Neo Club Press Miami FL

Messi, crónica de un dopaje anunciado

Messi, crónica de un dopaje anunciado

Abril 28
03:38 2011

1-lionel-messiLe llama, con un dejo despectivo que revela su filiación merengue, “la fierecilla dopada”. “Desde los 10 años anda en esos trajines”, dice. Para Ismael Echemendia, entrenador de Los Piratas, de la liga infantil de fútbol de Miami Lakes, el arranque eléctrico del futbolista argentino Lionel Messi es fruto del tratamiento hormonal recibido ya desde su niñez. “Lo demás es paisaje”, asegura lacónico.

“No debería pisar un campo de juego en competición oficial”, reflexiona Echemendia.  Y repite la historia que casi todo el mundo sabe, pero en un tono misterioso que inmediatamente le presta otro cariz:

En 1998 Leo Messi, con 11 años de edad, medía apenas 1,32 metros, la altura correspondiente a un niño de 9 años. Comenzó entonces un tratamiento de Levotiroxina, una hormona que aumenta el metabolismo basal. En 2001, la actual estrella azulgrana y su familia se fueron a Barcelona, con el jugador midiendo ya 1,48 metros, aunque todavía presentaba retraso de crecimiento. En las filiales del club azulgrana continuó recibiendo el tratamiento, que incluía inyecciones de somatropina.

Uno de los efectos de las hormonas del crecimiento es un mayor desarrollo en las conexiones nerviosas del cuerpo humano, lo que proporcionaría a Messi su arrancada eléctrica, ese plus en velocidad a distancias cortas, fundamenta Echemendia. “No en balde le apodan La pulga biónica”, reflexiona.

“Ser bajo de estatura no es ninguna enfermedad”, insiste el también admirador de Kaká y Cristiano Ronaldo. “Messi no estaba enfermo. Así que el tratamiento de crecimiento hormonal estuvo claramente dirigido a aumentar su capacidad atlética y de esa manera explotar su talento… porque sin duda talento tenía, y tiene. Pero se ha dopado toda su vida. De hecho, la somatropina que se le suministraba es una sustancia prohibida en el deporte de competición”.

“¿Te imaginas que comenzara yo a suministrarle somatropina a estos chiquillos para aumentarles el rendimiento  deportivo?”, pregunta el entrenador y le pega fuerte a un balón a su lado. La pelota traza un arco en el aire y sobrevuela las cabezas de los piratas, que lo contemplan con mal disimulada admiración. “Estaría preso ahora”, asegura Echemendia, y sonríe con malicia. Su cara de enterado es un poema.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Fabricio Iglesias Delay

Fabricio Iglesias Delay

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Venezuela y la OEA. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami