Neo Club Press Miami FL

Niña que trepa

Niña que trepa

Niña que trepa
junio 25
12:18 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

Boca sucia, mano para atrapar el soliloquio
que monta a la honda palmera donde truena el sol.
Allí se va lo que digo, no hay quien escuche el sonido de las quejas
mientras las mordeduras de los mosquitos
nos arden y punzan las palabras
que se deshojan cuando el viento sopla fuerte
y se lleva también las moscas y los sinsontes.
La mano dura de mi abuela pesa
sobre el borde de la boca
te enseñaré con los puños lo que no te enseñan en la escuela
el sol es un astro divino, no lo puedes tener todo
Me digo, niña, que te rompes el coco
y te rayas la existencia en la pose de un tronco
menéate al viento, junto a la palma y gózate el placer de ser vivida
mientras la corriente del río se desborda bajo los anchos mundos
que solo alcanzarás desde allá arriba.
Sigue trepando y no olvides el fruto,
llega, que te enciendan los cocuyos el camino,
llega coja, llega ciega, llega sin la piel, pero llega,
jadea la cuesta, simbolízate un seno, como en la guerra
un santo, y canta a la sombra que va llegando lenta
y no dejes el sol, ni la palma en tu vientre
saca el mármol, los dientes y la nevera vacía.
Niña, llega sin alma, que la luna te espera.

Sobre el autor

Sussette Cordero

Sussette Cordero

Sussette Cordero Sotero nació en Guanajay, Cuba, en 1982. Bibliotecaria. Poeta y narradora. Egresada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, ha trabajado como editora en la revista cultural Esquife. Ganadora del concurso Internacional de Poesía Editorial Lamás Médula, en Argentina. Ha publicado los poemarios 'Yo maté a Marilyn Monroe' y 'Arar la sombra'

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami