Neo Club Press Miami FL

Para que se haga el poeta

Para que se haga el poeta

Para que se haga el poeta
mayo 19
11:44 2015

La poesía no sólo es “el más inocente de los oficios”, como la llamó Holderlin, sino también el más abusado, incluso el más violado. Cualquier persona que siente la necesidad de plasmar sentimientos e inquietudes apela, por lo general, a la poesía, porque aparentemente es el género literario más fácil para ejercer la escritura creativa. Pero una cosa es escribir unas palabras y nombrarlas “poema” y otra ejercer el oficio de poeta.

Cuando Borges preconizaba que todos los poetas –los elegidos– escribían un solo poema, se refería a un ecumenismo poético en el que participaban estos vates insertos en una tradición. En efecto, ejercer el oficio de poeta requiere de una lectura que responda al canon. Es así que, a partir de esta premisa, le corresponde al poeta desmarcarse de influencias hasta encontrar su voz. Cualquiera puede escribir un poema, pero lo que no todo el mundo puede lograr es escribirlo bien. Más allá de la técnica elemental que se necesita para evitar ripios –cacofonías, innecesarias adjetivaciones, lugares comunes, etc.–, debe existir una actualización estética, permeada por la tradición y en la que, a su vez, prevalezca un sello distintivo.

No solamente es al hombre de a pie –por decirlo de alguna manera– al que le da por escribir –o creerse que escribe– poesía, también lo hace el académico brillante, el periodista famoso, el ensayista agudo, el novelista célebre, el erudito multifacético, etc. El conocimiento y la erudición no garantizan la calidad poética, aun cuando cultivarse siempre será un aporte al ser creativo, en este caso al poeta. James Joyce, Alejo Carpentier y Ernest Hemingway –por citar solo tres ejemplos célebres– incursionaron en la poesía y no lograron ser poetas. Como decía Wallace Stevens, “la poesía debe resistir el examen de la inteligencia”.

En fin, sensibilidad, intuición, imaginación, algún don con el que se nace, son necesarios para que se haga el poeta, es decir, el poema.

Sobre el autor

Joaquín Gálvez

Joaquín Gálvez

Joaquín Gálvez (La Habana, 1965). Poeta, ensayista y periodista. Se licenció en Humanidades en la Universidad Barry y obtuvo una Maestría en Bibliotecología y Ciencias de la Información en la Universidad del Sur de la Florida. Ha publicado los poemarios "Alguien canta en la resaca", "El viaje de los elegidos", "Trilogía del paria" y "Hábitat", este último con Neo Club Ediciones. Coordina el blog y la tertulia La Otra Esquina de las Palabras. Reside en los Estados Unidos desde 1989.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Permitidme

Orlando Fondevila

                Permitidme ser el poema del irrompible y tutelar secreto. Está en la estrella y no es la estrella. Está en la arboladura

0 comentario Leer más
  Denis Fortún

Fábula sumaria

Denis Fortún

                Una mujer que negocia brillos y artificios que se dice equilibrada que me sabe irresponsable melindrosamente redunda en titubeos conduce simulacros emigra

0 comentario Leer más
  Félix Rizo

Puertas

Félix Rizo

                Hay puertas que atropellan la noche otras que protestan por silencio y puertas que desgarran mil sonidos bajo las pesadillas de los

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami