Neo Club Press Miami FL

Motivos para una estampida

Motivos para una estampida

Motivos para una estampida
Septiembre 03
13:08 2015

 

A ese hombre lo había visto un par de veces, de pasada, por cuestiones de trabajo. Tendría unos cincuenta años; de postura erguida, fornido, y de aspecto saludable para las condiciones de mediados de los 90 en Cuba.

Pasaron un par de meses y, cuando lo volví a ver, no lo reconocí. Era un anciano, de mirada opaca, demacrado, encorvado, de aspecto descuidado. “¿Cáncer?”, pregunté. “No”, me respondieron, “Sus tres hijos salieron en balsa hace un mes, y no llegaron… ”.

No he visto las imágenes del cuerpo sin vida del niño migrante, que se ahogó tratando de llegar a Europa, ni los cuerpos putrefactos encerrados en una camioneta a la orilla de una autopista austriaca. No quiero verlos. Pero he visto la desesperación de los refugiados del Medio Oriente tratando de cruzar las fronteras en Grecia y Macedonia, de los desesperados estancados en la estación de trenes de Budapest; los vi en Cojímar, armando sus balsas en el 93, y en Chiapas, cruzando el río Usumacinta, asediados por las Maras y la corrupción de los policías mexicanos.

También los veo por acá, podando jardines, en las cocinas de los restaurantes, en los estacionamientos de Home Depot, hacinados, tratando de ganar algo de dinero, malviviendo, a merced del oportunismo de un Trump o de la crueldad de la milicia de los rancheros de Arizona.

Todos han perdido algo: país, familia, la esposa, la infancia de sus hijos, un compañero de viaje. Huyen, sin distinción, en busca de mejores oportunidades. Huyen de sus políticos, de los fanáticos, de la miseria que los rodea. Algunos mueren bajo la cobertura de la gran prensa; otros, se ahogan a solas, o son enterrados en el desierto. Pero nada puede detener a los que huyen de males mayores.

Al hombre, entonces, ya no le quedan hijos, solo dolor. A otros, les quedan todos los motivos para seguir huyendo, y la esperanza de llegar a alguna parte.

Suerte para ellos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Alex Heny

Alex Heny

Habanero, hijo, padre, cubano, emigrante, escribidor. En ese orden, más o menos. Heny tiene esposa, tres hijos, un doctorado en Ingeniería y Ciencia de Materiales, y una gran disposición a opinar sin que se le pregunte. Actualmente vive con su familia en Long Island, Nueva York, ciudad donde edita el blog http://havaneroenny.blogspot.com/

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami