Neo Club Press Miami FL

Musulmanes, ¡a La Meca!

 Lo último
  • Degeneración del cubano, el mal mayor del castrismo El mayor daño hecho por los Castro a la nación cubana sin dudas es, sí, de carácter antropológico. No digo algo nuevo. Me descubrí coincidiendo con quienes comenzaron a decir...
  • Sobre el ente mamertiano   El lúcido amigo Ulises Fidalgo Prieto me ha pedido que defina filosóficamente al ente mamertiano. Bien, había escrito brevemente algo al respecto, disperso por ahí por las autopistas y...
  • Del nacionalismo y la pureza cultural en Cuba   La pureza cultural no existe. O al menos no existe en la mayoría de las regiones del mundo, y esa inexistencia ni siquiera forma parte de un fenómeno moderno,...
  • Cuando Cuba reía   Tras la caída del socialismo real en los países de Europa y el llamado desmoronamiento de la Unión Soviética, apareció el mágico y triste concepto con que bautizaron nuestra...
  • La educación en Cuba es un desastre   Hay muchos, especialmente en América Latina, que elogian hasta el delirio el sistema educativo de la Isla y la ven como un modelo para sus países. Se supone que...

Musulmanes, ¡a La Meca!

La Meca, ciudad natal de Mahoma, es la más importante de todas las ciudades santas del Islam

Musulmanes, ¡a La Meca!
julio 15
18:04 2016

 

Siempre se habla de lo políticamente correcto, de expresar con mesura las ideas y, sobre todo, de ser tolerante y respetuoso con el comportamiento ajeno. Yo, desde luego, comparto esos principios básicos, porque de alguna manera establecen reglas de convivencia. Pero cuando hay grupos que no desean la convivencia y tratan de imponerse por la fuerza y plantar el terror y la represión como modo de vida, hay que tomar medidas drásticas y definitivas, capaces de salvaguardar la vida civilizada y la concordia.

De manera que los Estados tienen el deber (la obligación) de tomar decisiones concertadas y cortar de raíz el terrorismo islámico. Más allá de la guerra que se libra hoy en día, con resultados notables pero lentos, deben tomarse medidas concretas. Todos los países occidentales deberían expulsar de sus territorios a todos los musulmanes (sin importar dónde hayan nacido) y enviarlos a la sagrada Meca, para que reorganicen sus vidas por allá. No musulmanes en Occidente, más seguridad para Occidente. Esa es una realidad.

Que todos los musulmanes no son monstruos del Estado Islámico, es cierto. Es más, la mayoría son personas honestas y religiosas. Pero la semilla de todos estos actos terroristas que vivimos hoy en el mundo, proviene del mundo musulmán, así que desgraciadamente deben pagar, como dice el refrán, justos por pecadores. A fin de cuentas, cuando algo terrible pasa nunca vemos a los musulmanes decentes y buenos salir a las calles a gritar y a protestar para defender lo mejor de su cultura y religión. Por el contrario, permanecen en silencio, un silencio que los hace cómplices del horror: ¡Para La Meca!

Sobre el autor

Luis de la Paz

Luis de la Paz

Luis de la Paz (La Habana, 1956). Escritor y periodista cubano, ha publicado los libros "Un verano incesante", "El otro lado", "Tiempo vencido" y "Reinaldo Arenas, aunque anochezca", entre otros. Entre 2001 y 2008 editó la revista virtual de literatura cubana El Ateje. Es Premio Museo Cubano de Ensayo por "Dulce María Loynaz, tránsito de una gran dama cubana", y Premio Lydia Cabrera de Periodismo en 2011.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami