Neo Club Press Miami FL

Más allá de la muerte

 Lo último
  • De las plantas y los animales en la Sociedad del Disparate La aparición de un cocodrilo de seis pies tomando el sol en una playa de Hollywood, al norte de Miami, asalta la consciencia sociocultural de este tercer milenio tecnológico porque...
  • Mi candidata para presidenta Ya que los grandes científicos son artistas supremos (según dijo uno de ellos, Martin Henry Fischer), el último grito del arte de hacer ciencia en estos días podría ser una...
  • Maximalismo vs diversidad   Por desgracia, el ser humano tiene una tendencia manida –y suicida– a ir a los extremos. El maximalismo es lo que en el fondo mueve a las masas nacionalpopulistas...
  • Cómo pasar del subdesarrollo al desarrollo   La corrupción no nace en la política, como asegura el lugar común repetido incansablemente en las redes sociales y otras tribunas y foros. Culpar una y otra vez a...
  • De la inmortalidad y el cerebro   Existe una incongruencia básica entre nuestro tiempo fisiológico, o edad, y nuestro tiempo dimensional físico, como demuestra la teoría de la relatividad. A edades diferentes de la vida, existen...

Más allá de la muerte

Más allá de la muerte
septiembre 14
18:58 2015

 

Creo, como Armando Añel, que la muerte no existe. Hay algo de sueño en la muerte, de irse y volver, el “eterno retorno”. Es como un entre corchetes, pero la descomposición orgánica no demuestra que ocurra una ausencia total.

Nadie sabe lo que pasa cuando nos vamos, y pareciera que nos volvemos la nada. Muchas religiones creen que no existe la muerte, y la mayoría común cree que sí. Pero la muerte es solo un devenir, así se plasma en la novela Cornatel, el secreto español, en la cual se evoca la transmutación del ser-espíritu como trascendencia y retorno. Si eludimos lo religioso y filosófico, y las “teorizaciones”, e ignoramos los prejuicios y la falsedad de lo supuesto, podemos tener más claridad en torno a la no existencia de la muerte.

Entre tantas huellas dejadas por el hombre, la muerte es la más tangible y misteriosa. Y morirse tal vez sea la forma de traspasar el tiempo y el espacio hacia una nueva identidad, que no es lo mismo que reencarnar: Es seguir existiendo en una hiperdimensión, como partículas. Cuando te duermes, has muerto, y si mueres, sobreviene un sueño.

Eso que suena a fantasía, es la gran meta del hombre: descubrir que no podemos ser tan insignificantes para que se produzca el fin en ese microsegundo del universo que se llama la muerte, y luego la nada. La nada tampoco existe. En fin, si la muerte, como la vida, es tan inverosímil como simulación, es que no nos damos cuenta de que el polvo y la ceniza también pueden vivir y, de hecho, todo vive, todo es un sentir. El sentido de la vida llega más allá de toda muerte.

Seguro que el nuevo libro de Añel, Por qué la muerte no existe, nos va a iluminar más acerca de eso inefable e infalible que sigue siendo el gran misterio de la humanidad: morirse, lo que aparentemente es el fin. ¿Alguien sabe si Dios muere?

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga es un periodista freelance, además de dedicarse a la arquitectura, la fotografía de viajes y la historia del arte. Actualmente investiga el patrimonio cultural de México, donde reside. Es miembro de la Asociación de Amigos de los Castillos de Puerto Rico y de la junta de editores de la revista Herencia, en Estados Unidos. Ha publicado en periódicos y revistas de varios países y recibido premios por sus trabajos. Es autor de "La ciudad de los castillos" (2006) y de las novelas "Cornatel, el secreto español" (2014) y "Bonos chinos. Todo se sabe en la vida" (2015).

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami