Neo Club Press Miami FL

Para los que lean más allá del título

 Lo último
  • Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio Dos son las razones que han llevado al régimen cubano a transar con las iglesias en la retirada del matrimonio igualitario de la propuesta de Nueva Constitución: 1-La necesidad de...
  • Trespatinismo a la carta Escuché que en cierto país del norte de Europa (Dinamarca, creo) se tramita la aprobación de una ley según la cual los hombres tendrían que orinar sentados. Supongo que la...
  • Loas para dirigentes y sones para turistas A esos compositores nuestros, que tan ávidos se han mostrado de cantarle a Fidel, a Raúl… ¿Y a Díaz, por cierto, para cuándo? Aunque sin generalizar, hay sin dudas mucho...
  • El mito de la ancestral laboriosidad del cubano Cuba ha echado su suerte desde 1793 al azúcar, y si bien esa decisión en un inicio lleva a la Isla a convertirse en uno de los lugares más prósperos...
  • ¿Lo peor vendrá después? Los cubanos conocemos lo que significa vivir en el ojo del ciclón. Es el sitio en que nuestra isla ha estado permanentemente en los últimos sesenta años. Falsa calma interior,...

Para los que lean más allá del título

Para los que lean más allá del título
junio 11
12:26 2018

Opinar sobre un texto que no hemos leído o del cual leímos sólo el título o el lead. He aquí una propensión entre graciosa y desconcertante (según se mire), que hoy campea en los medios digitales. No creo que únicamente en los que difunden información sobre Cuba, pero es obvio que los cubanos acogimos con fervor este insano fenómeno mundial, que para nada es imputable al auge de la tecnología, sino a la inconsciencia y a la liviandad humana, las que parecen aumentar en proporción con los avances de la modernidad.

Luego, no sólo opinamos sobre aquello que no hemos leído. También lo hacemos en forma categórica, incontestable, descalificando a priori los criterios que, según nos pareció, sostiene el texto, y decididos a descomulgar de nuestro credo a quienes lo apoyen.

Los principales culpables, incluso por delante de esos lectores, somos en ocasiones quienes escribimos los textos, puesto que se nos ve venir desde la primera línea. Al punto que aunque no esté bien que nos juzguen sin haber leído, sí está bien que no nos lean.

Es lo merecido cuando no lanzamos sino bolas flojas y a la altura del pecho, escribiendo aburridas variantes en torno a un mismo tema y casi con las mismas palabras. El colmo es que con frecuencia nos limitamos a coleccionar adjetivos que satisfagan el interés de un tipo de lector que ya conocemos bien, por lo que sabemos que le basta con que escribamos lo que él espera, aunque siempre sea lo mismo, para que nos apruebe sin leernos.

En otro extremo están los comentaristas que se han ganado la antipatía de lectores puntuales. No siempre con justicia. Tal vez porque algún día propusieron algo que no les gustó, o porque no comparten del todo sus pasiones políticas o su manera de actuar en la vida privada. Escriban lo que escriban, sus textos serán desaprobados sin ser leídos. Claro que es derecho soberano del público escoger o repudiar sus temas de lectura, por más que medien sinrazones en la elección. En todo caso, y ya al margen de ese derecho, lo que me parece absurdo es opinar sobre un texto del que se leyó sólo la firma.

Por lo demás, igual que ocurre con esos perfumes en cuya etiqueta se asegura que son Chanel 5, pero basta con aflojar mínimamente la tapa del frasco para comprobar su falta de fijador, el trabajo de quienes escribimos para estos medios podría estar exponiéndose a las sospechas de los lectores no sólo a partir del escaso esfuerzo intelectual que le dedicamos, sino, sobre todo, a la inautenticidad de los presupuestos que rigen su elaboración.

Así, entre la simpleza de quienes escribimos para matar la jugada y la de quienes fingen que nos leen sólo por tener pretextos para descalificarnos, o para elogiarnos, o para pasar un rato entretenidos en el foro (como antes lo pasaban en el pasillo de la cuartería o sentados en la esquina del barrio), tal vez estemos arriesgando de antemano aquella aspiración a un futuro en plena democracia con el que tanto nos gustar soñar, o decir que soñamos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Premio de Narrativa 'Reinaldo Arenas' 2017, tiene 17 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami