Neo Club Press Miami FL

Otra vez desde abajo

 Lo último
  • La mujer de Lot Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una...
  • Ojo de gacela trunca                     Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos...
  • Esas cosas pequeñas, pequeñitas                     1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de...
  • El arte de olvidar Sólo eso importa: hasta el final, vivo y ardiente. Boris Pasternak               llegará un día en que todo sea oscuro como el vientre de...
  • Donde el mármol se apiada de las islas                   Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen...

Otra vez desde abajo

Otra vez desde abajo
mayo 03
07:53 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

no esperes que el mar se abra
más bien nos trague
y desde el fondo en su lecho
podamos ser la semilla

de los corales y arrecifes
que sin saber nos esperan.

No es como en el surco
tras el arado y la baba de los bueyes;
un estado de levedad perenne
un tiempo calculado
donde florecer
sin enredarse en madrigueras
techos o paredes.

No esperes al marino
como si él
tu fiera alimentara.
No te hundas en la suave
agua de colonia
con la que seduce
porque no tendrás siempre
fondos donde permanecer oculta.

Habla a tu fiera
como él se ahoga en su colonia
roza el coral
debajo de su belleza es áspero
huele a sangre y a espina.

Ayer las aguas se llevaban
las casas con sus vidas modernas
sin previo aviso
y así te deberías ver
antes que toda la prisa
se escape como si fuera
un escondite donde oxigenar;
ayer esas razones
se iban por tus ojos
mientras tu fiera moría
igual a un atardecer
que se nubla
y no sabemos dónde.

Ha de tragarnos el mar de las palabras
las buenas y las malas.
Antes, en la colina
una señal del comienzo
te hunde menos
que la tierra bajo el arado
y la vara con la que los bueyes
suelen obedecer;
antes que el mar
se elige un lecho nocturno
después la patria nos desgarra
y las estaciones
y las fieras
se retiran.

Cuando el mar regrese
ya todo habrá terminado.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Cuba y su Historia: José A. Albertini entrevista a José Abreu Felippe:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami