Neo Club Press Miami FL

Odio, el manantial del poder

Odio, el manantial del poder

junio 04
15:15 2011

1-centro-habanaDesde pequeños nos enseñaron a odiarlos. Odiar a esos cubanos era decisivo para que el régimen se perpetuara en el poder. A través de la mentira, el chantaje emocional, las historietas de ricos y pobres. La maldad llegó al extremo de hacerte sentir incondicionalmente atado a ellos, dejando a tu familia en otro plano o cortando con ella de ser preciso.

¿A cuántos hombres dignos les han truncado sus vidas a lo largo de estos 52 años?

¿Cuántos años de cárcel han padecido por el simple hecho de disentir de esa monstruosa dictadura? ¿Cuántos cubanos han perdido sus vidas en el mar por huir de la vigilancia del CDR y la policía política, acechando cada dos por tres?

Y como si no bastaran tantos años de sufrimiento en el exilio –porque en el exilio se triunfa, pero se sufre también— ahora hay que seguir soportando a cubanos embajadores culturales beneficiados por un permiso de escape que los obliga a silenciar toda la miseria moral de la que se alimentan.

No tengo ningún problema en decir que defendí esa dictadura a partir de una cotidianeidad condicionada. Pichona de ex comunista. Sin ánimo de justificar absolutamente nada –la ignorancia no me salva. Pero cuando algo es ya tan evidente, imposible mirar hacia otro lado.

Tampoco negaría jamás que me gustan los Van Van, que bailé, que pongo mi iPod y me “ripeo” con ellos. De la misma manera que discrepo del juego político-musical en el que se han dejado ensartar unos cuantos “privilegiados”, sin ver más allá de sus narices el padecimiento de unos hermanos “sin nombre”. Simplemente porque papá Fidel ha decidido que sean “delincuentes” y “mercenarios” al servicio del “imperio”.

Hay que sentarse a escuchar historias como las de Ángel Cuadra, poeta y ex prisionero político que en abril de 1967 fue encarcelado bajo cargos de “enemigo y propagandista contra el Gobierno del Pueblo”. Cargos que no se le pudieron probar y por los cuales fue condenado a 15 años de prisión en vez de a pena de muerte –que según el propio Fiscal hubiera merecido de habérsele encontrado alguna prueba.  Estuvo años aguantando torturas y vejaciones en distintas cárceles de la Isla y en los campos de trabajo para prisioneros políticos. ¿Son verdaderamente recalcitrantes los cubanos exiliados?

No debe pasar más tiempo. No deberíamos enterarnos sólo al llegar al exilio y escuchar voces entrecortadas con historias desgarradoras de valientes cubanos que han padecido cárcel y destierro, que han visto a sus familiares asesinados en nombre de la revolución y el socialismo.

Por el capricho de unos delincuentes creídos, más de medio siglo de separación, guerras imaginarias, pipas de cerveza, megáfonos dirigiéndonos a la plaza. Mientras salivábamos por pacotillas de “gusanos”, echándole la culpa a otros de nuestra miseria. Cuando es responsabilidad totalmente nuestra, cubanos, haberles creído, haberles dejado.

A mis abuelos que les confiscaron la tintorería que tanto sudaron
A mi madre que se quedó para alfabetizar y después despertó
A mi padre, que aún permanece en Cuba, cuidando la casa que me vio nacer

 

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Simposio Cuba 1902-1958: Una gran república:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

Nilo Julián González

                    1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami