Neo Club Press Miami FL

Para desalmar un cadáver

 Lo último
  • José Martí me escucha mientras llueve Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si...
  • El Punto Nemo Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le...
  • Testamento del cautivo                   La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario....
  • Resolución                   me ocultaré en las aguas sin comulgar la hostia de cada día      (un rostro en la pared      dos orejas en...
  • Amor y odios                   Salva quien te salva. Odia quien te odia, al margen del perdón frente a la única verdad: Úvula pariendo toda la...

Para desalmar un cadáver

Para desalmar un cadáver
noviembre 26
22:24 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

Si no estás dispuesto a perdonar
y todo lo que das es sombras
cómo pudieras ser el amado
cómo irías hasta el divino altar
que hicieron para ti
después que una crucifixión
es más el amor que su milagro.

Y si no has visto soñar
ni una estrella caída
ante el asombro se pudre
debes entender
que no todas las luces de arriba
son del firmamento
y la mano que tiembla
obligada a firmar
puede ser llevada como el coro
que levanta su aire húmedo
a mitad de un corazón
al que todavía no lo dejan mirar
como los cristales en un retrovisor
donde hemos visto el lodo seco
de los padres que permanecen
dentro de sus estatuas
y mienten al decir que es su verdad
y que no fueron engañados
así como la res se espanta
con el cuerpo de otra res
abierta en el matadero.

Hay mucha cita en los lugares
por donde la muerte expone su carroza
ciudades que ya fueron
“tragadas por el polvo”
de una unción de desidia
y ahora resucitan,
aunque aún no cuestionan
si pasarán también a la felicidad
o a la muerte.
“Solo Cristo es Rey”
y todos los que pasan al infierno
no significa que el azar los elige
porque todos han sido obligados
a la tristeza del vino
que la semana pasada
seguía su curso amargo
como Angustia y Desamparo.

No por lástima,
ama con devoción a tus hermanos,
ellos están en la ruta del luto
pero hace años llevan el muerto
como un escalofrío, entumecido,
notas de un himno a quemarropa
que los invita a correr
antes que a liberarse.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Presentación del libro “EL PRESIDENTE”, de Carlos Alberto Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Relajo y olvido

José Hugo Fernández

Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre

Leer más
  Frank Castell

José Martí me escucha mientras llueve

Frank Castell

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si

Leer más
  Delio Regueral

El Punto Nemo

Delio Regueral

Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami