Neo Club Press Miami FL

Mitos del calentamiento global (II)

Mitos del calentamiento global (II)

Mitos del calentamiento global (II)
Junio 08
02:19 2017

El vituperado CO2 es un pequeño gas traza que ha sido demonizado por los defensores del calentamiento global, pero que comprende menos del 0,04% de la atmósfera.

El dióxido de carbono, el metano y los Halo carburos son gases de efecto invernadero que absorben una amplia gama de energía, incluida la energía infrarroja (calor) emitida por la Tierra, que luego la vuelven a emitir. La energía re-emitida viaja en todas direcciones, pero algunas vuelven a la Tierra, donde calienta la superficie. Sin gases de efecto invernadero, la Tierra estaría congelada -18 grados Celsius (o grados Fahrenheit).

El cambio climático se atribuye a la quema de combustibles fósiles, como el carbón, el petróleo y el gas, pero el humano sólo produce una pequeña parte de todo el CO2 liberado anualmente en la atmósfera, y en contraste, las termitas liberan mucho más CO2 anualmente (y por varios órdenes de magnitud) que toda la quema de combustibles fósiles.

No se ha comprobado la lista de supuestos horrores que el dióxido de carbono provoca por ser considerado un gas de efecto invernadero significativo y contaminante culpable del calentamiento y los trastornos climáticos actuales.

La discrepancia entre quienes defienden el calentamiento y quienes demuestran que no es resultado humano radica en los modelos de computación de clima centrados en el CO2 que utilizan sus defensores, frente a los datos reales de los astro-físicos basados en los satélites y en los globos que muestran lo erróneo de estos modelos computacionales.

Los inclinados a la causa antropomórfica, han puesto su atención en una sola variable: la “actividad humana”, y para apoyar sus conclusiones utilizan modelos computacionales que califican de “científicos”.

El sistema climático de la Tierra es mucho más complejo y mucho menos conocido como para llevarse a modelos computacionales. Los actuales modelos informáticos no han tenido en cuenta los sumideros de carbono terrestres pasados ​​y actuales; tampoco se considera la lenta difusión de CO2 por las plantas, por el mesófilo o su tejido interno; por lo tanto, son defectuosos al hacer predicciones climáticas precisas.

El CO2 ha aumentado en la atmósfera en un + 0,012%; es decir, de 0,028% a 0,040%. ¿Cómo puede el CO2 añadido de un mero 0,012% causar el calentamiento del otro 99,988%, es decir, el absurdo de que sólo 400 partes de casi un millón (999, 600) pueden alterar la atmósfera?

El CO2 es en realidad un gas muy defectuoso para desencadenar un “efecto invernadero”. Cuando se introduce en la atmósfera, absorbe rápidamente calor, en forma de radiación infrarroja. Pero también se “satura” y comienza a desvanecerse cuando alcanza un 0,0020% (20 partes por millón) de la atmósfera.

Así, su presente concentración en la atmósfera de 0,04% (400 de 1,000,000) implica que está saturado y no puede retener calor adicional, limitación que contradice la idea predominante de que más adición de CO2 continuará atrapando cantidades cada vez mayores de calor.

Por ello, el tal efecto “invernadero” pretendido requiere un volumen de CO2 adicional que de existir no provocaría mayor calentamiento. La realidad es que la tendencia de calentamiento se está retardando, pues no hay tal cosa desde hace 20 años, y por tanto no se está acelerando a un supuesto ritmo alarmante.

La evaporación oceánica es un parámetro más efectivo para estimar cuánto CO2 se está liberando a la atmósfera. Así, por lo tanto, cuando la Tierra es más caliente hay mayores niveles de CO2 en el aire. El vapor de agua atrapa más calor y eleva la temperatura más que el CO2. De esta manera, la mayor acumulación de nubes en la atmósfera inevitablemente refleja la radiación solar de nuevo en el espacio, y producen lluvia, que no solo disminuye las temperaturas sino que también limpia el CO2 de la atmósfera.

El intercambio de calor nacido del agua no está bien modelado, está mal entendido, además de descontado e ignorado, precisamente para sólo utilizar al CO2 como culpable del calentamiento. El vapor de agua causa aproximadamente el 50% del efecto invernadero; las nubes representan el 25% y el dióxido de carbono el 20%; el resto es causado por partículas pequeñas (aerosoles) y gases de efecto invernadero menores, como el metano.

Los océanos, la tierra y la atmósfera intercambian CO2 de manera continua. Los océanos contienen 37 billones de toneladas (Giga-Toneladas) de carbono suspendido; la biomasa terrestre tiene 2000-3000 GT; la atmósfera contiene 720 millones de toneladas de CO2 y la actividad agro-industrial de los humanos aporta sólo 6 GT, una carga adicional increíblemente pequeña.

Una leve alteración en el equilibrio entre los océanos y el aire causaría un aumento mucho más severo del CO2 que cualquier cosa que podríamos producir.

El dióxido de carbono es esencial para el crecimiento mediante la fertilización de las especies de plantas Fito-planctónicas y marinas (como las gramíneas marinas) que lo toman directamente del agua. Este crecimiento se denomina fertilización con carbono.

Las plantas del planeta han aumentado la cantidad de dióxido de carbono que absorben desde 1960, como resultado directo de las emisiones de combustibles fósiles.

La evidencia de que el CO2 no resulta el principal motor del calentamiento en nuestro planeta es proporcionada por el calentamiento simultáneo de otros planetas y lunas en nuestro Sistema Solar, los cuales obviamente no tienen emisiones antropógenas de gases de efecto invernadero. Marte, Tritón, Plutón y Júpiter muestran también calentamiento global, debido al Sol, como la influencia dominante en la determinación del clima en todo el Sistema Solar.

  Artículo relacionado: Mitos del calentamiento global (primera parte)

¿Por qué las predicciones que se hicieron del calentamiento global no coinciden con los resultados? A principios de los años 1970 los científicos creían que el enfriamiento global estaba ocurriendo. Sin embargo, una vez que el planeta comenzó a calentarse, cambiaron de idea.

Los modelos climáticos que muestran el calentamiento global han estado equivocados una y otra vez desafortunadamente, casi todos los modelos que muestran enormes ganancias de temperatura han resultado incorrectos. Si los modelos climáticos y las predicciones sobre el calentamiento global no están siquiera cerca de ser correctos, ¿no sería más científico rechazar la acción apresurada basada en datos defectuosos hasta que pueda estudiarse más a fondo el problema?

Esta “pausa” en el aumento de las temperaturas planetarias desde finales de la década 1990 es el centro de un debate serio dentro de la comunidad climática. En pocas palabras, la teoría del calentamiento artificial no puede justificar una interrupción en la subida general de las temperaturas o por qué los modelos informáticos (programados para enfatizar una alta sensibilidad climática al CO2) son diferentes a las mediciones reales y observadas.

El tema se ha convertido en un caso político y ambiental, pero la ciencia que supuestamente lo avala no es válida. No hay calentamiento global significativo causado por el humano en el pasado o en la actualidad.

El CO2 no es el principal agente impulsor del clima global, pese a las prescripciones que están siendo formuladas actualmente por los climatólogos, alarmismo que pronostica una futura catástrofe basada únicamente en modelado de computadora defectuoso y que busca obligar a los políticos a prohibir el 80% (o aún el 100%) en el uso futuro de los combustibles fósiles. El calentamiento climático, ahora reformado en “Cambio climático”, está lejos de estar basado en la ciencia y mucho más relacionados con la filosofía política de hoy.

Tal masiva reducción del uso de combustibles fósiles haría perder la vida de cientos de millones de personas en los países en desarrollo, limitando al mínimo la asistencia médica y la infraestructura técnica, deteriorando las plantas de tratamiento de agua y residuales, dependientes del gas natural y del carbón, disminuyendo la producción de alimentos debido a la falta de refrigeración.

El viento y la energía solar son medios intermitentes de producción de electricidad, además de ser de bajo rendimiento y excesivamente caros, por su falta de fiabilidad, lo que nos obliga a sostener la producción energética de los fósiles del gas natural y del carbón. ¿No son suficientes los actuales fracasos de Europa y los experimentos de energía verde de Australia?

Si no hay un consenso científico de que el calentamiento global está ocurriendo causado por el humano, ¿por qué se sigue insistiendo que el CO2 es el motor general del calentamiento artificial y se sigue programando en modelos informáticos? Pero incluso se cuenta con la tecnología adecuada para ir reduciendo estas emisiones que provocan la actividad tecno-económica humana. La verdadera pregunta debe ser: si el CO2 no está conduciendo a este tenue calentamiento global, ¿qué lo provoca?

Del libro inédito Mitos del calentamiento global

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Alejandro
    Alejandro Junio 09, 15:01

    Que seudociencia más cutre la de este artículo. Mezclas falsedades con medias verdades o datos manipulados. La NOAA, la NASA, OMM, Copernicus, la ONU, el IPCC, el papa Francisco…..deben de ser todos gi.li.po.llaas. Por cierto, mírate los datos de temperaturas, claro que han aumentado los últimos 20 años. También ha disminuido el volumen de hielo marino en los dos polos, no sólo la extensión. Las temperaturas en los polos han aumentado más que en el resto del mundo (sobre todo en otoño e invierno en el Ártico) debido a que el efecto del CO2 es mayor cuando las temperaturas son alrefedor de -30°C. Mírate el DMI. Estudiate el tema, no seas gan.dul.

    Reply to this comment
  2. El Pollo
    El Pollo Junio 09, 21:35

    ya callate Alejandrotonto. El volumen de hielo del océano Ártico aumentó “significativamente” durante el último año, ya que este otoño se registró un incremento del 50% respecto al mismo periodo del año anterior, informó este lunes la Agencia Espacial Europea (ESA). https://actualidad.rt.com/ciencias/view/114475-volumen-hielo-artico-aumento-50%25

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami