Neo Club Press Miami FL

Matar la muerte, pudrir a Maduro

Matar la muerte, pudrir a Maduro

Matar la muerte, pudrir a Maduro
marzo 25
01:17 2014

La comunidad internacional ha puesto en manos de jóvenes con tirapiedras y escudos de lata la responsabilidad de acabar con una dictadura profundamente corrupta y homicida como la venezolana, comandada por criminales de larga experiencia como los que llevan 55 años en el poder en Cuba. Así que, en el futuro inmediato, eventualmente, no puede quejarse por los medios o las maneras. Ahora mismo en Venezuela, en lo que respecta a una sociedad civil acosada y desconocida por el régimen títere de Nicolás Maduro, los fines (la vida) justifican los medios. La pelea es demasiado desigual y el peligro de consolidación del totalitarismo absolutamente inaceptable: Hay que derribar al régimen a como dé lugar.

De hecho, la comunidad internacional, en un acto de increíble inmadurez y miope egoísmo, ha legitimado y consolidado en sus foros, durante el último lustro, la transición dinástica en Cuba. Y no hay que olvidar que es la familia Castro quien mueve los hilos de la muerte, la represión y la miseria en Venezuela.

“Sepan Maduro y sus matones, que el mundo los observa” (senador Marcos Rubio). Ese precisamente es el problema, que los observa únicamente, y pareciera que poco le falta para aplaudirlos. Suman ya 36 los asesinados en las calles. La guardia bolivariana y sus colectivos vandalizan autos, invaden viviendas y ejecutan a civiles desarmados de un tiro en la cabeza. No hay ley salvo la de la fuerza bruta. Y todo esto en pleno tercer milenio, a la vista del público, en tiempos en que la censura comunista no puede evitar que las redes sociales divulguen las imágenes del terror alrededor del planeta.

Hay que acabar con el crimen y la impunidad, empezando por Maduro.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Marco
    Marco marzo 25, 15:11

    A ESTE CERDO HAY QUE DARLE UN ”GOLPE DE ESTADO” GUSTE A QUIEN LE GUSTE SOLO ASI SE ACABA UN MATIN ASESINO DE ESTO

    Reply to this comment

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Francisco Alemán de las Casas

La huérfana

Francisco Alemán de las Casas

                Cuando niña fui un poco más huérfana que ahora tuve que recuerde nueve padres sucesivos en dos años También una madre de

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Cuatro fases del sueño

Manuel Gayol Mecías

  En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Alucinaciones

Jorge Olivera Castillo

                Un ilustre representante del proletariado me pregunta si lo que se mece en sus pupilas es un puente de plata Le advierto

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami