Neo Club Press Miami FL

No hay una muerte

 Lo último
  • José Martí me escucha mientras llueve Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si...
  • El Punto Nemo Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le...
  • Testamento del cautivo                   La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario....
  • Resolución                   me ocultaré en las aguas sin comulgar la hostia de cada día      (un rostro en la pared      dos orejas en...
  • Amor y odios                   Salva quien te salva. Odia quien te odia, al margen del perdón frente a la única verdad: Úvula pariendo toda la...

No hay una muerte

No hay una muerte
septiembre 24
21:54 2015

para Armando Añel

 

¿Qué es la muerte? Si todavía no sabemos lo que es la vida,
¿Cómo puede inquietarnos el conocer la esencia de la muerte?
Confucio

Preludio

 

 

Aclarando lo oscuro: esto no es mortuorio, tampoco platónico,
es terrenal. No es poético, ni una teoría, aunque lo inspira la visión
Añel. Es mi manera de sentir. Nadie sabe lo que pasa cuando
la vida se apaga. ¿La vida se apaga?
¡Oh, qué importante es la muerte que yo quiero vivir!

Adagio

No hay una muerte, ni única ni celestial,
ni cenizas que resurgen del vacío.
Ni biología ni esqueleto, ni hado desintegrador.

Hay muchas muertes en el que no quiere morir.
No muere la roca en la casa del tiempo,
no muere la hojarasca en el viento de otoño.
Nacen otra vez las flores, nacen tus genes en el
mismo asteroide.

Y vuela tu polvo y el hálito vuela, ese eterno
vuelo que jamás nos mata.

No hay una muerte así, semejante al nicho de
la tierra, carne que se agusana y desdibuja.
No hay eso lloroso, ese fantasma que puebla
la duna, ese desengaño descompuesto.

Hay muchas muertes en el que no quiere morir,
tu peregrina estancia, el viaje incompleto, la
carcoma de tu piel; te bastó ser Sísifo, materia
resignada, te bastó ser humano y pecador.

No te regaste como semilla, no quisiste ser dios,
dejaste que cavaran tu tumba,
y después de todo quisiste morir.

Hay muchas muertes en el que quiere morir.
No muere la roca en la casa del tiempo.
Lo eterno no muere, si no quieres morir.

La muerte no existe, el hálito vuela,
vuela tu polvo en el mismo asteroide,
vuela genético, vuela abundante.
Oh, qué importante es la muerte,
que yo quiero vivir.

Sobre el autor

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga es un periodista freelance, además de dedicarse a la arquitectura, la fotografía de viajes y la historia del arte. Actualmente investiga el patrimonio cultural de México, donde reside. Es miembro de la Asociación de Amigos de los Castillos de Puerto Rico y de la junta de editores de la revista Herencia, en Estados Unidos. Ha publicado en periódicos y revistas de varios países y recibido premios por sus trabajos. Es autor de "La ciudad de los castillos" (2006) y de las novelas "Cornatel, el secreto español" (2014) y "Bonos chinos. Todo se sabe en la vida" (2015).

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Presentación del libro “EL PRESIDENTE”, de Carlos Alberto Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Relajo y olvido

José Hugo Fernández

Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre

Leer más
  Frank Castell

José Martí me escucha mientras llueve

Frank Castell

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si

Leer más
  Delio Regueral

El Punto Nemo

Delio Regueral

Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami