Neo Club Press Miami FL

Por qué la muerte no existe

Por qué la muerte no existe

Por qué la muerte no existe
mayo 20
13:33 2015

La muerte no existe. Esto lo he afirmado ya muchas veces, pero como nadie aquí, en este preciso tiempo y lugar, puede comprobarlo, suena a mentira piadosa. En cualquier caso, lo cierto es que no existe. En realidad la muerte constituye un tránsito hacia otro nivel de aprendizaje que no nos puede ser revelado aún. Tengo pruebas. Escribiré en su momento un libro sobre eso: Por qué la muerte no existe.

Por lo pronto, solo digo que la muerte debería ser una celebración. En lugar de llorar, deberíamos festejar la muerte de nuestro ser querido como una especie de graduación. Con “la muerte” –entrecomillo para hacerme entender–, el ser parte hacia otras escalas de conocimiento. Ya aprendió, aquí y ahora, lo que tenía que aprender. Pero somos egotistas y, en lugar de festejar, lloramos.

Las pruebas de que no existe la muerte tal y como la concebimos, o nos la enseñan tradicionalmente, pueden resumirse en una frase (de manera que no haya que esperar al libro al que refería antes):

Tanta casualidad no puede ser casual.

Saber resulta, si lo miramos bien, el gran propósito de la existencia, del universo, de Dios (lo que quiera que Dios signifique o sea). Por eso tiene lógica que la muerte no constituya más que otra puerta abierta en el tránsito hacia el conocimiento. Solo hay que ver que a nuestra escala vivencial aprender, saber algo, es lo máximo, la meta de las metas. ¿Acaso el hombre mismo no es la cima de la evolución en la Tierra, en este set o chapter? Y lo es porque, a diferencia de los otros animales, crea, comercia y distribuye conocimiento, porque sabe hacer cosas.

Seguramente el aprendizaje constituye un proceso inconsciente, resuelto a través de la experiencia directa. Por eso confundimos este set de la existencia con una única vida, porque si supiéramos que hay otras secuencias esperándonos, otras vidas, no “prestaríamos atención”, no viviríamos con intensidad y por tanto no aprenderíamos en carne propia.

La evolución a través de los distintos sets (“vidas”, para entendernos mejor), sospecho, busca alcanzar la sabiduría eterna, que es entrega –enseñanza-aprendizaje–, y solo el amor se entrega. Esa es la gran revelación.

Así, en lo personal, 15 años después de haber dejado Cuba no recuerdo ni el nombre de las calles a dos cuadras de la calle donde viví por 25 años seguidos en La Habana. En cambio, tras el paulatino olvido de esos detalles irrelevantes, y muchos otros, me he descubierto a mí mismo. La maldita circunstancia de la isla por todas partes me impedía saber quién era, qué había venido a hacer a este set perdido a un costado de la galaxia. Porque no se trata de memorizar, o de recordar, o de permanecer, sino de aprender. Eso es la vida. Una escuela de nadie al aire libre.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Carlos Alberto Montaner

La vida íntima y disfuncional de la familia Marx

Carlos Alberto Montaner

El 5 de mayo, el sábado pasado, se cumplieron 200 años del nacimiento de Carlos Marx en Tréveris, Alemania. No voy a hablar sólo del marxismo. La realidad y el

Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami