Neo Club Press Miami FL

Mella, el vergonzoso en palacio

Mella, el vergonzoso en palacio

Mella, el vergonzoso en palacio
octubre 06
06:18 2014

Era una reunión en el Palacio Presidencial. El presidente Alfredo Zayas había invitado a sindicalistas y representantes de la sociedad civil, o sea, lo que en la época llamaban las fuerzas vivas, que de vivas se pasaban, para tratar sobre la situación de la siempre caótica isla de Cuba. Zayas, además, había tenido la especial deferencia —que, hasta donde tengo noticias, jamás tuvo ningún otro jefe de Estado cubano— de invitar al encuentro a un líder estudiantil y para más inri enemigo mortal suyo, un jovencito Julio Antonio Mella todavía verde y no muy conocido, pero dispuesto a darse a conocer entre guaperías y charranadas políticas.

Mella, como buen narcisista histérico, no podía desaprovechar la cita palaciega para sobresalir escenificando un desplante memorable. Y tuvo la ocurrencia de apoderarse del vaso de leche que le habían servido al presidente, aquejado de gastritis crónica. Cuando Zayas dijo “¿gustan?”, usando una fórmula de cortesía a la que simplemente se responde con las gracias, el muy zoquete le quitó el vaso de leche y ahí  mismo se lo bebió a cuncún como un lechón recién destetado.

Poco o nada se sabe de lo que Mella haya planteado en esa singular reunión en Palacio, pues la insolencia del joven dirigente fue lo que saltó a los titulares y lo que pasó a la historia del país de la siguaraya. Por su parte, la propaganda castrista, tan experta en pulir sordideces, ha utilizado la anécdota del vaso de leche con el fin de exaltar la imagen de Mella como un tipo irreverente y desbordante de gracia y simpatía. Incluso se filmó una bio-peli, un clavo sin remedio protagonizado por un Sergio Corrieri bastante poco orgánico en el papel del agitador revoltoso. En el filme seudobiográfico, faltaría más, se destacó la escena del vaso de leche como una heroicidad del que poco después sería presidente de la FEU y líder del PCC (líder nominal, se entiende, pues el que cortaba el bacalao en el Partido era Fabio Grobart, el hombre de Moscú enviado por la Komintern).

Mas no hay que darle vuelta a la falsa moneda para concluir que el numerito de Mella en una reunión solemne al más alto nivel lo retrata como un palurdo impresentable dando la nota. Me temo que el presidente Zayas, quien fuera un lexicógrafo destacado, desconocía sin embargo aquel refrán que nos previene contra la inmadurez imprevisible de un adolescente pretencioso: “Quien con infantes pernocta excrementado alborea”.

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami