Neo Club Press Miami FL

No hay una muerte

 Lo último
  • No me hables más                   El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia...
  • Como un sueño holandés devorado por su vanidad pongo en la mano del poeta / vecino el sol de mi patio interior/ y no resiste. Luis Yuseff   Poetas, qué miseria la nuestra, aquí...
  • Epílogo                   Soy el que imitó a Xolotl, a quien le hicieron la peor caricatura del siglo, y cuando bajaba las escaleras le...
  • Jiribilla Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He...
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...

No hay una muerte

No hay una muerte
septiembre 24
21:54 2015

para Armando Añel

 

¿Qué es la muerte? Si todavía no sabemos lo que es la vida,
¿Cómo puede inquietarnos el conocer la esencia de la muerte?
Confucio

Preludio

 

 

Aclarando lo oscuro: esto no es mortuorio, tampoco platónico,
es terrenal. No es poético, ni una teoría, aunque lo inspira la visión
Añel. Es mi manera de sentir. Nadie sabe lo que pasa cuando
la vida se apaga. ¿La vida se apaga?
¡Oh, qué importante es la muerte que yo quiero vivir!

Adagio

No hay una muerte, ni única ni celestial,
ni cenizas que resurgen del vacío.
Ni biología ni esqueleto, ni hado desintegrador.

Hay muchas muertes en el que no quiere morir.
No muere la roca en la casa del tiempo,
no muere la hojarasca en el viento de otoño.
Nacen otra vez las flores, nacen tus genes en el
mismo asteroide.

Y vuela tu polvo y el hálito vuela, ese eterno
vuelo que jamás nos mata.

No hay una muerte así, semejante al nicho de
la tierra, carne que se agusana y desdibuja.
No hay eso lloroso, ese fantasma que puebla
la duna, ese desengaño descompuesto.

Hay muchas muertes en el que no quiere morir,
tu peregrina estancia, el viaje incompleto, la
carcoma de tu piel; te bastó ser Sísifo, materia
resignada, te bastó ser humano y pecador.

No te regaste como semilla, no quisiste ser dios,
dejaste que cavaran tu tumba,
y después de todo quisiste morir.

Hay muchas muertes en el que quiere morir.
No muere la roca en la casa del tiempo.
Lo eterno no muere, si no quieres morir.

La muerte no existe, el hálito vuela,
vuela tu polvo en el mismo asteroide,
vuela genético, vuela abundante.
Oh, qué importante es la muerte,
que yo quiero vivir.

Sobre el autor

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga es un periodista freelance, además de dedicarse a la arquitectura, la fotografía de viajes y la historia del arte. Actualmente investiga el patrimonio cultural de México, donde reside. Es miembro de la Asociación de Amigos de los Castillos de Puerto Rico y de la junta de editores de la revista Herencia, en Estados Unidos. Ha publicado en periódicos y revistas de varios países y recibido premios por sus trabajos. Es autor de "La ciudad de los castillos" (2006) y de las novelas "Cornatel, el secreto español" (2014) y "Bonos chinos. Todo se sabe en la vida" (2015).

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami