Neo Club Press Miami FL

Obama y el fracaso del acercamiento a Cuba

 Lo último
  • ¿Quién está seguro de no ser manipulable?   Entre los más famosos experimentos de la psicología social está considerado aquel que en los años sesenta, del siglo XX, llevó a cabo Stanley Milgram, en la Universidad de...
  • Europa, Trump y otras mentiras del montón   Donald Trump es considerado en Europa un populista paradigmático y la encarnación de lo políticamente incorrecto. Se ha atrevido a celebrar el Brexit y a poner en entredicho la...
  • La revolución de la honradez   Parece que el siglo XXI no será el de otro socialismo trasnochado, como pretendían algunos descerebrados empedernidos, sino el de la honradez, compañera imprescindible de la democracia liberal. Me...
  • La infección del fidelismo   Es para sonreír el último dictado que lanzó Fidel Castro, prohibiendo el uso de su nombre en lugares o programas o anuncios públicos, con el supuesto objetivo de evitar...
  • Trump y Cuba: ¿Periodo Especial dinástico o guerra civil?   Vamos a abstraernos un poco. Supongamos, y puede suceder perfectamente, que tras el 20 de enero de 2017 la nueva administración estadounidense, con Donald Trump a la cabeza y...

Obama y el fracaso del acercamiento a Cuba

Obama y el fracaso del acercamiento a Cuba
enero 13
19:04 2016

 

Durante su discurso sobre el estado de la Unión, ayer martes, Barack Obama, el presidente en su último año en Washington, ha puesto el restablecimiento de relaciones con la dinastía castrista como ejemplo de la nueva era diplomática que promulga. Señaló que 50 años “de aislar a Cuba” no lograron promover la democracia en la Isla y “por eso restauramos relaciones diplomáticas, abrimos la puerta a viajes y comercio y nos posicionamos para mejorar las vidas del pueblo cubano”. Según Obama, el camino pasa por acariciar al perro rabioso, esto es, al régimen en el poder. Así, instó al Congreso: “reconozcan que la guerra fría se acabó. Levanten el embargo”.

¿Un error emocional, de procedimiento o de cálculo? Porque cabe insistir en que Cuba nunca ha estado aislada, y en los últimos 30 años ni siquiera por Estados Unidos. El camino radical emprendido por Obama el 17 de diciembre de 2014 ya llevaba décadas recorriéndolo casi todo el mundo, especialmente la Europa calculadora y buenista de los Zapatero y Hollande, para no hablar ya de América Letrina. El castrismo sigue en pie por tres poderosas razones, una de las cuales ha sido precisamente la incapacidad que para aislarlo han mostrado prácticamente todos los gobiernos civilizados del planeta. Incapacidad inducida, por supuesto: interesada. Porque muchos son los intereses en juego: mucho el antiamericanismo y demasiada la especulación.

Mejor que nadie se engañe. Lo que ha fallado no ha sido el aislamiento, sino su ausencia. Lo que ha demostrado escandalosamente su inviabilidad, en términos de democratización, es el acercamiento especulativo a los Castro y su dictadura. Y lo que ha habido detrás del histórico relajamiento europeo ante las violaciones a los derechos humanos en Cuba no ha sido únicamente –y desde luego, no principalmente– una táctica de apaciguamiento enfilada a acicatear el espíritu supuestamente aperturista del neocastrismo. Ha sido más bien puro mercantilismo, afán de ganancia, posicionamiento para el día después. La vieja Europa continúa acariciando la creencia de que una vez implantado en la Isla el llamado modelo chino sus empresas e inversionistas participarán con ventaja en la piñata posfidelista, beneficiándose de buena parte del capital norteamericano en juego. Y es verdad que la enfermedad infantil del egotismo padecida por Obama ha enfilado en esta dirección, dándole la razón al final a quienes se afilaban los dientes (al menos en parte, porque aún está por verse si el embargo se desmantelará completamente).

¿Y el pueblo? El pueblo solo atina a huir. Entre otras cosas porque una jugosa Ley de Ajuste Cubano lo espera con los brazos abiertos a solo noventa millas, en la mayor economía del planeta. Circunstancia de la que todo el mundo toma nota, hasta los esquimales (¿si el pueblo no se rebela por qué habríamos de rebelarnos nosotros?, se preguntarán los inversionistas, cazadores de oportunidades, etc.). Así que lo que en última instancia cuenta es el cash. Poderoso caballero sigue siendo Don Dinero.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más
  Otilio Carvajal

Desintegración de la fe

Otilio Carvajal

para Ángel Santiesteban, en El Vedado                 Es cruel se sabe salir del cerco con todas las estaciones intactas Salir semejando al asesinato

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami