Neo Club Press Miami FL

Por qué me fui de Cuba

Por qué me fui de Cuba

marzo 09
18:05 2011

1166-Los policías me paraban en cada esquina, me ofendían y me manoseaban el carnet. También me multaban por tener deteriorado el carnet que ellos mismos deterioraban con su enfermizo e incesante manoseo. Sin carnet en Cuba no se puede vivir.

-La gente se metía en mi casa, se inmiscuía en mis asuntos, los vecinos no me perdían pie ni pisada, y yo no soporto la promiscuidad. ¡Se introducía una señora en mi apartamento, a la fuerza, a levantar actas cederistas cada vez que yo recibía a un pariente residente en el extranjero!  En Cuba no se puede vivir puertas adentro (tarde o temprano te las abren).

-Tampoco me dejaban dormir los vecinos, la mayoría de los cuales no trabajaba ni trabaja. En Cuba casi nadie trabaja. Y en los domingos de las “asambleas de rendición de cuentas”, o en las mañanas de las “votaciones del poder popular”, me derrumbaban la puerta a golpes. No podías ausentarte, imposible “desaparecerse”, había que “votar temprano”. Y yo sin paz no puedo vivir.

-Yo sigo al Manchester United, de la Liga Inglesa de Fútbol (Premier League), y en Cuba sólo podía seguir el béisbol destartalado del Comandante en Jefe. Cuando conseguía algún videíto de trasmano, en el mercado negro, contenía por lo general partidos entre equipos españoles y tenía semanas, a veces meses, de retraso. Y yo sin el Manchester (o sin circo, llámenle como deseen) no puedo vivir.

-El champú Suchel, que era lo mejorcito y más económico que podía conseguir de cuando en cuando –muy esporádicamente– para bañarme, me producía caspa y alergias. Comenzó a caérseme el pelo. Y yo calvo no estoy dispuesto a vivir.

-Con la caída del “campo socialista” comenzaron a comercializarse en La Habana pizzas elaboradas con queso blanco o “del campo”, de consistencia esponjosa y sabor muy distinto al auténtico queso amarillo que lleva una pizza, y que no aparecía por ninguna parte. Y yo sin pizza no puedo vivir.

-No había servilletas de papel, mucho menos de tela, en toda Cuba. ¿Y en esa cochambre quién vive? Por eso me fui de ese país surrealista. Y creo que no vuelvo más.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Carlos Scholkow

Carlos Scholkow

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba