Neo Club Press Miami FL

Mira quien viene: El Caballero de París

 Lo último
  • Keynes, el diseñador Siempre que hay una crisis resucitan a Keynes. Cuando se venía abajo el mercado inmobiliario, como parte de la recesión que estallaba a mediados del 2007, el nobel Paul Krugman...
  • Las formas de la idea de Cuba 1 Partamos de afirmar que, desde el punto de vista de quienes hemos soñado siempre con obtener colectivamente la mayor ventaja de la Isla en que nos tocó nacer, las...
  • Para entender el pensamiento político de Martí Suele señalársele al pensamiento de José Martí un alto grado de inconsistencia, de ambigüedad incluso. Partamos de que ningún pensador es plenamente consistente consigo mismo. Un pensador suele verse obligado...
  • El 4 de julio, los masones y Luis XVI   En 1776, las Trece Colonias de la Corona inglesa en América del Norte constituían ya, moral e ideológicamente, una nación. Lo inútil de la petición de derechos a la...
  • Corrupción e historia Michel Temer, el presidente de Brasil, teme acabar en la cárcel acusado de corrupción. Pudiera ser. Es la hora de la justicia y los Odebrecht de ese mundo están cantando...

Mira quien viene: El Caballero de París

Mira quien viene: El Caballero de París
Agosto 21
01:09 2016

 

Ninguno como él.

Ni la Marquesa, mulata risueña, rumbera compulsiva, señora de la procacidad y el desparpajo como Changó del trueno, con echarpe y cartera de fantasía, sobrada de años, abalorios y perendengues, que fijó residencia en el Parque Central, punto fronterizo entre sus dos insondables, borrascosos señoríos: los barrios de Habana Vieja y Centro Habana.

No, como él, ninguno.

Ni Juan Charrasqueado, largo, óseo, bigotudo, menos garboso que una horqueta de tumbar mangos, con sombrerón mexicano, pistola de agua al cinto y guitarra de juguete que rasgaba a manotazos mientras profería rancheras a la entrada de los bares, donde era urgentemente recompensado por los parroquianos para que en paz los dejase consumir la copa y consumar la charla.

La Marquesa era una petardista de la verba barriotera y sólo admitía dádivas en billetes, nada de inmunda calderilla. Juan era un extorsionador casi tétrico que chantajeaba con el ruido, pero se iba contento diéranle lo que le dieran.

El Caballero era otra cosa. Para empezar, no mendigaba. Prefería ramonear las sobras de las mesas en restaurantes y cafeterías, donde, por orden de Castro, podía comer gratuitamente lo que quisiera.

Aplatanado en una isla de simulacros, imposturas y trampantojos, este gallego de Lugo se hizo Caballero de París en La Habana, convirtiéndose inocentemente en contraparte de Alejo Carpentier, que era oriundo de Zurich y se hizo Caballero de La Habana en París.

El Caballero llegó a ser el más genuino de los falsarios y el más sensato de los orates que deambularon durante años por las calles habaneras. Los recuerdos que tengo de La Habana de mis mocedades están salpicados de escenas con la presencia de este personaje de levita, corbata y capa negras y mugrientas.

Criatura ubicua, de pronto podía aparecer sentado en el suelo, leyendo un jirón de periódico y fumando un cigarrillo bajo el toldo de una tienda en la “Calzada más bien enorme de Jesús del Monte” al mismo tiempo que arrastraba sus sandalias nazarenas sobre la Plaza de Armas o el Parque de la Fraternidad, o en ambos sitios a la vez. En cualquier momento y barriada, surgían de una bocacalle su melena grifa y sus barbas valleinclanescas, que terminaron siendo, por obra del tiempo y la intemperie, jarcias estucadas donde el ácaro encontró su paraíso.

Un día le pregunté:

—Caballero, ¿le gusta la revolución?

—Fidel —me dijo acentuando sus buenas maneras— me dio un apartamento, pero mi casa es toda la ciudad y me gusta escoger el parque donde voy a dormir.

Me dedicó una levísima inclinación de cabeza y continuó su camino. Bajo el brazo, como siempre, portaba un rollo de periódicos viejos.

https://diazmartinez.wordpress.com/

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Manuel Díaz Martínez

Manuel Díaz Martínez

Manuel Díaz Martínez (Santa Clara, Cuba, 1936). Poeta y periodista. Fue primer secretario y consejero cultural de la embajada cubana en Bulgaria, investigador de la Academia de Ciencias de Cuba, redactor jefe del suplemento cultural Hoy Domingo (del diario habanero Noticias de Hoy) y de La Gaceta de Cuba. Fue director de la revista Encuentro de la Cultura Cubana y pertenece al consejo editorial de la Revista Hispano Cubana, editada en Madrid. Ha publicado catorce libros de poemas, el último de los cuales es “Paso a nivel” (Editorial Verbum, 2005). Ha obtenido el Premio de Poesía “Julián del Casal”, el Premio “Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria” y la medalla “La Avellaneda”. Reside actualmente en Canarias.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

¿Qué harán las FARC en Colombia? El análisis de Carlos Alberto Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami