Neo Club Press Miami FL

No hay una muerte

 Lo último
  • La mujer de Lot Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una...
  • Ojo de gacela trunca                     Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos...
  • Esas cosas pequeñas, pequeñitas                     1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de...
  • El arte de olvidar Sólo eso importa: hasta el final, vivo y ardiente. Boris Pasternak               llegará un día en que todo sea oscuro como el vientre de...
  • Donde el mármol se apiada de las islas                   Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen...

No hay una muerte

No hay una muerte
septiembre 24
21:54 2015

para Armando Añel

 

¿Qué es la muerte? Si todavía no sabemos lo que es la vida,
¿Cómo puede inquietarnos el conocer la esencia de la muerte?
Confucio

Preludio

 

 

Aclarando lo oscuro: esto no es mortuorio, tampoco platónico,
es terrenal. No es poético, ni una teoría, aunque lo inspira la visión
Añel. Es mi manera de sentir. Nadie sabe lo que pasa cuando
la vida se apaga. ¿La vida se apaga?
¡Oh, qué importante es la muerte que yo quiero vivir!

Adagio

No hay una muerte, ni única ni celestial,
ni cenizas que resurgen del vacío.
Ni biología ni esqueleto, ni hado desintegrador.

Hay muchas muertes en el que no quiere morir.
No muere la roca en la casa del tiempo,
no muere la hojarasca en el viento de otoño.
Nacen otra vez las flores, nacen tus genes en el
mismo asteroide.

Y vuela tu polvo y el hálito vuela, ese eterno
vuelo que jamás nos mata.

No hay una muerte así, semejante al nicho de
la tierra, carne que se agusana y desdibuja.
No hay eso lloroso, ese fantasma que puebla
la duna, ese desengaño descompuesto.

Hay muchas muertes en el que no quiere morir,
tu peregrina estancia, el viaje incompleto, la
carcoma de tu piel; te bastó ser Sísifo, materia
resignada, te bastó ser humano y pecador.

No te regaste como semilla, no quisiste ser dios,
dejaste que cavaran tu tumba,
y después de todo quisiste morir.

Hay muchas muertes en el que quiere morir.
No muere la roca en la casa del tiempo.
Lo eterno no muere, si no quieres morir.

La muerte no existe, el hálito vuela,
vuela tu polvo en el mismo asteroide,
vuela genético, vuela abundante.
Oh, qué importante es la muerte,
que yo quiero vivir.

Sobre el autor

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga es un periodista freelance, además de dedicarse a la arquitectura, la fotografía de viajes y la historia del arte. Actualmente investiga el patrimonio cultural de México, donde reside. Es miembro de la Asociación de Amigos de los Castillos de Puerto Rico y de la junta de editores de la revista Herencia, en Estados Unidos. Ha publicado en periódicos y revistas de varios países y recibido premios por sus trabajos. Es autor de "La ciudad de los castillos" (2006) y de las novelas "Cornatel, el secreto español" (2014) y "Bonos chinos. Todo se sabe en la vida" (2015).

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Luis Jiménez Hernández

Los peces no bailan rumba

Luis Jiménez Hernández

Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami