Neo Club Press Miami FL

Mario Coyula In Memoriam

Mario Coyula In Memoriam

Mario Coyula In Memoriam
julio 09
00:11 2014

Conocí a Mario Coyula en La Habana a fines de los ‘80, cuando dirigía, junto a la desvaída Gina Rey, el Grupo de Desarrollo Integral de la Capital, que, salvo la confección de la maqueta de la pobre capital, testimonio mudo del desastre, lo que hizo fue plegarse a la destrucción integral de la misma por la desidia y el voluntarismo de nuestro Máximo Rey Anti-Midas.

Tuve también el raro privilegio de ser víctima suya en la CODEMA (Comisión para el desarrollo de la escultura monumental), en esa época dirigida por Rita Longa –que para mí se equivocó en lo intangible, pero no en lo palpable–, cuando quise emplazar un mural dedicado a Changó en el Pabellón de la Energía en ExpoCuba, y ambos me tacharon de “oscurantista, retrógrado y ajeno a la revolución científico- técnica”, a lo cual riposté que, si ellos eran tan ateos, debían verlo como mitología yoruba, tan válida o más que la romana, presente en los hoteles habaneros Tritón y Neptuno, “así que si no puede haber un mural yoruba en ExpoCuba, quítenle el nombre a esos hoteles para que sean coherentes”. De más está decir que ambos me expulsaron de la reunión en la dichosa CODEMA.

Rita ya está muerta –y en el pabellón de los imprescindibles de la cultura cubana– y Mario acaba de morir, pero en el 2006 fue invitado a impartir clases en Harvard, una de las más prestigiosas universidades norteamericanas, lo cual motiva mi comentario de hoy.

No importan las ideas políticas de los creadores; no se trata de eso –¿a quién le interesa la filiación política de Shakespeare en su época? –, sino que sean verdaderos creadores, dejando política, oportunismo, bajeza y mediocridad apartes.

El “Parque de los Mártires” de San Lázaro e Infanta, sinfonía fallida en concreto, y las banderas de hojalata del Cementerio de Colón, en la tumba de los héroes de la Revolución, ambas en La Habana, son de las pocas obras atribuibles a este personaje-funcionario que ahora acaba de morir, pero que, como decía Celia en una de sus canciones memorables, “después de muerto todo el mundo es bueno”.

Parque de los Mártires de San Lázaro e Infanta, en Centro Habana

Parque de los Mártires de San Lázaro e Infanta, en Centro Habana

Recuerdo, además, cómo en 1992 Mario Coyula trató de interrumpir una ponencia mía –donde criticaba la pobreza y la falta de estética de la arquitectura socialista cubana– en un evento internacional en el Palacio de las Convenciones, mientras que, apenas dos años después –quizás previendo el cambio inevitable– editó su discurso, en otro evento en el Centro “Juan Marinello”, cuestionando la política constructiva del gobierno, por lo cual lo felicité personalmente, no sin cierta ironía.

Antonio Quintana, Mario Girona, Joaquín Galván, José Antonio Choy, y tantos otros arquitectos cubanos verdaderamente brillantes y relevantes, no han tenido la “suerte” de haber sido “invitados” por Harvard para una cátedra, de la misma manera que, en el exilio, decenas de valiosos arquitectos cubanos han tenido que revalidar a sangre y fuego sus títulos para poder expresarse de nuevo en obras memorables.

Parece que, como en la entrega de los “Oscar”, la justicia lineal casi no existe, pero siempre nos queda el recurso de la reflexión y del comentario.

Valga este, pues, para desahogarme.

Sobre el autor

Baltasar Santiago Martín

Baltasar Santiago Martín

Baltasar Santiago Martín (Matanzas, 1955). Ingeniero estructural, en 1987 fundó en La Habana el grupo “Arar” (Arte y Arquitectura). Tiene publicados “Amaos los unos a los otros” (Betania), “Esperando el velorio” (Alexandria Library), “Calentando el bate” (ZV Lunáticas), “Una vida, un tren”, (Alexandria Library) y “Visión 21/21”, (Linden Lane Press), entre otros libros. En 2008 creó la Fundación Apogeo para el arte público, y en 2013 la revista cultural Caritate, tras casi cuatro años como columnista y jefe de redacción de la revista Venue. Es corresponsal en Miami de la revista Newsweek en español.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. César O. Gómez López
    César O. Gómez López julio 10, 10:17

    Con todo mi respeto, y sin ninguna pretensión, me parece lícito su rencor y su denuncia, pero creo ante la fresca muerte, no es el momento más oportuno. En uno y otro sentido, la historia pone a cada quien en su sitio. Dejemos que sea ella la que actúe. Gracias.

  2. oooooohhhh
    oooooohhhh julio 10, 10:39

    Ya vienen de nuevo los plañideros a exigir censura cuando se mueren los censores y sus cómplices! Que aburridos nos tienen!

  3. Armando Añel
    Armando Añel julio 10, 11:50

    Es increíble cuando se vive el exilio en lugar del pasado. Ya había olvidado este parque. Pero me gustó recordarlo. Gracias a Baltasar por este magnífico texto.

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más

Lo más reciente: