Neo Club Press Miami FL

Obama y Romney en una semana crucial

Obama y Romney en una semana crucial

octubre 14
15:17 2012

0_debate_RobPortmanEsta semana que entra puede ser crucial en la campaña presidencial. Durante los próximos ocho días, el presidente Obama y Mitt Romney se enfrentarán en sus dos últimos debates –martes por la noche en la Universidad de Hofstra, en Long Island, y el lunes siguiente en Florida. Luego de esto, debe quedar claro si el impulso obtenido por Romney en el primer debate en Denver se ha estancado o si continúa ganando terreno frente al presidente.

Mientras, el titular de primera plana del Columbus Dispatch ayer sábado debería servir de advertencia a la sede de Obama en Chicago: “Romney progresa en Ohio”.

Los asesores de Obama decían a principios de la pasada semana que la oleada post-Denver de Romney posiblemente se había detenido. Pero casi todas las encuestas recientes, en Ohio y en otros estados en disputa, muestran un avance del retador republicano. Obama aún puede manejarse en suficientes estados como para ganar la reelección, pero los márgenes no son cómodos.

La noche del viernes, una multitud llenó una plaza en las cercanías de Lancaster para saludar a Romney y su compañero de fórmula, Paul Ryan, en una comparecencia conjunta tras el debate vicepresidencial del jueves. El senador Rob Portman, que está emergiendo rápidamente como el jugador más valioso de la campaña de Romney por sus múltiples roles como hombre clave de Ohio y “doble” de Obama en la preparación de los debates, se unió a ellos en el escenario.

Romney dijo haber visto un entusiasmo creciente en todo el país. Todos los candidatos dicen esto en las últimas semanas de campaña, pero en esta oportunidad hay un componente de realidad más acusado en la afirmación. Los republicanos se activan en formas desconocidas hasta ahora, impulsados por sus sentimientos anti-Obama pero cada vez más felices con su representante.

El debate vicepresidencial no cambió la carrera de manera significativa. De hecho, terminó como un refuerzo para ambas partes. La agresividad del vicepresidente Biden fue aplaudida por los demócratas, que estaban de mal humor tras el letárgico desempeño de Obama en Denver. Ellos creen que Biden dominó y ganó. Los republicanos, por otro lado, vieron a un Biden arrogante y condescendiente,  convencidos de que Ryan demostró estar más que listo para la vicepresidencia. Para ellos, el empate fue una victoria.

La presión apuntará en ángulo recto hacia el presidente en la noche del próximo martes, teniendo en cuenta su actuación en Denver. Pero Romney también necesita dominar para consolidarse. Él no puede permitirse un retroceso. Sus asesores saben que si, como se espera, Obama hace mejor su trabajo el martes, inevitablemente la prensa escribirá sobre un repunte. Nadie espera un segundo desajuste presidencial.

Biden expuso los ángulos de ataque que el presidente puede frecuentar en el próximo debate, incluyendo enfrentar el comentario del “47 por ciento” de Romney, el porcentaje de renta que éste paga en impuestos, los agujeros de su plan impositivo y la posición de su candidatura sobre el aborto, puntos sobre los cuales Obama no incidió en Denver. El desafío del presidente será desarrollar estos ataques en interacción con el público, un formato que generalmente premia la empatía a través de la agresividad.

Romney estará listo para desplegar sus ataques en el contexto de los dos grandes temas en los que Ryan profundizó la noche del jueves. El más importante es el argumento de que el país no puede permitirse otros cuatro años de políticas económicas de Obama. El segundo, que los recientes ataques en Libia donde murieron cuatro estadounidenses, entre ellos el embajador Stevens, y las versiones cambiantes de la administración a propósito del episodio, constituyen otro síntoma de debilidad de la política exterior de Obama.

Romney ha presionado agresivamente en torno al tema de Libia en los últimos días, pero sus asesores están todavía tratando de medir hasta qué punto puede proporcionar ventaja a los republicanos. Los asesores de Obama creen que no es algo tan importante como supone Romney.

Hay otra debilidad potencial en Obama: la cuestión de la agenda de su segundo mandato. El presidente ha sido vago acerca de esto a lo largo de la campaña, prefiriendo centrarse en las críticas a Romney y la defensa de los logros de su primera gestión. Si tiene algo importante que decir sobre un segundo mandato, la noche del martes le ofrece esa oportunidad.

Los dos últimos debates tienen el potencial de cambiar la carrera de nuevo, pero es probable que el mayor impacto ya se haya producido. Cada vez más, ambas campañas se centran en ganarse a los pocos votantes indecisos que quedan.

Romney, por ejemplo, ha estado pasando mucho más tiempo en Ohio, en un intento de darle la vuelta a la intención de voto en un estado crucial para sus esperanzas de llegar a la Casa Blanca. Hizo campaña el martes y el miércoles allí, y él y Ryan estuvieron en diferentes partes de Ohio el sábado. Ryan estará de regreso el lunes.

Es verdad que Romney puede llegar a 270 votos electorales sin Ohio, pero tendría que ganar en Florida, Virginia, Carolina del Norte, Iowa, Colorado, Nevada y Nuevo Hampshire, o bien en Wisconsin. En otras palabras: tendría que ganar casi todos los restantes estados llamados “indecisos”.

Los asesores de Obama tienen confianza en Ohio. Ven a Romney como un candidato imperfecto para el estado, un artista corporativo frente a obreros que han visto desaparecer sus puestos de trabajo en los últimos años y se resisten a alguien con su perfil, y donde el rescate automotriz al que Romney se opuso ha ayudado a aumentar la confianza. Pero aun así, están tomando precauciones.

El presidente hará campaña en Ohio el día después del debate en Hofstra. El sábado, la campaña demócrata anunció una gran manifestación para el jueves, que contará con el ex presidente Bill Clinton y el músico Bruce Springsteen. Evidentemente, un evento diseñado para movilizar a las bases del presidente hacia las urnas y ganarse a los votantes indecisos.

La batalla será dura desde hoy y hasta el día de las elecciones. La verdadera pregunta es qué bando estará más motivado para cuando Obama y Romney concluyan su cara a cara en los debates.

/Cortesía de The Washington Post. Traducción de Neo Club Press

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más

Lo más reciente: