Neo Club Press Miami FL

Orígenes y la muerte en José Lezama Lima

Orígenes y la muerte en José Lezama Lima

Orígenes y la muerte en José Lezama Lima
marzo 18
14:23 2014

Después de tener la experiencia y madurez de tres revistas, Verbum, Espuela de Plata y Nadie Parecía, surgió la revista Orígenes, que significó la plenitud de José Lezama Lima. La revista mereció grandes elogios. Octavio Paz afirmó que era lo mejor que se hacía en el idioma y Vicente Alexaindre que era una revista donde había poetas que tenían mucho que enseñar a los poetas españoles.

Cada número que publicaba era un festín. Era una maravilla oler los ejemplares frescos, dejarse envolver por el aroma a pan que tiene la tinta, a trigo fresco, a saludo de la mañana… Fue un disloque prodigioso. Un signo y una fe para el trabajo literario.

Fue un Renacimiento de las letras cubanas. Por supuesto, sin mecenas oficial. Vi reunidos en mi casa poetas, músicos y artesanos de la tipografía. Una vuelta a los talleres del espíritu. La revista nacía de lo cubano, pero plenamente universalizada. Orígenes centró quince de los mejores años de Lezama.

Fragmento de un texto escrito y leído por la hermana de José Lezama Lima en 1977, durante un homenaje al escritor en la Universidad Interamericana de Puerto Rico.

Amaba su Isla. Viajó poco y siempre insistía en que también Goethe y Proust habían viajado poco. La “imago” era su navío. Soy un peregrino inmóvil (J.L.L.). Pero aclaraba: “No es que no me guste viajar, es que he viajado poco”. En cierta ocasión lo invitó la Unesco a París para un conversatorio sobre Gandhi, y me comentaba: “Me siento tan desolado, indolente y abúlico, que lo que en otros tiempos hubiera sido un motivo de gran alegría, ahora lo es de hondas preocupaciones. El sentirse solo, sin familia, sin respaldo, te va debilitando en tal forma que pierdes el entusiasmo y la decisión”. No pudo asistir.

En un escrito aparecido un mes antes de su muerte en la Revista de Occidente, haciendo la crítica del poeta José Angel Valente, refiriéndose a la comunicación poética, dijo:

“Como detrás de cada palabra hay otra palabra que es la que logra la luz del silencio evidente… Como la palabra desaparece, se hunde en el silencio, se vuelca sobre la nada y reaparece de nuevo y ofrece conexiones en un mundo nuevo”.

Era un termómetro capaz de otear lo telúrico. Sobrenatural. En la conversación familiar siempre recalcaba que así como había llegado a la cultura como un ciervo herido, su alergia era capaz de irritar su sensibilidad al menor cambio de temperatura. De acuerdo con la claridad del día podía producir prosa o verso y hasta llegó a predecir si el poema sería largo o corto. Su penetración traspasaba los cristales y las rejas de la soledad de sus últimos años. Dicen que presintió su muerte. No estaba enfermo de gravedad, pero en unas cuantas horas murió de una tonta pulmonía.

En los últimos poemas que escribió, los que forman parte del volumen que dejara a su muerte recopilado y titulado Fragmentos a su imán, versifica como un predestinado. Trata el tema de lo que se espera y no llega. Hace un repaso de su juventud y declara el tokonoma, el vacío, la compañía insuperable. También trata el tema inverso, en la Fabulilla de Dánae, lo que llega sin ser esperado, atravesando los cerrojos. ¿Por qué no la muerte?

Sobre el autor

Eloísa Lezama Lima

Eloísa Lezama Lima

La académica y escritora Eloísa Lezama Lima (La Habana 1919 - Miami 2010), hermana del escritor José Lezama Lima, fue maestra de la Escuela de Publicidad en La Habana y profesora de Literatura y Español en la Facultad de Humanidades de la Universidad Interamericana de Hato Rey, en San Juan, Puerto Rico.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más