Neo Club Press Miami FL

Otra vez desde abajo

 Lo último
  • Fábula sumaria                 Una mujer que negocia brillos y artificios que se dice equilibrada que me sabe irresponsable melindrosamente redunda en titubeos conduce simulacros emigra...
  • Puertas                 Hay puertas que atropellan la noche otras que protestan por silencio y puertas que desgarran mil sonidos bajo las pesadillas de los...
  • Suicidio   Un pájaro se suicidó en mi cuarto aquella tarde en que me dieron la noticia. Pegado a mi seno de hembra colérica el corazón latía. Indomable. La rabia. El...
  • Si vas a rezar                 Llega el final de lo que querías y comienza la conquista; los muertos que se fueron ni en la diferencia los resucitarán....
  • En el bar de la esquina                 Renové el carné vitalicio del bar de la esquina. Me cacé sin permiso a la hija de un suegro. Me cansé de...

Otra vez desde abajo

Otra vez desde abajo
mayo 03
07:53 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

no esperes que el mar se abra
más bien nos trague
y desde el fondo en su lecho
podamos ser la semilla

de los corales y arrecifes
que sin saber nos esperan.

No es como en el surco
tras el arado y la baba de los bueyes;
un estado de levedad perenne
un tiempo calculado
donde florecer
sin enredarse en madrigueras
techos o paredes.

No esperes al marino
como si él
tu fiera alimentara.
No te hundas en la suave
agua de colonia
con la que seduce
porque no tendrás siempre
fondos donde permanecer oculta.

Habla a tu fiera
como él se ahoga en su colonia
roza el coral
debajo de su belleza es áspero
huele a sangre y a espina.

Ayer las aguas se llevaban
las casas con sus vidas modernas
sin previo aviso
y así te deberías ver
antes que toda la prisa
se escape como si fuera
un escondite donde oxigenar;
ayer esas razones
se iban por tus ojos
mientras tu fiera moría
igual a un atardecer
que se nubla
y no sabemos dónde.

Ha de tragarnos el mar de las palabras
las buenas y las malas.
Antes, en la colina
una señal del comienzo
te hunde menos
que la tierra bajo el arado
y la vara con la que los bueyes
suelen obedecer;
antes que el mar
se elige un lecho nocturno
después la patria nos desgarra
y las estaciones
y las fieras
se retiran.

Cuando el mar regrese
ya todo habrá terminado.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Denis Fortún

Fábula sumaria

Denis Fortún

                Una mujer que negocia brillos y artificios que se dice equilibrada que me sabe irresponsable melindrosamente redunda en titubeos conduce simulacros emigra

0 comentario Leer más
  Félix Rizo

Puertas

Félix Rizo

                Hay puertas que atropellan la noche otras que protestan por silencio y puertas que desgarran mil sonidos bajo las pesadillas de los

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Mi amiga Guillermina

José Hugo Fernández

  Una idea fija también puede cambiar el destino de un fantasma. Pongamos el caso de mi amiga Guillermina. Ahora se le ha metido entre ceja y ceja que yo

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami