Neo Club Press Miami FL

Pablo Milanés, tiranía y libertad

Pablo Milanés, tiranía y libertad

agosto 31
15:06 2011

1-autor_pablo_milanesHay un dicho muy popular y que a todos nos gusta mucho. Dice: “Tu libertad termina donde comienza la mía”. ¿Pero somos capaces de encontrar el límite de nuestra libertad? ¿O será que a veces violamos la libertad de otros tratando de hacer respetar la nuestra?

Durante mis diez años en el exilio, viviendo en libertad luego de haber escapado de una tiranía, me he percatado que la influencia más negativa que ejerce la tiranía sobre el ser humano es que lo convierte en un tirano.

En un tirano inconsciente, alguien que en su afán de hacer valer esos derechos de los que por tanto tiempo ha sido privado, pisotea y humilla a aquellos que simplemente piensan diferente.

Buscando en el diccionario encontré que la libertad es la facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, o de no obrar, por lo que es responsable de sus actos; es también la facultad que se disfruta en las naciones bien gobernadas de hacer y decir cuanto no se oponga a las leyes ni a las buenas costumbres. Cuando somos libres tenemos que ser muy responsables de nuestros actos para no traspasar ese límite tan delicado entre nuestra libertad y la de los demás. Tenemos que respetar no solo las leyes sino las buenas costumbres, aquellas que nos enseñan que no debemos humillar a otros, que no debemos exigir a otros lo que no somos capaces de hacer nosotros mismos. Si no hacemos estas cosas no convertimos en tiranos, en personas cuya voluntad está siendo dominada en exceso por sus afectos y pasiones.

Pablo Milanés, artista cubano de gira por los Estados Unidos, viene a cantar a Miami y todos aquellos que lograron escapar de la tiranía castrista, los mismos que se erigen como defensores de la libertad, tratan de violar descaradamente la libertad; no sólo la libertad de Pablo Milanés de cantar en Miami sino la libertad de aquellos que están de acuerdo y quieren ser parte de ese concierto. Concierto que quizás no llegue a los libros de historia de nuestros hijos pero que sí traerá alegría y recuerdos a los corazones de muchos que cantaron junto a “Pablito” en el teatro Carlos Marx, en la escalinata de la Universidad de La Habana, que romancearon al son de “Yolanda” o que soñaron con el “Ámame como soy” de la película “Una Novia para David”.

No defiendo a Pablo Milanés y sus ideales ni a los que quieren ir a su concierto; no critico a los que se oponen al concierto o a los ideales del artista. Critico a aquellos que quieren sabotear el concierto simplemente porque el artista no piensa como ellos, critico a los que con actos y palabras ofenden a los que quieren disfrutar de la música de Pablo Milanés. ¿Cuántos de esos que consideran su libertad violada por la música de Pablo Milanés olvidan lo que fueron e hicieron mientras vivían en Cuba, cuántos olvidan que pertenecieron a la Unión de Jóvenes Comunistas o al Partido Comunista, cuántos esconden o proclaman, según su conveniencia, que asesinaron en nombre de la revolución cubana, cuántos de esos por cincuenta años han hecho fortuna a costa de la tiranía cubana, criticando al régimen pero olvidando a los cubanos? Creo que los detractores de los ideales políticos del artista tienen el derecho de expresar su opinión, creo que tienen hasta el derecho de comprar todos los discos del músico y aplastarlos con una aplanadora si ese es su deseo, pero hacerlo de forma responsable, de acuerdo a las leyes de nuestro país y al respeto a las buenas costumbres.

Veamos a Pablo Milanés como lo que es, un artista de gira internacional por los Estados Unidos, no un estandarte de la revolución cubana. Aceptemos que algunos quieren escuchar su música sólo porque la disfrutan y no porque comparten las ideas políticas del artista. Aprendamos a ser libres aceptando que los demás también son libres. No dejemos que la tiranía en que nacimos nos convierta en tiranos. Como dijo Benito Juárez, “entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más

Lo más reciente: