Neo Club Press Miami FL

Messi, el santo y el muchacho

Messi, el santo y el muchacho

febrero 02
06:24 2013

messi lionel¿Quién es Messi para no equivocarse? Si siendo considerado el mejor delantero del mundo se equivoca con el balón en los pies, ¿por qué no habría de equivocarse con ciertas ideas en su cabeza? ¿Es acaso un santo? ¿Un ángel? ¿Un asceta? Cierto periodismo de barricada afín al barcelonismo se rasga ahora las vestiduras intentando convencernos de que se miente sobre Messi, que no increpó a Arbeloa en el parking ni llamó “muñeco de Mourinho” a Karanka tras el último partido de Copa del Rey. ¿Por qué no sale entonces el propio Messi a desmentir las afirmaciones de Callejón y otras tantas fuentes coincidentes?

La culpa la tiene el fanatismo imberbe que confunde al futbolista con el monje y ha pretendido vendernos durante todos estos años una imagen idílica, inmaculada, sobrenatural del Messi individuo que, como no podía ser de otra manera, no se corresponde con la realidad. Y es que nadie es perfecto. ¿Quién tira la primera piedra?

Rebobinemos. Messi perdiendo los estribos en el Bernabéu (partido de 2011) y golpeando el balón rabiosamente contra el público, recriminado luego por Pepe. ¿Ya se nos olvidó? Rebobinemos. Messi fuera de sus casillas, regañando como un maestro de primaria (partido de 2012) a su compañero de equipo David Villa, a la vista del estadio repleto, por no pasarle la pelota. ¿Ya se nos olvidó? Nos han querido vender una imagen falsa de un deportista que, como todos, es de carne y hueso y comete errores, pierde la paciencia, enfurece, se pelea. Ya basta de endiosar a quien, a nivel humano, no es más que un muchacho, como tantos otros.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Luis Jiménez Hernández

Los peces no bailan rumba

Luis Jiménez Hernández

Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami