deontología de la Federación de la Prensa dictaminó que “hizo gala de su falta de compromiso periodístico al faltar a la verdad”,  sigue siendo contratada por Telecinco. En 2001 El Mundo YV dio a conocer el reportaje “La Gran mentira del corazón”, que hizo el productor y periodista Melchor Miralles. Contrató al actor César Sicre, poco conocido, que logró comunicarse con Lydia Lozano y le contó la falsa noticia de que había tenido un romance con Paulina Rubio. Sin contrastar la noticia, la dio en exclusiva en televisión. Pero más penoso aún fue que en 2005 difundió que tenía pruebas fehacientes de que Ylenia Carrisi, hija de los cantantes italianos Albano y Romina, desaparecida en Nueva Orleans en 1994, vivía. Como era mentira, perdió la querella que el padre de la joven le interpuso. Y sigue saliendo en la televisión. Tanto el caso de plagio de Ana Rosa Quintana como el falso testimonio de Lydia Lozano en cualquier país mínimamente civilizado les hubiera costado a ambas su carrera. Pero en España, no.

El retiro de la ex vicepresidenta

María Teresa Fernández de la Vega, nacida en Valencia en 1949,  jurista de formación, comenzó su carrera política en 1979. Desde que el Partido Socialista Español llegó al poder ha desempeñado numerosos puestos. Fue en 1994 nombrada Secretaria de Estado de Justicia, participando en la instrucción de los sumarios del escándalo llamado “GAL”, escuchas ilegales del CESID, y la investigación del caso “Roldán”.

Con la presidencia de Rodríguez Zapatero, de la Vega, como vicepresidenta del Gobierno, ha sido la primera mujer en asumir las funciones de presidente en la historia de la democracia española. El 24 de abril de 2004, durante ocho horas, estuve al frente del país sustituyendo a Zapatero, que se encontraba de viaje. Es la primera mujer en España que, sin ser monarca, presidió un Consejo de Ministros. Pero inesperadamente, el 20 de octubre de 2010 el Gobierno anunció su cese, siendo sustituida por Alfredo Rubalcaba. Pues bien, con anuencia gubernamental duplica su sueldo y lo blinda para su jubilación. Pasa a cobrar de por vida 142. 367 euros anuales, diez veces más que la pensión mínima. Antes sus ingresos brutos eran de 73 468 euros. La pensión mínima más alta en España es de 7 774 euros. Como miembro del Consejo de Estado cobra 83 578 euros y a ello hay que agregar el 80% de su salario por haber sido vicepresidenta del Gobierno, en concepto de indemnización por haber ostentado el cargo: sumen 58 789 euros.

Desde su cargo actual de Asesora, ha logrado blindar su sueldo al jubilarse. Cuando era tan alta funcionaria, fue la que aprobó la rebaja de los sueldos a los funcionarios españoles, que supuso un recorte salarial drástico y la congelación de las pensiones.

En medio de una profunda crisis, donde los empresarios se valen de contratos despiadados, sobre todo a los extranjeros latinoamericanos, España cuenta ya con cinco millones de personas sin trabajo. Y en consecuencia, han dejado de pagar sus créditos hipotecarios. Los bancos desde luego se quedan con las casas de los que no han podido pagar las hipotecas, pero eso no salda la deuda: tienen que seguir pagando a los bancos aunque ya nos las habiten.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más