Neo Club Press Miami FL

Medida de la poesía

Medida de la poesía

Noviembre 27
15:58 2011

1-aaa_tseliot¿Posee necesariamente un poema la medida de la poesía? Esto depende de cómo se mida la poesía. En verdad, la tradición actual literaria cuenta ya con un fenómeno  estructurado al cual no puede escapar: hay muchos poemas en formación que no contienen la poesía. Son poemas en el estilo y en la forma, en lo tradicional; pero la poesía, lo que implica nuestro futuro, sigue ausente.

El contenedor está presente pero el contenido ha sido omitido. Por eso afloran hoy –en la tradición– tantos poetas y poemas.

Esta fue una discusión que llevó a un grupo de poetas ingleses a tomar partido por la poesía y dejar a un lado la vieja letanía romántica de los supuestos  “versos precursores”. Si se lee atinadamente la contribución metafísica del poeta irlandés Yeats, “Una visión”, se podrá comprender lo antes dicho. Durante el acto de la escritura automática de Yeats, en lo relativo a la medición en que transcurre el trance y en el momento en que es informado el actor sobre cierta revelación, el poema toma la longitud indefinida de la poesía. Poema y poesía se autoanulan. En este caso, en la pose, en una superposición aparente, se identifican ambas longitudes, pero sin ser definidas.

Y entonces uno se pregunta por qué. Cuando la poesía se mide al nivel de un poema, la verdadera función de la poesía se distorsiona. Y eso parece ser verdad dentro de toda la tradición poética, desde el romanticismo hasta la metatranca. Los poemas de hoy son muy dados a ser del ego, restringidos, definidos y medibles. Caben en la máxima bíblica: “el hombre es la medida de todas las cosas”. Y Ego, desde luego, no puede medir por su tamaño la capacidad de longitud infinita de la proyección trascendental de la poesía.

T.S. Eliot admiraba esta capacidad de impulsión de la voluntad para adentrarse en el espíritu de la eternidad. La poesía le informó de  un poema que dice así:

Las palabras se mueven, la música se mueve
Nada más en el tiempo; pero lo que sólo está vivo
Sólo puede morir. Termina el habla
Y vuelven al silencio las palabras.
Sólo mediante forma y estructura
Pueden llegar a la quietud la música o las palabras
Como un inmóvil jarrón chino
Se mueve perpetuamente en su quietud.
No la inmovilidad del violín mientras la nota dura,
No sólo eso sino la coexistencia,
O digamos que el fin precede al comienzo
Y que el fin y el comienzo estuvieron presentes
Antes del comienzo y después del fin.
Y todo es siempre ahora. Las palabras se esfuerzan,
Se resquebrajan, a veces se rompen bajo la carga y la tensión,
Resbalan, se deslizan, perecen,
La imprecisión las deteriora, pierden su sitio, pierden su fijeza.
Voces agudas
Que regañan, se burlan o sólo parlotean
Las asaltan continuamente. La Palabra en el desierto
Es atacada sobre todo por voces de tentación,
La sombra que solloza en la danza fúnebre,  
El sonoro lamento de la quimera desolada.

Y es que para Eliot la poesía nunca habla sobre Ego, sobre lo que deseamos ser y hemos dejado de ser. A no ser que proponga su destrucción, porque todo para la poesía es siempre un ahora.

http://angelcallejas.wordpress.com/

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Trump y Cuba. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami