Neo Club Press Miami FL

Miércoles de ceniza (I)

 Lo último
  • Y si murmuro                   Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por...
  • Tres tiempos                   Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el...
  • Chatarra                     Señor, ¿por qué trajiste a este mundo Tantos seres hermosos y agraciados? ¿Con qué fin los creaste? ¿Por qué misión...
  • Necesidad del fuego                   Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos...
  • Una espina dorada                   Desde la vida rota, caigo en miles de charcos, casi todos hechos de aire y del recuerdo de que alguna vez...

Miércoles de ceniza (I)

Miércoles de ceniza (I)
abril 11
14:35 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Porque no espero otra vez volver
porque no espero
porque no espero regresar
deseando el don de éste o el ámbito de aquél
ya no me esfuerzo en cosas semejantes.
¿Por qué la vieja águila debería extender sus alas?
¿Por qué debería añorar
el desvanecido poder de los reinos habituales?

Porque no espero conocer de nuevo
la débil gloria de la hora positiva
porque no creo
porque yo sé que no sabré
del único de los poderes transitorios
porque no he de beber allí
donde florece el árbol y fluye el manantial
porque no hay nada allí otra vez.

Porque yo sé que el tiempo es solo tiempo
y el lugar siempre y nada más lugar
y el presente es solo una vez presente
y solo en un lugar
me alegra que las cosas sean como son
y renuncio al rostro bienaventurado
y renuncio a la voz
porque no espero otra vez volver
me regocijo, en consecuencia, de tener que erigir algo
de que regocijarme.

Y pido a Dios misericordia
y pido porque pueda yo olvidar
aquellas cosas en las que tanto me debato
y que tanto me explico
porque no espero otra vez volver
deja que estas palabras respondan
por lo realizado para no hacerse nuevamente
deja que el juicio no nos sea insoportable.

Porque estas alas ya no son para volar
sino meras aspas con que batir el aire
un aire ahora del todo árido e insignificante
más insignificante y árido que la voluntad
enséñanos a preocuparnos y a no preocuparnos
enséñanos a permanecer en paz.

Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte
ruega por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte.

Primer fragmento. Traducción editorial de Armando Añel

Sobre el autor

T.S. Eliot

T.S. Eliot

T.S. Eliot, considerado uno de los grandes poetas del siglo XX, nació en los Estados Unidos en 1888 y se trasladó al Reino Unido con 25 años. Allí obtuvo la ciudadanía. Ensayista y profesor, entre sus poemarios más conocidos figuran 'La tierra baldía' y 'Miércoles de ceniza'. En 1948 recibió el Premio Nobel de Literatura «por su contribución sobresaliente y pionera a la poesía moderna».

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami