Neo Club Press Miami FL

Operación Serpiente, novela de Julio Benítez

Operación Serpiente, novela de Julio Benítez

Operación Serpiente, novela de Julio Benítez
julio 07
02:56 2014

“Harry González reconoció inmediatamente la melodía ‘Castellanos que bueno baila usted…Generoso…”.  Y más adelante, en el mismo párrafo: “¿Por qué siempre terminaba en cubano? No había una razón especial, pero algo extraño lo conectaba al olor salido de la mesa adonde los más variados platos se esparcían con bocadillos venidos, sin lugar a dudas, de Porto’s, la estrella de las pastelerías que él visitaba con frecuencia”.

Sin dudas, un buen comienzo para esta tercera novela publicada por el cubano Julio Benítez, que nos atrapa en la lectura desde este, su primer capítulo: Salón de fiestas.

Operación Serpiente nos lleva de la mano por varias ciudades y otros escenarios donde Harry González, sus amigos y enemigos, se van enredando en acciones, intrigas, espionajes, pasiones, amores, encuentros y desencuentros. Es la primera de la saga de Harry, primero detective y luego eficaz miembro del FBI.

Harry se nos presenta como un personaje para recordar, un hombre lleno de dudas acerca de su identidad  que va en busca de sus orígenes ayudado por su bisabuela Cachigua, una mezcla de caribeña con norte y centroamericana, y de quien su bisnieto heredaría la enfermedad del rejuvenecimiento temporal.

Harry nos lleva desde Los Ángeles a México y luego a Cuba. No es un recorrido frío y limitado a la acción. Lo anecdótico va tomando cuerpo, se va envolviendo en la magia fuerte del tono narrativo, que a cada paso se refuerza con descripciones acertadas de las locaciones, de su ambientación sonora y gastronómica, cargada de olores a ajo, a frijoles, a tortillas, a cerdo, en dependencia del sitio donde se encuentren los personajes. Igualmente juegan su papel el vino caro, el whisky, el tequila y el mojito, en dependencia de la ciudad y de las circunstancias.

operacion serpiente de Julio BenitezCuando el escenario es Cuba, La Habana, Trinidad, Santiago, Guantánamo y Baracoa, recibimos el ambiente en ruinas, la represión a disidentes, el miedo de los isleños. Todo se narra mesuradamente, sin saturación, de acuerdo a las necesidades de la trama y en el tono en que se nos han presentado Glendale y Veracruz.  Es notorio como llega el team de Harry a la Isla. Harry entra por La Habana, por el aeropuerto internacional,  proveniente de Cancún, con la apropiación de la personalidad de un profesor en busca de historias. Woodhouse, del FBI,  llega por Holguín, un norteamericano interesado en las villas de Baracoa y Santiago. Latisha, de la CIA,  con la figura de una escritora jamaicana. Y Andrew, quien será punto de apoyo importante en toda la estancia y escapada de Cuba, y arribará en un yate por la Marina Hemingway, como canadiense con aires de irlandés muy interesado en los estudios de oceanografía. El mismo equipo de Harry nos ofrece esa variedad tan característica de etnias, culturas e idiosincrasias que se da en los Estados Unidos de América. Harry González es un primor de personaje: en él  coinciden las contradicciones y soluciones de un descendiente de la pura mezcla.

Esta infiltración en la Isla, con carácter de misión especial, de espionaje y simulación, se presenta cuando ya hemos conocido de los crímenes y atropellos llevados a cabo por agentes castristas en Los Ángeles y México.  Jesús Gámez y Yumilka son agentes de la Seguridad Cubana, bien entrenados en las artes marciales, dispuestos a todo por defender al gobierno de Cuba y capaces de cometer cualquier acto. Inclusive Jesús es considerado demasiado agresivo por el mismo régimen cubano. Pero además, han sido capaces de suplantar a Maritza Legrá, cubana, ciudadana americana, que fue secuestrada en su visita al país, esposa de un destacado disidente que sigue sus actividades en contra del gobierno en Estados Unidos, y al que también dan muerte. De regreso a Los Ángeles, vuelve otra Maritza, que al negarse a seguir con el juego de la esposa sustituta es asesinada, acontecimiento que funciona como detonante de la trama en Operación Serpiente.

La Otra Esquina de las Palabras (Café Demetrio. 300 Alhambra Circle, Coral Gables) invita el próximo viernes 11 de julio, a las 7:30 p.m., a un encuentro con el narrador y poeta cubano Julio Benítez, quien presentará sus novelas Operación Serpiente y La reunión de los dioses. Las palabras de presentación estarán a cargo del crítico y ensayista Ángel Velázquez Callejas.

Los agentes cubanos tienen encuentros con el team de Harry. Jesús se convierte en el  principal sospechoso por la manera en que se cometen los asesinatos. Se encuentran en México, y luego en Cuba, para la batalla definitiva.  Yumilka y González van más allá del encuentro enemigo, tienen unas relaciones explosivas donde uno desconfía del otro, y en el sexo son dos leones enfurecidos  por el puro instinto del placer. El autor se luce en la presentación de esos encuentros de fuego y pasión, puestos al descubierto con morbosidad y carga sensual.

Harry también se siente atraído misteriosa y confusamente por la muerta, y esa atracción se duplica cuando se descubre que la verdadera Maritza Legrá posiblemente esté viva. Descubren, después de muchas peripecias y averiguaciones, que se encuentra recluida en el hospital psiquiátrico de Guantánamo. Ahí va dirigida la última acción de esta trama: ¿Logra Harry con el apoyo de su gente rescatar a Maritza?

La respuesta solo se tendrá al leer la novela, pues el final es espectacular, matizado con algo una ficción que viene muy bien, porque no hay nada más irreal que lo supuestamente real. ¿O no?

El narrador asume un punto de vista absolutamente omnisciente. Lo sabe todo, lo ve todo y por tanto lo dice todo.  Así que sabemos lo que andan haciendo Harry y su gente y lo que están llevando a cabo los agentes de la Seguridad Cubana.  Son  valientes,  ágiles y están dispuestos a cumplir con su deber, tanto los agentes cubanos como los norteamericanos. El punto de vista cambia sin previo aviso. Tan pronto está ese narrador omnisciente como se pasa a primera persona y el mismo Harry cuenta y dice lo que está ocurriendo o pensando. Los diálogos son apropiados, siempre tienen un subtexto de acuerdo al personaje y a la situación. La novela se lee de un tirón, no se quiere uno quedar sin saber qué va a pasar en los siguientes capítulos, que, por cierto, llevan títulos bien atractivos. El lenguaje es más bien sencillo y, sin embargo, está lleno de imágenes literarias que sortean escenas que pudieran resultar vulgares convirtiéndolas en verdaderos ejercicios de narración.

Solo nos queda esperar que el autor siga con la saga de Harry González, que sigamos disfrutando de este contradictorio, inteligente, valiente y guapo personaje. De él bien podemos decir que pudiera llegar a ser el paradigma de una nueva generación de americanos que, sin importar donde han nacido y crecido, son sencillamente eso: americanos.

Sobre el autor

Rebeca Ulloa

Rebeca Ulloa

Rebeca Ulloa (Guantánamo, 1949) es narradora, periodista, guionista de radio y televisión, promotora, productora cultural, crítica y ensayista. Técnica en informática, fue profesora universitaria y asesora de tesis de grado de la Facultad de Comunicación Social (Colombia 1998-2008). Es también curadora y ha obtenido numerosos lauros y reconocimientos por su obra literaria y radial. Su primer premio literario lo recibió a los 15 años de edad. Ha publicado varios libros con la coautoría del maestro Arístides Pumariega.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Callejas
    Callejas julio 07, 15:15

    Excelente resena! minuciosa, abarcadora, exhaustiva. En verdad, no se que pueda agregar a este acontecimiento literario el día de la presentación aquí en Miami. Todo esta dicho…

  2. Añico
    Añico julio 12, 22:57

    Un momento de placer inmenso cuando busco en Internet el último libro de Benitez y también descubro a Rebeca. Guatánamo mi Gusntànsmo.

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más