Neo Club Press Miami FL

Neocastrismo y devenir

 Lo último
  • Los últimos cartuchazos del general Cuesta entender la seriedad con que algunos medios de información, así como muchos intelectuales e instituciones internacionales, asumen todavía las “noticias” procedentes de la dictadura cubana. Es un despropósito cuya...
  • El extemporáneo regreso a Numancia de Pablo Guadarrama Teníamos en Santa Clara a un señor académico que pasaba por filósofo: El ilustre y sapientísimo doctor Pablo Guadarrama. Al menos lo teníamos hasta que un buen día, muy apolíticamente,...
  • El comunipithecus vs la infinita interacción humana ¿Qué es el capitalismo y que entiende por ello el comunipithecus, subespecie que habita en varias partes y aún parece predominar en Cuba? ¿Será cierto que el derecho a poseer...
  • Lo mejor y lo peor de Trump a un año de su mandato Lo mejor de la presidencia de Donald Trump es haber rebajado sustancialmente los impuestos a las corporaciones. En un planeta ávido de inversiones internacionales es inteligente hacerlo. Hay que competir...
  • El hombre del año y el vicio de siempre Marcelo Odebrecht es el hombre del año en América Latina. Este ingeniero brasileño nacido en 1968, nieto del fundador de un enorme conglomerado empresarial, es el príncipe de los coimeros del planeta....

Neocastrismo y devenir

Neocastrismo y devenir
octubre 17
20:25 2015

 

Los Castro gobiernan sobre un campo minado, sobre un volcán en erupción que hace entrever un devenir mucho más explosivo tan pronto desaparezcan físicamente del escenario político insular y las cenizas de su “autoridad moral” (esas que residualmente ejercen como figuras históricas de Estado) se esfumen con ellos.

Todo parece indicar que se perfila una de esas tramas de poder que tanto Shakespeare como Maquiavelo retratarían con suma excelencia.

El neocastrismo, es decir, sus posibles herederos y sucesores (familiares, casta militar y policial, militantes del partido único), carecen no sólo de esa legitimidad histórica y moral sino de un proyecto político creíble más allá de perpetuar el legado de control y la fortuna de la elite castrista.

La ausencia definitiva de los Castro en el poder y la sucesión al mismo del neocastrismo (familiares y núcleo duro de la militancia, apoyados por la maquinaria coercitiva y propagandista del régimen) significa el fin de la autoridad histórica y el comienzo de un periodo político más bien cínico, es decir, sin fundamentos ideológicos y morales aceptables y, por tanto, sin capacidad alguna de cohesión social. A estas alturas el castrismo agotó todos sus conjuros ideológicos, sus argumentos racionales (socialistas, nacionalistas) que le permitieron sustancialmente sostenerse en el poder. Aunque todavía la coartada del bloqueo forma parte de las reservas del mito del “enemigo imperialista”, sospecho que al neocastrismo no le queda más alternativa que la defensa a ultranza de un legado inútil y ficticio. Un partido único, de perfil comunista, sin los líderes originarios ni más argumentos ideológicos que el apego al poder y el culto a sus “mitos fundacionales”, defendiendo además los postulados del capitalismo y el libre mercado, es tan fraudulento, descarado e insostenible que sólo puede desafiar el sentido común e imponerse mediante la política del miedo, la exclusión y la represión continua.

Es probable que esta incoherencia contradictoria y vacía del neocastrismo sea su talón de Aquiles y le conduzca a un desgaste político que, si no le empuja hacia la apertura democrática y las libertades civiles, le puede conducir a un estado de coma irreversible de tanto contener los muros que niegan acceso al poder a aquellas voluntades democráticas y civiles dentro y fuera de la isla. Es este un devenir político tan sombrío como incierto.

La temperatura de la indignación y el malestar de los cubanos puede alcanzar un estado de ebullición inimaginable. Puede dinamitar –en un alcance imprevisible e insospechado– la delicada y dramática tensión social que vive la isla; una situación que entre diásporas, exilios y represión sistemática se ha conseguido postergar pero que amenaza estallar con virulencia en cualquier momento.

Por supuesto, el castrismo ha previsto este escenario; de ahí que su jauría represiva se encuentre activa y disponible siempre para socavar cualquier brote civil, individual o colectivo que atente no sólo contra el patrimonio castrista sino contra la propiedad privada y el gradual asentamiento del capital y las inversiones extranjeras bajo su control. Es obvio que, en estas circunstancias, la relación estado-sociedad se agudice y la vida bajo ese sopor esté condenada a un tenso cinismo, a la simulación y la hipocresía como arte de la supervivencia, al oxímoron de una insumisa obediencia y a la espera de que el caldo de tanta erupción haga que el volcán estalle.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Julio Fowler

Julio Fowler

Julio Fowler (Santa Clara, 1964). Actor, poeta, crítico, cantautor y productor musical. Profesor y director de Teatro, ha publicado el poemario “Las profecías de Alsine” (Ediciones Vigía, 1988) y su poesía aparece en antologías como “Retrato de Grupo” y “Un grupo avanza silencioso”. Entre los discos que ha editado se cuentan “Dale Mambo” (2003), “Buscando mi lugar” (2006), “Utopías” (2009), “Factoría Autor” (2011) y “Ligeros de equipaje” (2012). Reside en Madrid.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Radio Viva 24

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Ray Faxas

Cuatro tristes cubanos y un libro feliz

Ray Faxas

Mi casa es breve, solo está en mis ojos. Pero es de noche, soy patria, estoy cansado― y no encuentro mis ojos por ninguna parte. (La guerra de los dioses,

Leer más
  Félix Rizo

Jiribilla

Félix Rizo

Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He

Leer más
  Gastón Baquero

Cristo en Navidad

Gastón Baquero

En los observatorios astronómicos chinos se anotó esa noche un raro fenómeno en la esfera celeste. Los hombres de ciencia, los técnicos, se limitaron a inscribir en sus tablillas el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami