Neo Club Press Miami FL

Nicolás Guillén, cuatro leyendas

 Lo último
  • Nicolás Guillén, cuatro leyendas   El poeta cubano Nicolás Guillén era de apellido Batista por parte de madre. Doy mi palabra que es así y que yo no tengo la culpa. Se llamaba Nicolás...
  • Instrucciones para que no te llamen fascista en Wynwood   1- Hay que celebrar cualquier cosa que diga Madonna; también cualquier cosa que diga Sean Penn, aunque ya estén separados. 2- Hay que protestar contra la Guerra de las...
  • Agua que no has de beber   Tal vez nadie recuerde el cuento ‘El rey sabio’, de Khalil Gibran, en el cual los habitantes de un reinado se vuelven locos después de tomar agua de un...
  • ¿Si fueras un billete de 100 Bs, a dónde irías?   En la isla del Dr. Madureau, el papel sobre el cual se imprime la moneda vale mucho más que la moneda misma. Ya se conocen las consecuencias de situaciones...
  • La Isla del Dr. Madureau   Herbert George Wells no sabía que algún día, en una época aciaga del siglo XXI, alguien trataría de encarnar a uno de los personajes de su famosa y polémica...

Nicolás Guillén, cuatro leyendas

Nicolás Guillén, cuatro leyendas
febrero 05
10:11 2017

 

El poeta cubano Nicolás Guillén era de apellido Batista por parte de madre. Doy mi palabra que es así y que yo no tengo la culpa. Se llamaba Nicolás Guillén Batista. Hago la aclaración para que no se le confunda con el cineasta cubano, preso en el Castillo del Morro en una época, llamado Nicolás Guillén Landrián.

Nicolás Guillén Landrián no era un impostor sino un sobrino. A Guillén le molestaba que el muchacho, que estaba preso por sus ideas liberales, le usurpara el nombre y su apellido, pero todavía no ha habido una revolución tan radical como para quitarles los nombres a las gentes. Las fábricas sí, y la casa, y hasta las camisas. Pero el nombre es demasiado. Acabaría armándose una confusión tremenda.

Así que Don Nicolás tuvo que conformarse con la idea de que su sobrino también llevara a cuestas las catorce letras famosas. Las catorce letras y los dos acentos en las últimas sílabas (algo había que tener agudo, ¿no?)

-¿Nicolás Guillén?

-El mismo.

-¿Pero no estaba preso?

-(Con gesto hosco.) Es mi sobrino.

-¿Y por qué está en la cárcel?

-Es que ahora la cárcel es para todos, como las playas.

Aclarada esta confusión, pasemos a la otra. A Nicolás a veces se le confundía con Jorge, el fino poeta español de la generación del 27. De acuerdo con todos los síntomas el equívoco surgió no porque fuera español, ni poeta fino ni de la generación del 27.

-Debió ser que los dos se llamaban Guillén.

-Exacto.

Nicolás era cubano por dos costados y africano por los otros dos. Nada de español. Tampoco era un poeta fino, sino facilón y jacarandoso. Es muy bonito eso de «Sensemayá que le doy con un palo», pero no es fino. Guillén –Nicolás– más que un poeta era un guarachero que no sabía música. Era como Machín, o como Rolando Laserie, pero sin corcheas.

-Efectivamente, no se parecía a Jorge Guillén.

Ni tampoco a la generación del 27. En 1927 Guillén no pertenecía a ninguna generación, sino al cuerpo de censores del dictador Gerardo Machado. Cuando cayó la dictadura, tuvo que salir escondido del periódico El Heraldo. Las turbas le buscaban para arrastrarle.

-A lo mejor allí se inspiró para aquello de «Sensemayá que se arrastra».

-A lo mejor. Lo cierto es que si no se esconde le dan con un palo.

Bien: dejo en claro que Guillén no era su sobrino ni él era poeta español. Ahora la confusión que pudiera presentarse es por lo de Nicolás. Hay gente tan despistada que pueden llegar a creer que quien fuera una vez candidato al Nobel era en realidad Papá Nicolás.

-Claro, como Guillén escribió aquello de Papá Montero…

-Es usted listísimo. Según el materialismo dialéctico Papá Nicolás era un canalla rumbero, pero de la burguesía.

No debe equivocarse el lector. Guillén no era Papá Nicolás, el personaje que regala juguetes en Navidades. Bien es verdad que el Nicolás cubano era gordo y andaba en una limousine que parecía un trineo, pero hay una diferencia esencial. Nicolás nunca regaló nada. A nadie. Jamás. Pedir, sí. Siempre y a todo el mundo, incluyendo al Partido Comunista, al que tenía seco con sus viajes a París y sus comilonas.

Después de su experiencia de censor no volvió a trabajar. Blas Roca solía decir que Guillén era el único comunista que había mantenido toda su vida la consigna de huelga general. Un caso monstruoso de disciplina. No rompió la huelga nunca. Ni una hora. Ni un minuto. Ni siquiera hacía sonetos voluntarios.

Desbaratada la tercera confusión queda una cuarta leyenda, más o menos malévola, que afirma que Guillén era un buen poeta, pero una mala persona. Ese es un infundio de la CIA. Es al revés. Como poeta era malo, pero como persona excelente.

Una primera versión de este artículo apareció en “De la literatura considerada como una forma de urticaria” (1980). Cortesía de: http://www.elblogdemontaner.com/
Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner ( La Habana, 1943). Escritor y periodista. Ha publicado alrededor de treinta libros, varios traducidos al inglés, el portugués, el ruso y el italiano, entre ellos las novelas "La mujer del coronel", "Otra vez adiós" y "Tiempo de canallas". La revista Poder lo ha calificado como uno de los columnistas más importantes en lengua española, y en 2012 Foreign Policy lo eligió como uno de los 50 intelectuales más influyentes de Iberoamérica. Reside entre Madrid y Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami