Neo Club Press Miami FL

Nostalgia del artrópodo rumbero

 Lo último
  • El perro de las dos gandingas Es difícil ser indiferente ante el recuerdo de las posadas. Lo es al menos para todo habanero que tuviese más de 16 años en alguna de las últimas décadas del...
  • Cuba, la isla que quiso ser continente Un cuadro de la pintora Sandra Ramos —La isla que soñaba con ser continente— refleja mejor que cien cuartillas minuciosamente manuscritas la dimensión de lo cubano en algunas de sus...
  • Corporativismo monopolista y ley de hierro oligárquica Desde la toma del poder por el fascismo en Italia, la economía de ese país devino economía planificada y cerrada con vistas a la guerra. El Duce se inspiró en...
  • El totalitarismo, notas al margen El totalitarismo es una revolución permanente animada por una voluntad cuyo radicalismo es tal que podría definirse como satánica. Digo esto porque su máxima intención pasa por re-crear el mundo...
  • Una apuesta factible Contrasta grandemente la actitud que hasta ahora ha asumido el poder cubano tras la contundente declaración de Donald Trump del 16 de junio en Miami. Sabemos que Raúl Castro no...

Nostalgia del artrópodo rumbero

Nostalgia del artrópodo rumbero
Junio 13
18:52 2016

 

Entre las muchas locas que han zapateado las calles de La Habana, ninguna es tan memorable como La China. No hay habanero con más de cuarenta años de edad que no la recuerde con agrado, o con una sonrisa al menos. Lástima que resulte tan difícil conseguir una foto suya, carencia que no debieran perdonar nuestros nietos. Aunque, por fortuna, todavía hoy somos muchos los que ante su simple mención, ya la vemos ahí delante, gozadora y dicharachera, con su boca roja abierta de oreja a oreja, la mirada pícara, el rostro todo embadurnado de colorete, el pañuelo chillón en la cabeza, la infaltable cartera, ingeniándoselas con mil ocurrencias para divertirnos, y sin dejar de moverse con aquellas piernas largas, flacas, escarranchadas, como las de un artrópodo rumbero.

En tiempos del soviet supremo, con la solemne gala, el partido inmortal, la sangre derramada y los discursos terroríficos asediando a toda hora nuestra ligereza criolla, aquel ambiente de relajo que en unos minutos armaba a su alrededor La China, caía como un soplo de aire fresco en nuestra atmósfera de plomo.

Eran los últimos años 70 y los primeros 80. La China aparecía de pronto en cualquier cola, en las afueras de la heladería Coppelia, en una parada o a bordo de las más diversas rutas de guagua. Y bastaba con su mera presencia para atraer completamente la atención del público. El arsenal de sus dicharachos, inteligentes, agudos, atrevidos, es otro tesoro perdido sin remedio para la cultura popular cubana. En especial le complacía dispararlos en las guaguas repletas de pasajeros, donde desgranó más de una perla de antología.

“Si está bien parada, da lo mismo por delante que por atrás”. Así se burlaba de la regla que exige a los pasajeros subir al ómnibus por la puerta delantera y descender por la trasera. Y de paso, ella misma desobedecía la regla bajando siempre por delante, pero bajaba de espaldas sólo para decirle al chofer: “Mira, chino, me voy de espaldas para que parezca que me vengo de frente”. Todos éramos “chinos” para La China, cuyo nombre real nadie o casi nadie llegó a conocer.

En cambio, fue ampliamente conocida y comentada entre los habaneros cierta especulación sobre su origen de familia adinerada, antiguos propietarios, según vox pópuli, de la llamada Casa de los tres kilos, una de las tiendas más famosas de la capital, a la que, luego de expropiada por el régimen, apodarían Yumurí.

Siempre creí que el comentario sobre La China como posible expropiada por la revolución no era sino de una de esas leyendas que suelen tejerse en torno a los personajes populares. Sin embargo, la suerte iba a convertirme en testigo de la confirmación de la verdad en voz de ella misma. Tal vez fuera la única vez que La China habló en serio durante aquellos años de sus aventuras como artrópodo rumbero.

Una mañana, me encontraba yo en la parada de la ruta 74, en calle G y 25, en el Vedado. La gente se aglomeraba en espera de la guagua. Y allí desembarcó ella, bailando y poniendo en órbita sus locas paremias. En algún momento, un policía que estaba entre el público repitió en voz baja el ya tan cacareado comentario sobre su origen. Y para rematar, dijo: “Yo no sé dónde habrá metido todo el dinero que tenía”. Fue suficiente. La China, que se había mantenido alejada y al parecer completamente ajena al comentario, dejó de bailar y vino a situarse justo frente al policía para preguntarle, con el rostro grave y los ojos llorosos: “Cómo que tú no sabes dónde está nuestro dinero. Pero si ustedes fueron los que se lo robaron, cómo no vas a saber. Mi familia se fue para Puerto Rico y yo me quedé aquí, porque esto es lo que me gusta, pero ellos no se llevaron el dinero que me tocaba, fueron ustedes quienes me lo robaron”.

Dicho esto, se viró al otro lado para seguir desgranando sus prendas como si nada hubiera ocurrido.

Y así continuaría, hasta un día en que dejamos de verla tan repentinamente como apareció. Hay quien dice que la internaron en el asilo Santovenia, en el Cerro. En todo caso, si no fue a esa, pudo haber sido llevada (de espaldas para que pareciera que la traían de frente) a otra institución cualquiera, apartándola del foco de sus influjos subversivos. Y allí debe haber muerto tal vez, muy seriamente, destinada por el diablo a perturbar la paz de los solemnes sepulcros.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó como periodista para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Tiene 16 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

¿Será eterno el adiós de Labrador Ruiz?

José Hugo Fernández

Muerto en Miami, en 1991, a los 89 años de edad, el escritor Enrique Labrador Ruiz es distinguible aún hoy entre lo más avanzado de la moderna narrativa cubana. Sin

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami