Neo Club Press Miami FL

Obama y el fracaso del acercamiento a Cuba

 Lo último
  • El arte de la Guerra como la guerra del Arte En Occidente nosotros somos, encarnamos, el último hombre nietzscheano, inmersos en placeres cotidianos y estúpidos, mutando de antiguos ciudadanos (morales) con algunos valores en consumidores obedientes, mientras que los radicales...
  • Para salvar las manzanas Si metes la mano en un barril y sacas dos manzanas medio podridas y una en estado avanzado de podredumbre, las probabilidades de que salga otra sana son muy bajas....
  • Intervenir la intervención castrista en Venezuela Desde hace años Venezuela es un país intervenido por el régimen cubano. Lo que allí vemos es la cara descubierta del castrismo: reprimir sin límites, nacionalizar el miedo, la miseria...
  • ¿Por qué el embargo no derrocó a los Castro? ¿Sancionar o no sancionar? Ése es el dilema. El embargo a Cuba declarado por John F. Kennedy en 1962 suele utilizarse como ejemplo del fracaso de las sanciones económicas. Pasan...
  • Por qué ha fracasado la economía cubana   Circula por Internet una divertida parodia de Despacito, la exitosa canción de Luis Fonsi, ridículamente bailada por Raúl Castro, su hijo Alejandro, coronel formado en Moscú en las escuelas...

Obama y el fracaso del acercamiento a Cuba

Obama y el fracaso del acercamiento a Cuba
Enero 13
19:04 2016

 

Durante su discurso sobre el estado de la Unión, ayer martes, Barack Obama, el presidente en su último año en Washington, ha puesto el restablecimiento de relaciones con la dinastía castrista como ejemplo de la nueva era diplomática que promulga. Señaló que 50 años “de aislar a Cuba” no lograron promover la democracia en la Isla y “por eso restauramos relaciones diplomáticas, abrimos la puerta a viajes y comercio y nos posicionamos para mejorar las vidas del pueblo cubano”. Según Obama, el camino pasa por acariciar al perro rabioso, esto es, al régimen en el poder. Así, instó al Congreso: “reconozcan que la guerra fría se acabó. Levanten el embargo”.

¿Un error emocional, de procedimiento o de cálculo? Porque cabe insistir en que Cuba nunca ha estado aislada, y en los últimos 30 años ni siquiera por Estados Unidos. El camino radical emprendido por Obama el 17 de diciembre de 2014 ya llevaba décadas recorriéndolo casi todo el mundo, especialmente la Europa calculadora y buenista de los Zapatero y Hollande, para no hablar ya de América Letrina. El castrismo sigue en pie por tres poderosas razones, una de las cuales ha sido precisamente la incapacidad que para aislarlo han mostrado prácticamente todos los gobiernos civilizados del planeta. Incapacidad inducida, por supuesto: interesada. Porque muchos son los intereses en juego: mucho el antiamericanismo y demasiada la especulación.

Mejor que nadie se engañe. Lo que ha fallado no ha sido el aislamiento, sino su ausencia. Lo que ha demostrado escandalosamente su inviabilidad, en términos de democratización, es el acercamiento especulativo a los Castro y su dictadura. Y lo que ha habido detrás del histórico relajamiento europeo ante las violaciones a los derechos humanos en Cuba no ha sido únicamente –y desde luego, no principalmente– una táctica de apaciguamiento enfilada a acicatear el espíritu supuestamente aperturista del neocastrismo. Ha sido más bien puro mercantilismo, afán de ganancia, posicionamiento para el día después. La vieja Europa continúa acariciando la creencia de que una vez implantado en la Isla el llamado modelo chino sus empresas e inversionistas participarán con ventaja en la piñata posfidelista, beneficiándose de buena parte del capital norteamericano en juego. Y es verdad que la enfermedad infantil del egotismo padecida por Obama ha enfilado en esta dirección, dándole la razón al final a quienes se afilaban los dientes (al menos en parte, porque aún está por verse si el embargo se desmantelará completamente).

¿Y el pueblo? El pueblo solo atina a huir. Entre otras cosas porque una jugosa Ley de Ajuste Cubano lo espera con los brazos abiertos a solo noventa millas, en la mayor economía del planeta. Circunstancia de la que todo el mundo toma nota, hasta los esquimales (¿si el pueblo no se rebela por qué habríamos de rebelarnos nosotros?, se preguntarán los inversionistas, cazadores de oportunidades, etc.). Así que lo que en última instancia cuenta es el cash. Poderoso caballero sigue siendo Don Dinero.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

En Venezuela el desenlace pasa por los cuarteles: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Necesidad del fuego

Jorge Olivera Castillo

                  Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos

0 comentario Leer más
  Alcides Herrera

Una espina dorada

Alcides Herrera

                  Desde la vida rota, caigo en miles de charcos, casi todos hechos de aire y del recuerdo de que alguna vez

0 comentario Leer más
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XV y final)

Jorge Ignacio Pérez

La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami