Neo Club Press Miami FL

Marino Murillo: La saga continúa

Marino Murillo: La saga continúa

marzo 28
20:48 2011

1-Marino_Murillo“…Raúl fundamenta sus ‘predicciones’ de crecer un %3.1 con lo explicado por el ahora Ministro de Economía, Marino Murillo. ¡Pobre hombre!”.

En diciembre del pasado año, comencé a escribir una serie de artículos titulada “Lo que no dice Raúl”. Realmente, no he adelantado mucho, porque he andado complicado con otras tareas. No obstante, es la primera parte la que viene al caso en el tema que me ocupa hoy.

La frase que da inicio a este escrito resume las palabras finales de esa primera parte. Ya sabemos lo que le pasó a Marino Murillo, ex ministro de Economía y Planificación, y lo de “pobre hombre” puede parecer ahora profético. Sin embargo, en el caso de Cuba y, específicamente, cuando de los “halagos” personales de Fidel y Raúl se trata, no es necesario ser descendiente de Merlín para prever el futuro.

La apología de los “halagados” y “privilegiados” que han sucumbido en la guillotina revolucionaria es un diamante en bruto de teatro bufo. Hemos visto a Raúl poner cara de inocencia infantil al preguntar cínicamente quién había nombrado Héroe de la República al General Ochoa, como si tal distinción la otorgase el panadero de la esquina. También, hemos oído a Fidel decir con absoluta confidencia y en televisión que había pedido a Pascualito que hiciese una “investigación” para, apenas una semana más tarde, enviarlo de cabeza al patíbulo.

A estas alturas del proceso “revolucionario”, ni siquiera vale la pena ocupar nuestro tiempo en hacer un recuento “biográfico” de los halagados devenidos guillotinados. Salvando las diferencias en el tiempo y algún que otro matiz florido y tropical, las historias de Aldana, Ochoa, Landy, Roque, Lage y, más recientemente, Murillo, son tan similares que resultan aburridas.

Cierto, los escenarios y los personajes son disímiles. Hay selvas africanas, hoteles de lujo, playas de Miami, fincas, generales, ministros, guardaespaldas, gerentes aprendices de brujos capitalistas, segurosos mediocres y tracatanes más mediocres aún. La fauna es diversa y anda rumiando por los más exóticos parajes. Sin embargo, hay un cordón umbilical que los une indisolublemente.

Todos creyeron, en su momento, que tenían a Dios (léase Fidel) por la barba, sólo para sufrir una mortal decepción. Nunca se dieron cuenta que la barba era de cartón y que el “poder” era prestado con intereses altísimos. Cuando la realidad “revolucionaria” llegó a despertarlos, era demasiado tarde.

Inocentemente, todos jugaron a ser los “socios íntimos” de Fidel sin darse cuenta que tal privilegio real está reservado para unos pocos, llamados Ramiro, el Gallego, Hart Dávalos o Juan Almeida. Fuera de este grupo de “intocables”, no hay nadie a salvo de la furia “revolucionaria” del comandante.

El caso de Murillo, el último de los “caídos”, no trae nada nuevo, a no ser por los detalles del burdo accionar de este funcionario de segunda. No obstante, cualesquiera hayan sido las circunstancias, lo que sí puede ser cierto es que el sombrero de donde Fidel y Raúl sacan a los “humildes” revolucionarios de sus sueños para convertirlos en incondicionales funcionarios de pacotilla, parece estar vaciándose a velocidad vertiginosa. O los conejos están perdiendo calidad.   

El final del cuento no será feliz. Eso es un hecho. Todos, Fidel y Raúl, los intocables y los conejos del sombrero, eventualmente serán “compañeros de causa” en el proceso por corrupción, robo, traición, malversación y cuanto mal exista que la Historia les abrirá algún día.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más