Neo Club Press Miami FL

Nietzsche, Estados Unidos y el superhombre

 Lo último
  • Keynes, el diseñador Siempre que hay una crisis resucitan a Keynes. Cuando se venía abajo el mercado inmobiliario, como parte de la recesión que estallaba a mediados del 2007, el nobel Paul Krugman...
  • Las formas de la idea de Cuba 1 Partamos de afirmar que, desde el punto de vista de quienes hemos soñado siempre con obtener colectivamente la mayor ventaja de la Isla en que nos tocó nacer, las...
  • Para entender el pensamiento político de Martí Suele señalársele al pensamiento de José Martí un alto grado de inconsistencia, de ambigüedad incluso. Partamos de que ningún pensador es plenamente consistente consigo mismo. Un pensador suele verse obligado...
  • El 4 de julio, los masones y Luis XVI   En 1776, las Trece Colonias de la Corona inglesa en América del Norte constituían ya, moral e ideológicamente, una nación. Lo inútil de la petición de derechos a la...
  • Corrupción e historia Michel Temer, el presidente de Brasil, teme acabar en la cárcel acusado de corrupción. Pudiera ser. Es la hora de la justicia y los Odebrecht de ese mundo están cantando...

Nietzsche, Estados Unidos y el superhombre

Octubre 19
13:11 2011

1-abc_nios-playaLa única revolución posible, capaz de conducir a un estadio superior en la evolución sociocultural de la especie, es la revolución interior. La individual. El gran salto en consonancia con el crecimiento interior. De ahí que la única revolución verdaderamente perdurable, exitosa en el tiempo, haya sido la americana. Precisamente porque está estructurada en base al derecho individual.

La constitución estadounidense garantiza la igualdad de oportunidades, la igualdad ante la ley, no la igualdad de clases o la igualdad de resultados. Garantiza no el derecho al paraíso en la tierra, que es lo que aparentemente han pretendido institucionalizar, sin el menor éxito, las revoluciones tradicionales o colectivistas, desde la rusa o la francesa hasta la cubana, sino el derecho a alcanzar el paraíso en la tierra –si ello fuera posible– a través de la constancia, el positivismo y la responsabilidad individual. Es en este contexto que el superhombre juega un papel determinante.

Superhombre es aquel individuo contra el que el oleaje de la Historia, o de la adversidad, se estrella inútilmente. Como lo entendiera Nietzsche, no se trata del más inteligente o el más fuerte o el más acaudalado, sino de aquel cuya capacidad constituye una filosofía de vida, una manera de interpretar la realidad más práctica y flexible –más creativa– que las tradicionales. Téngase en cuenta que, en términos nietzstchenianos, el superhombre es el niño. Únicamente desde la despreocupación y la concentración de aquel que juega –una cosa no excluye la otra, sino que, paradójicamente, la complementa– pueden asumirse las pequeñas tragedias cotidianas constructivamente, festivamente, triunfalmente. Con total independencia.

Lo extraordinario de Estados Unidos consiste en que por primera vez en la Historia surge un país en el que la correlación de fuerzas entre el ser dependiente y el independiente se inclina a favor del segundo. El superhombre es mayoría en Norteamérica, o al menos fue lo suficientemente numeroso en sus orígenes como para cimentar una cultura, una visión de la realidad y de la Historia, que ha sobrevivido al gregarismo. En cualquier caso, esto no puede ser tomado como un hecho ordinario, sino a la inversa. Se trata de un episodio histórico asintomático en tanto reflejo de la naturaleza humana, o de la capacidad del individuo en tanto producto segregado por una filosofía y una moral predominantes en Occidente, y en general en todo el planeta.

Estados Unidos es la modernidad en lucha con el pasado, el futuro antes de tiempo, atravesado entre la prehistoria y la postmodernidad. Un futuro en permanente fuga, terreno fértil para los juegos de rol. El escenario como significado, carretera sobre la que el protagonista despliega su persecución interminable, su individualidad vertiginosa. “El asceta. El mercader. El explorador”. Como afirma Octavio Paz, se trata de un país fuera de la Historia.

La Declaración de Independencia estadounidense adelantó la idea revolucionaria, futurista, de que el ciudadano tiene derecho a la libertad y a la búsqueda de la felicidad. Léase detenidamente: no a la felicidad, sino a la búsqueda de la misma. Una búsqueda que adopta tantas formas como las características del individuo que la emprende, pero que sólo le viene como anillo al dedo, en toda su rotundidad y alcance, al superhombre. Aquel individuo que ha aprendido, desde la seriedad con la que jugaba cuando era niño, que la vida no es más que eso: un juego de rol.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami