Neo Club Press Miami FL

Miami, heterofobia y jineterismo cultural

Miami, heterofobia y jineterismo cultural

Noviembre 26
21:24 2012

 

El jineterismo cultural, como lo bautizara un lector de esta página, parece haberse convertido en un fenómeno boyante en Miami, acompañado por otro no menos pintoresco: la heterofobia. Como leí este lunes en un blog cuyo nombre voy a omitir –huelgan las razones–, y como me han comentado ya varios colegas del giro, cierta clase de animadores de la farándula local, suerte de tramoyistas de las relaciones públicas, están comenzando a utilizar el tema de la homofobia como arma arrojadiza contra lo que consideran su “competencia” en el terreno cultural.  Mienten, difaman y hasta muerden subrepticiamente la mano que antaño les diera de comer, con el ventilador puesto en dirección contraria. Y, aunque parezca surrealista, estas auras en zafarrancho, enredadoras donde las haya, cuentan con no pocos oidores (o inodoros) en los ambientes culturales de la ciudad.

Pero permítanme “limpiarme” un poco antes de que me echen la tierra encima (tomarse en serio semejante berrinche es cosa de locos): Varios de mis mejores amigos en Cuba eran (son) homosexuales, y también varios de los que he frecuentado en el exilio. He sido y soy un enérgico defensor de los derechos de las mujeres y de los gays y lesbianas, y puedo probarlo no sólo con la lista de mis amistades sino, incluso, con lo escrito y editado en blogs, diarios y publicaciones impresas desde hace muchos años (de hecho, sin ir más lejos, ahora mismo trabajo en un dossier en defensa del colectivo LGBT que saldrá a la luz en enero). De manera que nadie, absolutamente, puede sacarme un trapo sucio en ese apartado. Estoy en capacidad de hablar largo y tendido sobre el asunto sin que exista la más mínima posibilidad de que alguien rebata lo que digo en razón de mi conducta. Y por supuesto, mi heterosexualidad nunca va a impedirme opinar sobre lo que estime conveniente.

Pero, retomando el tema, el hecho de que me considere y asuma un ciudadano del siglo XXI no me coloca una venda en los ojos. Soy tolerante y liberal y me río, pero ello no cuestiona la pregunta: ¿Existe en ciertos ámbitos culturales de Miami supuestamente mixtos –en cuanto a inclinaciones sexuales, se entiende– un cada vez menos solapado ambiente discriminatorio contra los artistas y escritores heterosexuales? ¿Se respira en ellos una atmósfera de intolerancia y prejuicio anti-heterosexual? Hay que tener cuidado, porque la condición de diferente, de hetero, no debería implicar per se el cartelito de “homofóbico”. De estos equívocos teledirigidos está alimentándose interesadamente una nueva clase parásita, la del jinetero cultural (gay) esbozado arriba, que esconde sus carencias creativas y humanas tras la fachada del victimismo.

Por sus obras los conoceréis, no por sus palabras (menos por sus bretes y calumnias). Sería bonito que los homosexuales y bisexuales de la cultura miamense –y me refiero sobre todo al ámbito cubanoamericano–, los honestos y auténticamente creativos, que son la inmensa mayoría, tuvieran claro lo que cuatro gatos acomplejados pretenden de ellos: Comerles la cabeza, usarlos en su beneficio, dividir en bandos artificialmente contrapuestos desde la manipulación interesada y el complejo de inferioridad.  Vista larga hace fe.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. antonio correa iglesias
    antonio correa iglesias Febrero 09, 06:50

    tu lo haz dicho bien: cuatro gatos acomplejados

    Reply to this comment
  2. Armando Añel
    Armando Añel Febrero 09, 19:17

    gracias querido Antonio. Y dos perros apaleados…

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami