Neo Club Press Miami FL

Para leer Las historias del descifrador

Para leer Las historias del descifrador

Para leer Las historias del descifrador
febrero 02
02:21 2014

José Manuel Rodríguez Walteros

José Manuel Rodríguez Walteros

José Manuel Rodríguez Walteros, una de las voces más representativas de la narrativa en español  de California, es la contradicción palpable del escritor que tiene una larga trayectoria de reconocimientos nacionales e internacionales y que, como Cervantes, ha vivido la estrechez de la sociedad a la cual ha dedicado su existencia. Cuestión de paradojas, es bien sabido que en el arte y la literatura no siempre el verdadero artista, el trascendente y original, disfruta del éxito en vida.

Este colombiano, nacido en el seno de una familia humilde en Bogotá, comenzó muy joven en los avatares de las letras y como resultado de ello acumuló en su país de origen una relación significativa de premios. Esa cadena de éxitos continuó en su emigración al ganar el premio Letras de Oro de la Universidad de Miami en los géneros de cuento y novela.  En otras geografías –Francia o Argentina, por mencionar algunas– agregó nuevos lauros a su trayectoria.

Las historias del descifrador es un libro especial. Según el jurado de Casa de las Américas compartía valores suficientes para ser elegido como premio en el año 1999. No se pudo publicar, a pesar de obtener allí la Primera Mención.  Los temas recurrentes de su obra aparecen aquí: la violencia y los mitos urbanos aderezados con un tono pesimista.

El libro, compuesto por doce cuentos, sobresale por su lenguaje elegante y elaborado. Los trasfondos en que se basan los mismos tienen como base su país de origen y California.  “El canal” se mueve por un mundo que él vivió en su juventud: realismo y cierta magia narrativa se conjugan en el mismo. “El monasterio”, con su aire misterioso,  atribuye a los personajes y la trama un nivel más cercano al lector común.

El libro posee dos niveles. Uno que se vincula a cuentos, llamémoslos colombianos o universales, como los citados anteriormente. Por otro lado, narraciones más complejas nos recuerdan una ciencia casi olvidada por su mensaje semiótico. En esos cuentos se complica el lenguaje gracias a una serie de imágenes donde Long Beach y Los Ángeles se apoderan del ambiente en un impulso que se mezcla con la herencia mítica mesoamericana.  El ritmo de la trama cobra otra identidad, y hace falta comprender toda la simbología que él, como danzante azteca, incorpora a los mismos. Por eso la relación de mitos, recreación de orígenes e incluso invención de una cosmología americana indigenista enfrentan al lector a una tarea que se torna difícil si se ignora el trasfondo. Es una ironía porque su cuento más concreto y accesible, “Las historias del descifrador”, parece gravitar como maldición sobre narraciones como “Yohauli Ehécatl y Mixtanrcihuatl”. El lector no avezado necesita entonces descifrar misterios que incluyen el ritmo de un tambor azteca, que un neófito pudiera no captar.

Las historias del descifrador aparece como un grito desesperado, sus narraciones se sumergen en las raíces de la humanidad desposeída y la historia sin contar. De una dinámica inconmensurable, la buena literatura de sus trazos ofrece el mundo mitológico latinoamericano. Ahora bien, entrelazándolas en el fondo multicolor norteamericano de una manera particular, José Rodríguez Walteros abre con este libro caminos en la literatura en español de los Estados Unidos.

Sobre el autor

Julio Benítez

Julio Benítez

Julio Benítez (Guantánamo, 1951) es profesor y escritor. Fue activista de los derechos humanos en Cuba. Ha publicado, entre otros libros, “En Glendale no hay ladrones”, “Las tres muertes de Gurrumina Robinsón”, “La reunión de los dioses” y “El rey mago”. Obtuvo el premio Regino Boti en 1990. Actualmente reside en Los Ángeles, California.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más