Neo Club Press Miami FL

Mi madre y yo

Mi madre y yo

Mi madre y yo
julio 10
23:13 2014

La relación con el hombre aceitunas fue corta. Intensa. Lo vi llegar un día y se quedó para siempre. De las miradas fortuitas, sin darnos cuenta, habíamos pasado al parloteo sobre nuestras vidas. Y no es que tuviera mucha coherencia nuestra conversación, es que los dos necesitábamos compañía.

Estoy segura que toda la familia hubiese preferido que me gustaran los marpacíficos, las mujeres, los chivos, las vacas, las ovejas, los peces, los pájaros, los girasoles, la música, los perros, pero yo prefería al hombre aceitunas, que nunca tuvo un nombre.

Una conversación amena con él significaba que podía ir comiéndomelo poco a poco. Entre la acidez de sus palabras y las aceitunas, yo quedaba extasiada y no pedía más que otro encuentro. Preferíamos los parques mientras los niños nos rodeaban y las madres huían espantadas.

El hombre aceituna a veces venía a mis encuentros sin voz. Y yo sospechaba que había alguien más, pero como sus frutos eran suficientes, yo a penas protestaba y entonces me tocaba hablar a mi sola.

«Mi madre no quiere que yo esté con un bicho raro» le decía para herirlo.

Él sonreía y a mi me daba una rabia enorme y me lo comía con más prisa, para que se acabara de una vez por todas.

No eran solo amenazas. No me sorprendió el día que encontré un papel que decía: «Lo sé todo. No te atrevas a salir».

Temblé. Imaginé la mano de mi madre cayendo sobre mi cara, pero las ganas de comer aceitunas eran irresistibles. Cerré la puerta tras de mi, dispuesta a todo.

El hombre aceitunas no llegó a la cita. Me desconsolé. Fui a todos los lugares que teníamos en común. No le pregunté a nadie para que no supieran que mi dolor se confundía con un hambre atroz.

Lo veo. No está solo. Me acerco y los celos no me dejan ver quién lo acompaña. Solo quiero definir las cosas, dejar en claro mis sentimientos. Si hubiese caminado al menos más lento, me hubiese evitado el mal rato.

Mi madre hablaba mientras se llevaba una jugosa aceituna a la boca.

Sobre el autor

María Matienzo

María Matienzo

María Matienzo nació en La Habana en 1979. Es editora, escritora y periodista. Ha colaborado en portales digitales como Havana Times, Cubanet y Diario de Cuba, y ha sido antologada en varias publicaciones de Cuba y el mundo. Desde la Isla, edita actualmente la revista independiente Voces y es miembro del Club de Escritores de Cuba.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más