Neo Club Press Miami FL

Messi, Neymar y la decadencia del Barcelona

Messi, Neymar y la decadencia del Barcelona

Messi, Neymar y la decadencia del Barcelona
marzo 10
14:17 2014

Ya había hablado de la decadencia del Barcelona en estas páginas. Y de la ausencia espiritual de Leo Messi, que la semana pasada vomitó sobre el terreno. ¿Una consecuencia de su dopaje?, se preguntarán los más suspicaces. De su supuesto dopaje, ojo, porque tal eventualidad sigue siendo discutible. Pero a lo que iba:

No se trata de la salida de Guardiola. Recordemos que el exentrenador del Barcelona ya sucumbió en su último año al frente del club ante el Real Madrid de Mourinho, quien le ganó el partido decisivo de aquella liga en la propia ciudad condal (pase de oro de Ozil a Cristiano Ronaldo). Además, el sello que hiciera célebre a esa versión azulgrana lo introdujo Rijkaard, no Guardiola. Entonces, ¿cuál sería la clave de la decadencia del Barca, ahora mismo tercero en Liga y sin la sombra del juego vistoso que lo acreditara durante los últimos siete u ocho años?

Volvamos a Messi. Parece que todo empieza por ahí. Por sus problemas con Hacienda, paralelos a la llegada de Neymar. Porque, según mi teoría, el arribo del brasileño ha sido contraproducente para el equipo azulgrana. En lugar de acicatear al argentino, como algunos analistas esperaban, la presencia contagiosa de Neymar, que a su talento natural une el físico atractivo y la jovialidad desafiante que le faltan a La Pulga, ha terminado por meter a Messi en el túnel de la paranoia y la suspicacia.

Poderoso caballero es Don Dinero. Pero más poderoso aún es Don Ego. Don Ego mueve tras bambalinas la inseguridad del ariete argentino, la agudiza y la vuelve contra él. La entrada de Neymar al Barca ha tenido un efecto terrible: Messi, tras encajar la presión, no ha podido sostener el desafío goleador de CR7, y ya a la vista el Balón de Oro, para el que el portugués era favorito –finalmente lo obtuvo–, se resintió en su amor propio.

Primero una lesión y luego un reclamo subrepticio de renovación al alza. La respuesta del vicepresidente económico del Barcelona, Xavier Faus (“no veo motivo para mejorar el contrato a un señor al que ya se lo mejoramos hace seis meses”) fue rápidamente contestada por La Pulga: “El señor Faus es una persona que no sabe nada de fútbol y quiere gestionar el Barça como una empresa. Y no lo es. El Barça es uno de los equipos más grandes del mundo y merece ser representado por los mejores dirigentes también… además, le recuerdo que ni yo ni nadie de mi entorno hemos pedido nada de mi renovación. Y él eso lo sabe muy bien”.

No era Don Dinero, no. Era y es Don Ego. “Messi, si no está contento, será por otros motivos”, dijo en su momento Jordi Majó, candidato a la presidencia del Barcelona en las elecciones de 2003. Todo giraba en torno a Leo y todo se derrumba con él.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Dybbuk Holden
    Dybbuk Holden julio 16, 13:47

    Excelente crónica. Como argentino, te digo que después de errar fiero ese último tiro libre, Messi estará ahora SUMAMENTE desencantado consigo mismo.

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más