Neo Club Press Miami FL

Messi, Lineker y la naranja mecánica

Messi, Lineker y la naranja mecánica

junio 01
18:42 2011

1-Holanda_74La lúcida –y lucida– victoria del Barcelona en la final de Wembley, así como su fenomenal trayectoria de los últimos tres años bajo la égida de Guardiola, han puesto al mundo del fútbol a los pies de los azulgranas. Se discute si estamos o no ante el mejor equipo de todos los tiempos. Debate entendible. El problema sobreviene cuando de la admiración se pasa a la adoración, sin paradas intermedias, y la objetividad desemboca en el maximalismo más desbocado.

Es lo que acaba de ocurrir con Gary Lineker.

El que es considerado uno de los mejores delanteros ingleses de todos los tiempos –y que, cómo no, jugó en los años ochenta para el Barcelona– acaba de soltar una perla de calado maximalista (“messimalista”): “Los grandes equipos no sólo ganan títulos. Los grandes equipos cambian la forma de jugar. Y eso es lo que ha hecho el Barça”, ha dicho.

Ahora resulta que Messi y compañía, o Guardiola y su tropa, han cambiado la forma de jugar al fútbol. La confusión en la cabeza de Lineker es enorme. Confunde preciosismo con originalidad, calidad con novedad, precisión con invención.  Es relativamente fácil comprender, siempre que no se esté bajo los efectos alucinógenos de la adoración colectiva, que el juego del Barcelona poco tiene de novedoso. Se limita a potenciar las habilidades del fuera de serie Lionel Messi, contando para ello con la exactitud quirúrgica de jugadores como Iniesta y Xavi, y el despliegue frenético de un Alves o un Pedrito. A esto cabe agregar que hablamos de un equipo aceitado hasta la extenuación, rodado en todas sus fases ya desde la época de Frank Rijkaard, quien ganó con el Barca dos Ligas –2005 y 2006–, dos Supercopas españolas –2005 y 2006– y una Liga de Campeones (2006). De ahí su capacidad resolutiva, su juego “de memoria”.

De hecho, en mi modesta opinión, el actual Barcelona es más un producto de Rijkaard que del propio Guardiola. Con las glorias se olvidan las memorias.  

En cualquier caso, cambiar la forma de jugar, inventar, elaborar algo nuevo, no es lo que hacen los catalanes, sino lo que ha hecho José Mourinho con el Real Madrid esta temporada. Meter a un defensa central como mediocampista de contención (el trivote de Pepe) o jugar sin un nueve natural contra el mejor equipo de Europa, pongamos. Hay que tener imaginación, y valentía, para tomar decisiones de este corte. Es lo que merece llamarse, propiamente, innovación, cambio, invento. Guste o no. Funcione o no.

El actual Barcelona, en cambio, es más de lo mismo. Un equipo ganador, contundente, impresionante, capaz de aupar al fútbol a la categoría de arte, pero tradicional (también hay arte tradicional). Los azulgranas de Guardiola se limitan a seguir los pasos previamente marcados por la samba brasilera y/o la naranja mecánica. Todo el que haya visto las mejores versiones históricas de los equipos de Holanda y Brasil, y no esté bajo los efectos del actual embrujo mediático, lo sabe. El tiki-taka, la agobiante triangulación durante largos minutos hasta el desmarque o el disparo desde el borde del área. Sedación, lujo, sentido del ritmo. Memoria colectiva. Potencia. Pero nada nuevo bajo el sol.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami