Neo Club Press Miami FL

Morales, Maduro, Castro, Correa, Ortega… Galería del socialismo bolivariano

Morales, Maduro, Castro, Correa, Ortega… Galería del socialismo bolivariano

Morales, Maduro, Castro, Correa, Ortega… Galería del socialismo bolivariano
Octubre 28
03:12 2014

¿Sobrevivirá el Socialismo del Siglo XXI a la debacle venezolana? La reciente victoria de Dilma Rousseff en las presidenciales brasileñas, aun cuando perdiera en todas las ciudades importantes del gigante sudamericano, añade morbo a la pregunta. En cualquier caso, el famoso muñeco socialista resulta ser el mismo perro de hace medio siglo, pero con el collar más usado y una irresistible tendencia a mover la colita.

Aquí no pretendo desarrollar una radiografía del nuevo socialismo latinoamericano, procastrista y exuberantemente histriónico. Más bien se trata de explorar, brevemente, el perfil sicológico, mediático, público, de sus principales abanderados. Cinco destacan particularmente:

Rafael Correa. Probablemente, el menos idiota de los abanderados del socialismo del siglo XXI. Pareciera un hombre inteligente, pero su rencor a Estados Unidos, donde su padre fue encarcelado por tráfico de drogas –a causa de lo que después se suicidó–, debe haberle nublado las entendederas. Correa es el ejemplo perfecto de que el antiamericanismo o el socialismo bolivariano son, más que ideologías o tendencias de gente poco entendida, ideologías o tendencias de gente resentida.

Daniel Ortega. Un sobreviviente. Son ya míticos su alcoholismo y su despotismo rastrero. Es plano, burdo y con los años se ha vuelto aún más chapucero.

Evo Morales. Morales pudo ser un símbolo indígena y acabó siendo un payaso. No se detiene ante nada, al punto de haber sido capaz de protagonizar una hilarante “huelga de hambre” durante su presidencia, o de acusar a los pollos europeos del creciente amaneramiento latinoamericano.

Nicolás Maduro. La apoteosis. Lo inefable. El golpista venezolano no tiene sentido del límite ni conoce otras virtudes que las de los pajaritos, que suelen hacerse pasar por su mentor, Hugo Chávez, y hablarle al oído. Nacido para avergonzar para siempre a su país, es menos un hombre que una estrambótica serie de caricaturas.

Raúl Castro. El patriarca en ausencia de Fidel Castro, curiosamente, conoce sus limitaciones. A diferencia de un Maduro o un Morales, cuya promiscuidad escenográfica no respeta fronteras, sabe que tiene muy poco que ganar exhibiéndose públicamente. Pero está obligado a hacerlo, y a veces incurre en chapucerías inauditas, como la de cantar “en chino” en China, cosa desorbitante.

Alguien tal vez se preguntará: ¿y por qué no aparecen en la lista Cristina Kirchner o la reciente triunfadora Dilma Rousseff? A Dilma, atrapada en los escenarios y estructuras de una democracia parcialmente funcional, como la brasileña, no le queda otra alternativa que controlar como buenamente puede su tendencia a hacer el ridículo, y a ratos lo consigue. Y de Cristina, qué decir. Ha sobrepasado todos los límites y mejor que ella misma siga encargándose.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Venezuela y la OEA. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami