Neo Club Press Miami FL

Miguel Díaz-Canel y la oligarquía subalterna

Miguel Díaz-Canel y la oligarquía subalterna

Miguel Díaz-Canel y la oligarquía subalterna
diciembre 03
11:16 2013

Miguel Díaz-Canel

Miguel Díaz-Canel

En Cuba, el Consejo de Estado, el Consejo de Ministros y la Asamblea Nacional del Poder Popular no deciden nada importante. Están totalmente subordinados a la jerarquía político-militar-partidista.

El Consejo de Estado (de 31 miembros) es el órgano que actúa a nombre del poder legislativo (cada legislatura tiene un mandato de 5 años) durante los 359 días en que ésta no sesiona, y ostenta la representación del Estado.

Del Consejo de Ministros lo más interesante es que 4 de sus 7 Vicepresidentes son también generales y coroneles. El ala formalmente ejecutiva del gobierno castrista está acogotada por la Junta Militar, el Buró Político y la burocracia administrativa del Comité Central del PCC.

La Asamblea Nacional del Poder Popular  es una gran maqueta institucional vacía de contenido real. Sesiona ordinariamente sólo seis días al año (algo único en Occidente).  Sus 612 “diputados” escuchan,  obedecen y  levantan la mano para aprobar por unanimidad  lo ya cocinado por el dictador y su claque. Nunca en sus 37 años de existencia  un diputado ha cuestionado una “orientación” de la cúspide castrista. Es un triste espectáculo.

Patriciado marxista

Constitucionalmente hablando, lo más escandaloso del castrismo es que el derecho a elegir al núcleo institucional de poder en el país es privilegio exclusivo de una especie de patriciado romano al que pertenece únicamente el 8.7% de la población adulta de la isla.  Sólo los militantes del PCC pueden elegir a los delegados a los congresos del PCC que designan a los jefes de la “fuerza dirigente superior” de la nación.  Los millones de  adultos restantes no tienen ese derecho. Son ciudadanos “satos”, de segunda clase,  la plebe. Es decir, en Cuba el poder podrá ser constitucional, pero no legítimo.

¿Será Díaz-Canel presidente de Cuba?

He dejado para último al Primer Vicepresidente del Consejo de Estado y del gobierno, Miguel Díaz-Canel, primer civil y no “histórico” de la Sierra en ocupar esa posición.

Es lógico que algunos acaricien la idea de que él pudiera ser el Mijail Gorbachov criollo. Yo no lo creo.  Más allá de llamarse igual (Mijail significa Miguel en ruso),  creo que si Díaz-Canel llegase a presidente se parecería más a Osvaldo Dorticós, el Jefe de Estado cubano de “mentiritas” entre 1959 y 1976.

Para empezar, Díaz-Canel no pertenece a la Junta Militar todopoderosa y no se ubica siquiera en el ala liberal (perdónenme el eufemismo) o reformista de la nomenclatura, que con la salida de Abel Prieto es ahora más débil y pequeña. Es un “yesman” comunista  ortodoxo, algo más moderno en sus maneras, que insufla “aire fresco” a la tiranía y la proyecta con una imagen más potable internacionalmente.

En realidad su única importancia es que de morir Raúl antes de 2018 él sería constitucionalmente el Jefe de Estado, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y jefe del Gobierno. Todo a la vez como estipula la Carta Magna, pero sin ser el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) , que le correspondería al Segundo Secretario, el estalinista José R. Machado Ventura.

Y ahí está el detalle, como diría Cantinflas: Díaz-Canel tendría más poder real que Machado Ventura quien por ser el jefe del PCC sería constitucionalmente el nuevo dictador. Díaz-Canel, sin embargo, sería el comandante  de los tres ejércitos de la isla, la fuerza aérea, la marina de guerra, la Seguridad del Estado y todos los cuerpos represivos. Y Presidente con poderes reales.

Pero estoy convencido de que esta insólita situación no va a ocurrir. ¿Destituiría la Junta Militar a Machado Ventura para designar a Díaz-Canel como Primer Secretario del PCC y ungirlo como nuevo tirano y Comandante en Jefe, por encima de generales y comandantes “Héroes de la República” y que son aún “jóvenes” sexagenarios o septuagenarios?

No, la élite militar designaría a uno de sus iguales como nuevo “líder de la revolución” con más “historia” y más joven que Machadito, y a años luz de Diaz-Canel.  Y más allá de 2018 es igualmente muy difícil que Díaz-Canel sea presidente, a no ser que se hagan modificaciones a la Constitución como las realizadas en la Unión Soviética en 1964, luego de la destitución de Nikita Kruschev, quien era secretario general del Partido Comunista y comandante en jefe de las fuerzas armadas, y jefe del Gobierno con poderes ejecutivos omnímodos.

Sobre el autor

Roberto Álvarez Quiñones

Roberto Álvarez Quiñones

Roberto Álvarez Quiñones es periodista, economista e historiador cubano. Autor de siete libros de temas históricos, económicos y sociales. Trabajó como editor y columnista del diario La Opinión de Los Ángeles de 1996 a 2008. Ex profesor universitario. Ex analista económico de la TV hispana en Estados Unidos. Ha impartido cursos de postgrado y conferencias en países de Europa y Latinoamérica. Ha recibido 11 premios de periodismo. Reside en el sur de California.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami