Neo Club Press Miami FL

Octavio Paz y la dimensión del poeta en actos

Octavio Paz y la dimensión del poeta en actos

Octubre 18
03:03 2011

1-abc_octavio_pazTodo intento por definir la poesía ha naufragado dentro de la imaginación de la experiencia del  poeta. El poeta define la poesía partiendo de la experiencia ya vivida. El pasado lo acecha y siempre hay un sujeto que deviene poeta. Octavio Paz, uno de los más finos hispanoamericanistas, posee una de las mejores “definiciones” acerca de la poesía. Desde luego, su definición es muy personal, subjetiva; parte de sus experiencias:

“Escribo –dice Paz– sobre lo que he vivido y vivo. Vivir es también pensar y, a veces,  atravesar esa frontera en la que sentir y pensar se funden: la poesía” (Octavio Paz: “Pasión crítica”, p. 85).

El acto de fundación entre el sentir y el pensar es un acto también intelectual, un procedimiento mental y por ende un proceso que puede transformarse en poesía; pero Paz sigue siendo un poeta, un gran poeta en versos. Si cambiase la dimensión de la experiencia, si el poeta comienza a ver el verso como una imagen, profunda pero aún como una imagen, entonces sucede la transformación, sucede la poesía, nace el poeta en actos.

En un pequeño ensayo, pero lleno de valoraciones conspicuas, “La búsqueda del presente” (Octavio Paz. “Convergencias”), el mexicano enfatizaba que “así como hemos tenido filosofía del pasado y del futuro, de la eternidad y de la nada, mañana tendremos una filosofía del presente. La experiencia poética puede ser una de sus bases. ¿Qué sabemos del presente?  Nada o casi nada. Pero los poetas saben algo: el presente es el manantial de la presencia”.

Sí, el presente es el manantial de la presencia cuando se ha superado la ilusión de la imagen, al maya de que es “hoy y es la antigüedad más antigua, es mañana y es el comienzo del mundo, tiene mil años y acaba de nacer. Habla en náhuatl, traza ideogramas chinos del siglo IX y aparece en la pantalla de televisión. Presente intacto, recién desenterrado, que se sacude el polvo de siglos, sonríe y, de pronto, se echa a volar y desaparece por la ventana”.  Como bien dice Paz ese presente está dentro de él. Es su experiencia, su visión como poeta. Para decirlo de algún modo esotérico y trascendental, es una visión, un sueño, una imagen,  en la dimensión de uno de los espacios más sutiles del ser humano, pero no es una realidad. Próximo a la realidad, sigue siendo sin embargo un  sueño de la mente humana, de la mentalidad de Octavio Paz.

Se puede considerar la visión de Paz, según la denominación de Elizabeth Sewell, como la proyección de la mente órfica. Esta visión mental crea el tiempo como presente. El presente como regresión y como futuro. Pasado, presente y futuro se hallan en la dimensión del presente, yendo hacia atrás y moviéndose hacia delante, cuya futuridad –dice Paz– se escapa siempre: “Es el instante, ese pájaro que está en todas partes y en ninguna. Queremos asirlo vivo pero abre las alas y se desvanece, vuelto un puñado de silabas. Nos quedamos con las manos vacías. Entonces las  puertas de la percepción se entreabren y aparece el otro tiempo, el verdadero, el que buscamos sin saberlo: el presente, la presencia”.

En Octavio Paz la presencia es una imagen, desvanecida, pero es una imagen que trata de captar por separado cada parte del fluir del tiempo. Esa imagen es irrecusable al pasado y al futuro, pero sigue en pie la base del tiempo, el presente, la presencia. La mente trabaja sobre  ello. Todavía existe separación entre esa imagen captada –presencia, presente– y la realidad de la cual se levanta. La percepción aquí no es realista sino mitológica, pero tiene el don de ser eminentemente creativa. Crea a partir de ello su propia definición de la poesía.  En muchos sentidos, Rafael Rojas tiene razón en constatar, en uno de sus ensayos fundamentales, “Tumbas sin  sosiego”, que la ansiedad del mito, de traer el pasado al presente, de imaginar el pasado en el presente, en la intelectualidad hispanoamericana es de vida o muerte. Ese luchar contra el “triunfo secular de la Historia sobre la poesía, de la Modernidad sobre el mito”.

La creación poética de Paz es mitológica por excelencia, pues es un sueño en la profundidad del inconsciente colectivo a través de sí mismo; la regresión al pasado por los canales del inconsciente: “Un día descubrí –dice Paz en “La búsqueda del presente”– que no avanzaba sino que volvía al punto de partida, la búsqueda de la modernidad era un descenso a los orígenes. La modernidad me condujo a mi comienzo, a mi antigüedad.  La ruptura se volvió reconciliación. Supe así que el poeta es un latido en el río de las generaciones”.

La esperanza para la salida del malestar se halla, entonces, en los orígenes más antiguos del ser, en la mítica de los orígenes del corpus nacional. Pero esta vuelta a los orígenes diferirá antológicamente de los orígenes del estado espiritual de la poesía, de la poesía en actos.

http://angelcallejas.wordpress.com/

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

En Venezuela el desenlace pasa por los cuarteles: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Necesidad del fuego

Jorge Olivera Castillo

                  Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos

0 comentario Leer más
  Alcides Herrera

Una espina dorada

Alcides Herrera

                  Desde la vida rota, caigo en miles de charcos, casi todos hechos de aire y del recuerdo de que alguna vez

0 comentario Leer más
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XV y final)

Jorge Ignacio Pérez

La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami