Neo Club Press Miami FL

Menoyo, la mariposa clavada en la pared

Menoyo, la mariposa clavada en la pared

octubre 27
15:15 2012

0_clavadaNueve años son muchos años. Los que le llevó al excomandante Eloy Gutiérrez Menoyo descubrir sobre el terreno, en Cuba, que “con hampones como los Castro no se puede negociar” (Huber Matos en declaraciones a EFE, tras conocer la muerte del creador de Cambio Cubano).

 

Menoyo, excomandante de la revolución y expreso del castrismo (22 años en las cárceles de Fidel Castro), arribó a La Habana en 2003, tras largos años de exilio, con el objetivo de encontrar una fisura en la pared del totalitarismo a la cubana. Una fisura que le permitiera colarse en el escenario político insular por la puerta de la cocina, desarrollando una disidencia de baja intensidad, prácticamente más concentrada en “denunciar” el embargo norteamericano que en atacar el mal castrista de raíz. Por supuesto, la fisura nunca la encontró. Más bien chocó una y otra vez con la pared, hasta terminar clavado en ella.

En cualquier caso Menoyo, hombre débil y temerario al mismo tiempo –pocas veces características aparentemente tan antagónicas habrán casado tan bien–, nos deja un bello y aleccionador texto de despedida. En su testamento, entregado por su hija al periódico español El País, el fallecido nos revela cómo fue manejada en Cuba su “disidencia cordial”:

“Durante años, desde el exilio en visitas puntuales a Cuba, habíamos dialogado con este gobierno con vista a una apertura política. Con el país hecho añicos, sin el socorro de la desaparecida esfera comunista, no le quedaba a Cuba otra salida que no fuera el cambio. Así se lo manifesté a Fidel Castro en nuestros encuentros que consideré breves pero sustantivos. Sin embargo, desde mi llegada sorpresiva, no se me ha extendido el carnet de identidad ni se me ha otorgado el espacio político que se discutió en un tiempo. Es cierto que se ha tolerado mi presencia, pero ello ha ocurrido bajo el ojo orwelliano del Estado que se ha preocupado por observar de cerca a nuestra militancia”.

Ni siquiera el carnet de identidad. Sin embargo el testamento de Menoyo, aun signado por la amargura del fracaso, se proyecta con optimismo hacia el futuro:

“Cuando sanen las heridas y desaparezca el dolor habrá un pueblo que tendrá cautela de celebrar su nueva dicha y de cuidarse de magos iluminados y de proyectos mesiánicos. Porque, no importa cómo, la suerte llegará: delgada, silenciosa y frágil como una mariposa llena de júbilo, como una señal para este pobre pueblo que merece algo mejor. Yo sé que habrá una mariposa que se posará en la sombra”.

El caso de Menoyo constituye otro ejemplo, el enésimo concluyente, de que con un régimen fundado y dirigido por hampones, asentado en la mentira, la envidia y la manipulación, es imposible dialogar. La mariposa terminó clavada en la pared. La sombra es la de una pared que habrá que derribar a martillazos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami