Neo Club Press Miami FL

Paradiso en la obra de José Lezama Lima

Paradiso en la obra de José Lezama Lima

Paradiso en la obra de José Lezama Lima
marzo 08
20:54 2014

Según dijera el propio José Lezama Lima, Paradiso contenía los tres temas que más deben interesar al hombre: la madre, la amistad y la infinitud. Pero sobre todo, Paradiso es una historia de deseos. Es nuestra orfandad, agravada en el caso de mi hermano por la orfandad de aire.

Ya por aquel entonces los sofismas se hacían innecesarios. Los grandes críticos captaron el mensaje. Y yo diría sin petulancia que pocos textos literarios sirven mejor para ser estudiados como ejemplo a la luz de las nuevas corrientes de la crítica literaria, la semiótica y la lingüística. La pragmática ausente, el simulacro modal de una realización ausente, las premisas de Chomsky de competencia y actuación, parecen haber sido términos manejados en la técnica de mi hermano, adelantándose en muchos años a su época. Octavio Paz dijo al acusar recibo de Paradiso, entre otros elogios: “Es el punto lento del vértigo que gira en torno a ese punto intocable que está entre la creación y la destrucción del lenguaje, ese punto que es el corazón, el núcleo del idioma… Una obra en que Vd. cumple, Lezama, con la promesa que le hicieron al español de América Sor Juana, Lugones y otros más. Paradiso ha transformado el mundo de los símbolos preexistentes, inventariando el pasado, alterando la historia y hasta la ortografía de la lengua española”.

Fragmento de un texto escrito y leído por la hermana de José Lezama Lima en 1977, durante un homenaje al escritor en la Universidad Interamericana de Puerto Rico.

Los ojos de mi hermano se abrieron desmesuradamente y vieron lo que nadie podía ver. Una especie de hipermetropía literaria. Descubrió cómo haciendo girar su caleidoscopio esas imágenes se entrelazaban con infinitas posibilidades y podían ofrecer combinaciones ilimitadas. La clave estaba en saberlas traducir, en buscar el lenguaje capaz de expresarlas con exactitud. En forma didáctica me repetía: “Cada época crea sus clásicos… Hay que pegar en arte el pesimismo de Eliot. El arte podrá siempre soportar nuevas combinaciones y creaciones”.

En una de sus últimas cartas me dice: “La realidad y la irrealidad están tan entrelazadas que apenas distingo lo sucedido, el suceso actual y las infinitas posibilidades del suceder”. Los estudiosos de su obra deberán atenerse a sus propias palabras:

“Para mí la novela no es un problema de técnica, ni un problema de estructura, sino un problema de lenguaje, un problema de expresión… Es un concepto que se acerca más a los cronistas de Indias y se aleja de la novela realista”.

En nuestra vida cotidiana era frecuente oírle decir que él era un mulo con orejeras que iba a su destino. Animal que le provocó uno de sus magistrales poemas:

Con qué seguro paso el mulo en el abismo.

Paso es el paso, cajas de aguas, fajado por Dios

el poderoso mulo duerme temblando. Con sus ojos sentados y acuosos

al fin el mulo árboles encaja en todo abismo.

Qué terquedad y seguridad en su empeño literario. Nada lo desviaba de su destino, nada lo hacía claudicar. Después del éxito de Paradiso, dijo: “Como soporté la indiferencia con total dignidad, ahora soporto la fama con total indiferencia. En eso me considero insensible a la diatriba y al elogio. No vivo en este mundo”. Pero algún tiempo antes, no presintiendo aún el éxito de su obra, me había dicho:

“Creo que tendrán que pasar algunos años para que la novela sea captada en toda su esencia. Yo creo que, sencillamente, es algo muy importante que ha sucedido en la literatura cubana. Si tengo tiempo, le añadiré un primer piso para que todo quede aclarado”.

Y así quedó a su muerte Oppiano Licario, la segunda parte de Paradiso, donde los personajes centrales de la novela cierran su gestalt.

Compartir

Sobre el autor

Eloísa Lezama Lima

Eloísa Lezama Lima

La académica y escritora Eloísa Lezama Lima (La Habana 1919 - Miami 2010), hermana del escritor José Lezama Lima, fue maestra de la Escuela de Publicidad en La Habana y profesora de Literatura y Español en la Facultad de Humanidades de la Universidad Interamericana de Hato Rey, en San Juan, Puerto Rico.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Callejas
    Callejas marzo 10, 22:28

    es lo que llamo un texto minimalista. toda la esencia queda separada y depurada del contenido. Y todavía se necesitan anos de evolución literaria cubana para captar la esencia de la novela. es la historia del thimos, del orgullo traído de vuelta para espiritualizar la vida.

  2. El Mano
    El Mano marzo 13, 14:10

    Este artículo de Eloísa es, por supuesto, toda una revelación. Creo en lo que dice Callejas, pero aun más, y es porque efectivamente faltan muchos años para que exista una evolución literaria capaz de acercarse con aciertos a Paradiso. Pero después, pienso, faltarán también muchos años más para percatarse del sentido espiritual de esa novela. Y lo digo no por racionalidad, sino por intuición, y lo sé asimismo porque tendrá que llegar el día en que esa gran obra se lea, desde una perspectiva tan múltiple como infinita, y es mediante el sentir de su lenguaje, del río de su discurso y de la esencialidad de la contemplación.

  3. Armando Añel
    Armando Añel marzo 13, 15:22

    Hemos añadido que se trata del fragmento de un texto escrito y leído por la hermana de José Lezama Lima en 1977, durante un homenaje al escritor en la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Gracias amigos.

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami