Neo Club Press Miami FL

Nuestro futuro extraterrestre

Nuestro futuro extraterrestre

Nuestro futuro extraterrestre
febrero 12
15:16 2015

En los miles de millones de años de futuro que le esperan a la especie humana, se producirá algo más que una simple adaptación evolutiva a nuevos nichos: ocurrirá la alteración radical de su biotipo genético, en correspondencia a cómo la humanidad irá enfrentando su destino.

Alcanzado el mejoramiento biotécnico, los humanos podrán optar por el implante de sensores útiles para la asimilación de información y conocimientos y el perfeccionamiento de sus aptitudes. En el plazo de varios milenios, la ingeniería genética, y otras ciencias que surgirán, dispondrán de la habilidad para construir seres con una vida lo suficientemente larga para extenderse a decenas de miles de años, en la cual los viajes hacia otras galaxias representarán sólo una fase en una existencia que hoy podría considerarse casi inmortal.

Tras el envejecimiento del físico humano es verosímil ensayar con la preservación de la memoria y de la conciencia, de la experiencia psíquica de cada individualidad humana, y su transferencia y preservación de cada individualidad a otros cuerpos o receptáculos artificiales. En este punto, el salto que se logrará en el proceso del pensamiento escapa a nuestra actual comprensión.

Es posible predecir que dentro de uno o dos millones de años los descendientes extraterrestres del homo sapiens, esparcidos por toda la Vía Láctea, exhibirán una diversidad morfológica y adaptación, un talento y una acumulación científica y cultural tan extraordinaria, que sorprendería imaginarla a los actuales humanos. Al desaparecer en nosotros el horror a la soledad y al vacío cósmico que, desde los inicios, nos ha acompañado en nuestra psiquis, mitos, religiones y filosofías —-el síndrome de la vida eterna de Gilgamesh—-, se armará la especie con una nueva dimensión psico-filosófica y una sensación de perdurabilidad que nos permitirá a superar los arcaicos valores de nuestra civilización terrestre, que aún concede supremacía a la propiedad material, a lo físico por encima lo intelectual y el desdén por nuestros propios congéneres.

Como hace millones de años, en los inicios de nuestro desarrollo homínido a partir de otras especies, las fuerzas de la evolución se desatarán, pero esta vez promovidas conscientemente, y el humano será el receptor genético, la plantilla de diseño que dará paso a una inmensa familia de diferentes especies homínidas. Nuestra habilidad para determinar el medioambiente, y nuestros genomas, nos encaminarán a la morfo-especialización dirigida. En las eras venideras no habrá un género humano único, sino múltiples prototipos, una miríada de entidades inteligentes independientes y divergentes en lo social, lo cultural y lo biológico.

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Manuel Gayol Mecías
    Manuel Gayol Mecías febrero 13, 00:31

    Excelentísimo, me encantan las cosas que escribe mi amigo Juan F. Benemelis, y junto a su sabiduría, otra de las cosas que más me impresionan de él es ese optimismo científico e intelectual que derrocha, con lo que estoy muy de acuerdo. Aún, que yo sepa, los cubanos escritores no le hemos rendido el merecido homenaje que este gigante de las letras y el humanismo merece. Un abrazo Juan, tu amigo Manuel

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más